.

.

.

Jauja, donde pagan a los hombres por dormir, fustigan a los hombres que insisten en trabajar, los árboles son de tocino y sus hojas de pan de fino. Las calles están adoquinadas con yemas de huevo y lonjas de tocino, asadas y fritas...

12 de abril de 2017

ALLCA, el perro protector de Tayta Cáceres

Una tarde visité Paca, invitado por los comuneros que agasajaban a su diputado. Primeramente fui a la Iglesia a trabar conocimiento con el Crucificado milagroso, que salvara al entonces general Cáceres, cuando, prófugo, después de la derrota de Huamachuco, recorría los senderos ocultos de cabras y venados de la cordillera, cruzando a lo largo de ella por entre las guarniciones chilenas, que le buscaban con ahínco. Dirigíase a Ayacucho, en pos del regazo consolador de la ciudad materna.

Se tiene la idea en Paca de que el caminante que de pronto se ve seguido de un perro, tendrá feliz viaje y fácil arribo. Ya Cáceres, refiriéndome al feliz presagio que tuvo al acercarse a Jauja en aquellos días luctuosos. Hallábase extraviado entre las breñas, y de pronto le salió al paso un perrito blanco, haciéndole fiestas con la cola.

El héroe tuvo una corazonada: abandonó las riendas al caballo y éste marchó decididamente tras el perro. A menudo el amable animalillo volvía la cara como para ver si su protegido lo seguía.

Había momentos en que este animalito se adelantaba para husmear el camino y regresaba luego corriendo y alegre como para darle a entender que no había novedad, proporcionándole así este nuevo acompañante un gracioso entretenimiento durante toda la noche de su viaje.

Con el amanecer llegó a Jauja, en momentos que el “pongo” (sirviente) de la casa del cura Vianderas abría el portón de la calle; preguntó por él y le mandó a decir que ya estaba allí, esperándole.

Salió su amigo, muy sorprendido con su inesperada visita, y trató de inquirir la causa que le motivaba; le respondió que por el momento no podía suministrarle ningún dato, ni pormenores de ninguna clase; y que solamente deseaba le proporcionase una taza de té y una copa de coñac y cama, porque estaba rendido de sueño y cansancio, suplicándole que no le despertara hasta que le llamase, y que también atendiera a los jefes que le acompañaban, que luego llegarían.

Se acordó del canino compañero y encargó que lo buscaran; pero no lo encontraron, fueron infructuosas sus averiguaciones para obtener informes sobre su diminuto guía, que desapareció tan misteriosamente como habíase presentado.

Este episodio concuerda con la creencia Huanta, de que "ALLCA", el perro, es una divinidad bienhechora del hombre, vigilante y fiel por excelencia. Sin duda por eso hoy nunca falta uno de esos lanudos canes de los Andes en la choza del indio; y éste a menudo arriesga su vida para salvar la de su leal amigo.

¡El perrito blanco era “Allca”, protector del Héroe de las Breñas del Mantaro!

Fuente: gdp1879.blogspot.pe / Blog de Jonatán Saona

Leer más...

11 de abril de 2017

El Otongo: Fiambre de nuestra “Tropa de Cáceres”

Marco es un distrito de Jauja ubicado en el valle de Yanamarca, de allí proviene el “otongo”, un potaje cuyo origen nos remite al escenario de la guerra contra Chile.

Los marqueños son conocidos como “otongos”. Algunos quizás intentan mofarse, pero los marqueños se sienten orgullosos, cuando se les dice “otongos”, porque razones les sobra, ya que el "otongo" es un plato histórico para los lugareños.

El apelativo nos transporta al escenario de la guerra contra Chile en la sierra central, donde los marqueños apoyaron a las tropas de Andrés Avelino Cáceres.

Cuando los chilenos avanzaban hacia el Norte del Valle del Mantaro, los marqueños salieron al frente a apoyar a las tropas caceristas, formando batallones improvisados al compás de las notas marciales de la Banda de Guerra, ejecutados por los mismos soldados en pie de guerra, y detrás de los soldados iban las mujeres "Rabonas" llevando en su “quipe” el fiambre o “rancho” para aplacar el hambre en determinado momento. Este rancho era el "otongo", la cancha y el queso.

¿Pero qué es el Otongo? Son bolas de harina de trigo del lugar, su peso es exactamente la cantidad de una masa que sirve al panadero para hacer un pan, preparado sin levadura en su mayoría, con poca agua y en olla de barro, en el intermedio o dentro de las bolitas de harina se coloca queso fresco, algunas veces miel, en otras ocasiones algarrobina, chancaca o también azúcar, se puede servir acompañado de chicharrones.

De lo dicho se desprende que es un plato histórico y típico de este lugar, que fue un aporte de los pobladores marqueños a la defensa de nuestra patria.

Leer más...

10 de abril de 2017

La gran gesta del asalto de "Malpaso" en Parco – Jauja

El Combate de Llocllapampa o Combate del “Malpaso” fue un enfrentamiento entre el regimiento Lautaro y las montoneras peruanas, junto al escuadrón Flanqueadores de Junín, sucedido el 10 de abril de 1882.

A inicios de 1882, Lynch comanda en persona una expedición hacia Canta, mientras que otra división al mando de Pedro Gana fue enviada hacia Chosica, buscando envolver a Cáceres, movimiento que falló debido a que el general peruano retrocedió hacia Tarma, evitando ser rodeado. Las tropas de Cáceres estaban conformadas por los batallones Zepita, Tarapacá, América, Huancayo, 90 artilleros y 40 jinetes de caballería.

Lynch y Pedro Gana vuelven a Lima, pero el Presidente de Chile, Domingo Santa María ordena continuar con la expedición, debido a lo cual, Lynch envía a Gana hacia el Departamento de Junín al mando de 2.300 efectivos, compuesta por tropas de las unidades "Tacna" 2° de Línea, Lautaro, "Chacabuco" 6° de Línea, 1 escuadrón del Carabineros de Yungay y 1 brigada del Regimiento de Artillería Nº1.

Los vecinos de Parco, sabedores que se dirigían los chilenos a Llocllapampa, comunicándose con la rapidez posible con los pueblos de Matagrande, Matachico y Llocllapampa, a fin de atacarlos en un sitio estratégico, denominado “Malpaso”, distante a 4 Km. de la población de Parco, y tuvo lugar el 10 de abril de 1882.

Los ciudadanos de los tres pueblos esperaron parapetados y listos para echarles galgas que tenían preparadas en la cumbre de Lirio-huajlas, a esta magnífica hazaña no sólo concurrieron los hombres, sino también mujeres, ancianos y niños quedando por esta razón los pueblos en completo silencio.

Después de algunas horas de espera llegaron los chilenos intentando pasa el Quichco (pongo) ósea un cañón estrecho de la quebrada; de lo que aprovecharon los defensores para atacar con las galgas estratégicamente preparados. Al verse en esta situación peligrosa el jefe chileno desesperado interrogó a Estanislao Cóndor que era espía, quienes y cuántos eran los guerrilleros destacados en Llocllapampa, este, no habiendo dado respuesta fue acribillado a balazos. Al cual un cabo dijo: "Pucha cholo, tú me has traído sabedor del ataque".

Casi la totalidad de los incursores sucumbieron destrozados por las galgas y sus cadáveres fueron arrastrados por el caudaloso y torrentoso río. Un solo chileno tuvo suerte de pasar la zona peligrosa, burlando las galgas, llega a Chunamanta, quien enloquecido toca con su corneta "ataque" y al comprobar que todos sus camaradas habían sucumbido, incontinente se arrojó al río, muriendo ahogado igual que sus compatriotas.

Los pocos que habían logrado retroceder emprendieron una retirada precipitada sin comprobar la cantidad exigua de los atacantes que los perseguían de cerca. Al pasar por Parco, los chilenos tomaron las alturas pasando por Huaripampa. En el punto Shipitayocc, murió Rufino Casachagua, que había esperado con varios compañeros en un promontorio simulando atacar con fusiles, ya que eran bordones que portaban en el brazo.

Los de Iple, sintiendo la retirada desastrosa de los chilenos concurrieron a la persecución de los enemigos, no tardando en aparecer los de Canchapunco e Iple o Paccha, que atacaban con dinamitas, cohetes, palos u hondas; así perseguidos pasaron por Ullusca y en Canchahuanca nuevamente fueron atacados por galgas, dejando algunos muertos y siguieron hasta llegar a la casa del puente de Muquiyauyo, donde se refugiaron en número reducido. En la noche el ejército chileno llevó a sus compañeros maltrechos en la grupa de sus caballos.

Al siguiente día, 15 hombres chilenos se presentaron al puente Turumanya, el que felizmente estaba cortado; para castigar al pueblo de Parco, por el desastre infligido el día anterior. Como ataque hicieron una descarga de fusilería. Los pobladores se reunieron a toque de campanas para repeler, los hombres poseídos por el entusiasmo de la Victoria y alentados por el triunfo del día anterior, hicieron gala de coraje y valor, capeaban las balas, con sus sacos, ponchos, sombreros; despreciando la muerte y la bala enemiga, falleciendo el valiente Norberto Mucha, retirándose los chilenos a Jauja.

Después de lo ocurrido, sobrevivieron: Valentín Rodriguez, Celedonio Casachagua, Toribio Ramos, Bonifacio Chumbe, Luciano Huatuco, Segundino Hinostroza, quien relataba los pormenores de las batallas y orgullosos decían: "Este pecho mide 4 cuartas, sobrevivió a cinco batallas y recibió seis balazos (mostrando sus cicatrices) arengaba a sus hijos". También perduraron a las batallas: Pedro Reyes, Manuel Vilca, Florentino Soto y muchos otros valientes que lucharon bajo las órdenes del coronel Bedoya.

Póstumo homenaje a estos héroes caídos en dicha gesta.
Fuente:
Transcripción parcial de la Monografía del Distrito de Parco – Franklin Sovero Hinostroza.
www.parcoperu.info

Leer más...

9 de abril de 2017

Porque se celebra Semana Patria en Semana Santa en el valle de Yanamarca – Jauja

Todos los años, mientras en el valle del Mantaro se festeja con júbilo y devoción las actividades religiosas por la pasión, muerte y resurrección de nuestro señor Jesucristo; los jueves de Semana Santa se escenifica en el valle de Yanamarca (distritos de Acolla, Marco, Tunanmarca, Pomacancha, Janjaillo), la alegoría de “La Maqtada” o la “Tropa de Cáceres” ante una multitud de turistas locales, nacionales e internacionales que llegan hasta el valle de Yanamarca para apreciar esta interesante danza. Este baile es una remembranza de la llamada “Campaña de la Breña”, que se desarrolló durante la guerra con Chile en la sierra peruana bajo el liderazgo del mariscal Andrés Avelino Cáceres.

Fue un 15 de abril de 1881, que cayó un Viernes Santo, cuando los pueblos del valle de Yanamarca, participaban con fervor religioso en las actividades de Semana Santa, don Andrés A. Cáceres, soportando el frio en las altas punas y sorteando las asperezas de la quebradura agreste, hace su paso por este valle con dirección a la ciudad de Jauja, para organizar y reiniciar la campaña de resistencia al ejército chileno.

Y ante el llamado, una gran cantidad de hombres humildes del valle del Mantaro, unidos por el amor supremo a nuestra patria, escogieron el camino del honor nacional; enrolándose con valentía en los huestes del gran Andrés A. Cáceres. Por ello, en Jauja se formó el batallón de su mismo nombre. Igualmente, en otros distritos se formaron muchos batallones, como el batallón "Libres de Marco y Concho", el batallón "Libres de Paccha", la "Guardia Nacional de Huaripampa", la columna de "Cazadores de Muquiyauyo", los "Flanqueadores de Llocllapampa", entre otros.

Actualmente, dentro de su religiosidad y su fe, los pobladores de valle de Yanamarca reviven en esta estampa folklórica su alegría triunfal en el desalojo de los chilenos del centro del Perú, su orgullo de haber sido soldado de Cáceres.

Una semana Santa y semana Patria en la provincia de Jauja, único en el Perú.

Leer más...

7 de abril de 2017

Semana Santa, semana patria en el Valle de Yanamarca - Jauja

Todos los años, mientras en el valle del Mantaro se festeja con júbilo y devoción las actividades religiosas por la pasión, muerte y resurrección de nuestro señor Jesucristo; los jueves de Semana Santa se escenifica en el Valle de Yanamarca, la alegoría de “La Maqtada” o la “Tropa de Cáceres” ante una multitud de turistas locales, nacionales e internacionales que llegan hasta el valle de Yanamarca para apreciar esta interesante danza. Este baile es una remembranza de la llamada “Campaña de la Breña”, que se desarrolló durante la guerra con Chile en la sierra peruana bajo el liderazgo del mariscal Andrés Avelino Cáceres.

En la escenificación se puede apreciar a diferentes personajes como El Mariscal Cáceres, músicos compuestos de tambor y cornetas de guerra, escolta, oficiales, majtas, pashñas y las rabonas. También, los rancheros o carambiash y los chilenos que son vencidos y capturados.

Es una danza histórica que no ha perdido la caracterización de esa época por lo que el Instituto Nacional de Cultura - Junín, mediante Resolución Directoral No. 009-2008-DRC-J declaró a “La Maqtada o Tropa de Taita Cáceres de Acolla y Pueblos del Valle de Yanamarca, Patrimonio Cultural de la Nación”.

El Mariscal Cáceres, encabeza a su “Tropa” con marcialidad y “estilo militar”, le acompañan los músicos, la escolta, los oficiales, los majtas (jóvenes cholos) y las rabonas que bailan con movimientos rítmicos y perfectamente al compás del tambor y la corneta de guerra dando dos pasos adelante, uno atrás, y otros saltos en zigzag, que para ello se requiere de mucha habilidad, destreza, y gracia sin parar.

Para las órdenes marciales, en vista que no hablaban el mismo idioma, se cocía en el hombro izquierdo de los soldados un pedazo de pellejo con lana blanca (yuraj), y otro, en el hombro derecho, con lana negra (yana), esto facilitaba la uniformidad para girar o voltear a todo la tropa. Entonces, cuando Cáceres decía “yana jaracha ticrari”, significaba que debían girar a la derecha, y cuando decía “yuraq jaracha ticrari”, significaba que tenían que girar a la izquierda, porque a ese lado estaba el pellejo blanco.

Encabeza el desfile el “Brujo de Los Andes” y su estado mayor, correctamente uniformados, montados sobre los mejores alazanes del valle de Yanamarca, seguido por el batallón desfilan las “rabonas” con sus “quipes” de alimentos, utensilios y trastos de cocina, destacando las pailas y los gigantescos cucharones de madera que blanden las sufridas mujeres compañeras de los guerrilleros.

Ocupando el centro de la formación nunca falta el “chileno” capturado por la tropa, quien es conducido con una soga o cadena que terminan enlazados en los pies y manos del enemigo derrotado.

Seguidamente van marcando el paso los batallones de Infantería Nº 3 Sector Norte y de Artillería Sector Sur, todos ataviados con vestimenta militar. Últimamente, también desfilan soldados del Ejército Peruano, además que se matizan con diversas escenificaciones del acontecer histórico nacional e internacional.

Dentro de su religiosidad y su fe, los pobladores de Acolla reviven en esta estampa folklórica su alegría triunfal en el desalojo de los chilenos del centro del Perú. Una semana Santa y Semana Patria único en el Perú.

video

Leer más...

6 de abril de 2017

Un día como hoy, Jauja es elevado de Villa al rango de Ciudad


MINISTERIO DE ESTADO

El gobernador, cura y principales habitantes de la villa de Santa-Fé de Jauja han dirigido una representación al Gobierno Supremo, exponiendo los títulos que tienen para pretender se eleve aquella villa al rango de ciudad. Este pueblo que desde el tiempo del emperador Pacha-Cutec obtuvo notables privilegios, como lo indica su antigua denominación de Hatun-Sausa, tanto por sus servicios como sus ventajosa localidad, no ha llamado ménos la atención sobre sí en los tiempos modernos, por el patriotismo que siempre ha demostrado y la firmeza con que ha sostenido sus derechos á la vista del fuego y del fierro de los enemigos. Desde el 20 de Noviembre de 1820 en que la división del general Arenales puso á Jauja en libertad de pronunciar sus sentimientos, no ha cesado de hacer sacrificios gratos á la Patria, prodigando su sangre y sus recursos para cooperar á las miras del ejercito libertador. Estos motivos han autorizado los decretos anteriores, en que se han concedido exenciones y distintivos á que solo tiene derecho el mérito. Mas conociendo el Gobierno que también son acreedores á que se defiera á la solicitud que han entablado sus vecinos, ha resuelto lo que sigue:

EL SUPREMO DELEGADO

He acordado y decreto:
Art. 1. La villa de Santa-Fé de Jauja por los señalados servicios que ha hecho á la patria desde el 20 de Noviembre de 1820, tendrá en lo sucesivo el nombre y privilegio de Ciudad.

Art. 2. Los naturales de Jauja serán considerados cuando se establezca el plan general de contribución, disminuyendo la cuota que les corresponda sin notable perjuicio del Erario Nacional. El presente decreto se someterá a la sanción del Poder Legislativo por el ministro de Estado con la exposicion de los principios de justicia en que se funda.

Dado en el palacio del Supremo Gobierno, en Lima, á 6 de Abril de 1882. - 3.°
Firmado: TORRE-TAGLE
Por órden de S.E. - B. Monteagudo.

Leer más...

4 de abril de 2017

Abril: Mes de tayta Cáceres y de Jauja

Este mes, los jaujinos conmemoramos la llegada del mariscal Cáceres en plena Semana Santa a Jauja, que después de caer herido en la batalla de Miraflores en Lima, logra escapar a la sierra y después de un descanso prudencial, organiza la resistencia con los pobladores del valle del Mantaro, quienes se enrolan con valentía en las huestes de Andrés A. Cáceres.

Así mismo, en el mes de abril, después del regreso de los españoles del Cusco, Francisco Pizarro decide continuar la fundación de Jauja el 25 de abril de 1534, cuando 53 españoles con el Gobernador a la cabeza, expresan su voluntad de residir en ella y hacerla capital de la Gobernación.

En las próximas publicaciones estaremos tratando con más detalle ambos temas.


Leer más...

31 de marzo de 2017

Grupo Metáfora de Jauja nominado para Premios AIBAL 2017

En el marco del día mundial del teatro, durante una cálida ceremonia celebrada a mediodía del miércoles 29 de marzo, se anunciaron los artistas, obras y colectivos nominados a “PREMIOS AIBAL A LAS ARTES ESCÉNICAS 2017”, que destaca los trabajos escénicos del 2016 en la ciudad de Lima, aunque también señala iniciativas importantes del interior del país.

Las palabras de introducción a cargo del director del evento, Percy Encinas, sirvieron para contextualizar el evento. Se indicó que en medio de los desastres y sufrimiento que buena parte del país está atravesando, el teatro debe preguntarse qué le toca hacer. Añadió también que el reconocimiento público de Premios AIBAL a nuestros artistas escénicos es una forma de respetarlos y agradecerles a quienes casi siempre trabajan a contracorriente y de modo autogestionario, sorteando obstáculos e indiferencias a punta de trabajo, pasión y talento. Sirva también como una ocasión de reunirnos para reafirmar nuestro compromiso con nuestro arte y, a través de este, con la sociedad que nos alberga.

Después de ese mensaje, subieron al escenario los presentadores Daniela Nunes y Cristhian Palomino (ambos, jóvenes actores) y, en medio de la expectativa, fueron leyendo los nombres en 22 categorías.

Luego de la lectura, se entregaron certificados de nominación a quienes estuvieron en el recinto y se anunció que la ceremonia de premiación será el 31 de mayo a las 8:00 p.m. en el Teatro del Centro de la amistad peruano china.

Listado de nominados en Teatro Regional:
  • Grupo Metáfora de Jauja (Junín)
  • Cuatro Gatos de Trujillo
  • Teatrando de Arequipa
  • Artescénica de Arequipa
  • Simbiontes de Cuzco
  • Grupo de Comediantes de Trujillo
  • Julio Cesar Martin – Grupo Muñecos de Madera (Chancay)
  • Algovipasar de Cajamarca
Fuente:infovoro.com

Leer más...

28 de marzo de 2017

Aeropuerto de Jauja: Comunicado de CORPAC

CORPAC S.A., cumple con informar a la opinión pública que el avión B737-300, matrícula OB-2036P, de la Compañía Peruvian Airlines, procedente de Lima, aterrizó en el Aeropuerto de Jauja a las 04:28 pm, y de acuerdo a la información que maneja nuestra empresa, aparentemente se produjo una falla técnica en la aeronave, lo que originó que se despiste de la pista de aterrizaje hacia el lado derecho, provocando que el ala de la aeronave choque con el cerco perimétrico del Aeropuerto y se produzca el incendio inicial en el ala derecha.

El Centro de Operaciones de Emergencia (COE) del Aeropuerto de Jauja activó de inmediato el Plan de Emergencia y los vehículos de rescate de CORPAC S.A procedieron a brindar el apoyo a la aeronave de forma inmediata, permitiendo la evacuación de los pasajeros y tripulantes en su totalidad, habiéndose reportado tres personas con contusiones menores, como consecuencia del accidente.

La aeronave terminó su despiste a los 1760 metros, lado derecho de la Pista de Aterrizaje, por lo que se procedió a su cierre emitiéndose el NOTAM respectivo, hasta que la Comisión de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (CIAAC) del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, realice la respectiva investigación.

CORPAC S.A., reitera que ante esta situación de emergencia presentada en el Aeropuerto de Jauja, activó los protocolos de seguridad, que han permitido garantizar la evacuación de todos los pasajeros y el personal de la aerolínea, en estos momentos nos encontramos a la espera del pronunciamiento de la CIAAC, para reanudar las operaciones aéreas en el Aeropuerto de Jauja.

Callao, 28 de marzo de 2017

Oficina de Imagen Institucional
Fuente: corpac.gob.pe

Leer más...

24 de marzo de 2017

El sanguinario Calcuchimac en Jauja

Calcuchimac fue un militar cuzqueño, nieto del Inca Wiracocha por línea materna, sirvió a órdenes de Huayna Cápac durante la conquista del Guayas. Al iniciar Atahualpa la guerra por el poder contra su hermano Huáscar, contó con el apoyo de este experimentado general -junto a Quizquiz y Rumiñahui-, quien lo acompañó a lo largo de la campaña del norte.

Tras la victoria a Huáscar el camino al Cuzco estaba abierto y Calcuchimac, ingresó triunfalmente, realizando una despiadada represión contra la nobleza cuzqueña. Tiempo después tuvo conocimiento de la captura de Atahualpa en Cajamarca y partió presuroso a rescatar por la fuerza a su rey. A regañadientes tuvo que detenerse en Jauja por órdenes precisas de Atahualpa.

Ocurrió entonces una rebelión que se extendió rápidamente por el valle del Mantaro: los huancas eran decididos partidarios del Cuzco y se levantaron contra el ejército de ocupación de Calcuchimac. Pero las armas quiteñas terminaron por imponerse y la rebelión fue sofocada a sangre y fuego.

A los pocos días llegaba a Jauja Hernando Pizarro, procedente de Pachacamac, llevando parte del tesoro que Atahualpa había ofrecido por su libertad; al ingresar a la plaza de Jauja vio un escenario pavoroso: un bosque de lanzas clavadas verticalmente en cuyo extremo superior había cabezas, lenguas o manos “que era cosa de espanto ver las crueldades que tenía hechas”. Calcuchimac fue encarado por un noble cuzqueño, Antamareca Mayta, quien le reclamó por las matanzas que había cometido diciéndole: “Hasta cuándo, Chalco Chima, han de tener fin tus crueldades. Cuándo será el día que tú y aquella bestia fiera de tu capitán Quizquiz os habéis hartos de humana sangre. Dime, rabioso tigre”. Calcuchimac respondió atacando al orejón cuzqueño pero fueron separados.

Junto a Hernando Pizarro venían nobles quiteños, uno de ellos hermano de Atahualpa, con la orden de que Calcuchimac se trasladara a Cajamarca. Ante este mandato categórico no le quedó más remedio que entregarse a los castellanos y ser llevado a Cajamarca.
Fuente: historiaperuana.pe

Leer más...

14 de marzo de 2017

Cortamonte en honor al Santísimo “Tayta Huakllas El Castigador”

(…) Pero yo pienso que una Cruz no está puesto por gusto en ese lugar, entonces la gente, también la gente ya se olvidó, entonces ahí viene el castigo, yo pienso que para que las lluvias retornen toda la gente, todo el pueblo tiene que ir a orar a las cruces de espinas. Los del Barrio de Huacllas se habían comprometido en construir su capilla en ese lugar y por no cumplir, se vino esa desgracia ese año (…)

Padrinos del ancestral cortamonte del Barrio Mutualista Huakllas, tienen el placer de invitar a Ud. y familia a la fiesta de carnavales en honor al Santísimo “Tayta Huakllas El Castigador”, que se llevará a cabo los días jueves 16 y sábado 18 de marzo de acuerdo al programa adjunto.


Leer más...

1 de marzo de 2017

No solo de tunantada vive un jaujino, también de cortamonte

El carnaval jaujino se manifiesta a través de los cortamontes que se realizan en cada barrio y comprende la “traída” y el “tumbamonte”. Autentica y peculiar expresión cultural por medio de una danza, elaborada artísticamente con una demostración de garbo y elegancia que en cada paso realizan las parejas, y que no es fácil ejecutarla perfectamente.

Aún recuerdo, las primeras veces, cuando asistía a los cortamontes para ver a las parejas que se diferenciaban por su baile refinado. De noche, cuando los árboles habían caído, los nuevos padrinos dejaban la plazuela del barrio y encabezaban la pandilla hacia la plaza de armas, ingresando triunfalmente y “guapeando” por el jirón Junín o Grau, formando una inmensa pandilla de varias cuadras. Las parejas vestidas típicamente se mezclaban con las que vestían de civil.

El público en general que contagiados por el frenesí, dejaban de ser espectadores y se animaban a bailar. Era fiesta de carnaval y a esa hora estaba permitido que las parejas participen en la pandilla sin vestir el traje típico jaujino.

Los nuevos padrinos, junto a sus familiares y amigos, al llegar a la plaza de armas, se dirigían al “Casino de Jauja” para ser homenajeado por su antecesor y la fiesta seguía con algún grupo tropical.

Una noche, cuando observaba a los bailantes del Barrio de Huarancayo que se dirigían a la plaza de armas, una vecina, me propuso hacer “bollitos”, no sabía lo que me proponía, pero al explicarme, comprendí que era una invitación a bailar. La denominación de hacer “bollitos” era la costumbre de bailar sin disfraz, siguiendo a la pandilla hacia la plaza de armas.

Como muchos, practique mis primeros pasos con los “bollitos”, asimilando poco a poco hasta tener confianza y destreza. Después vendría la primera vez que bailaría con una hermosa jaujina. Fue en el barrio de La Libertad. Con temor ingresé al ruedo, sentía que todas las miradas de los espectadores eran para mí, no me quedo más que bailar cerca a los árboles y cubierto por las demás parejas que si mostraban con naturalidad su destreza dancística. La experiencia fue hermosa y me motivó a seguir bailando, la segunda vez fue con más seguridad y así de a poco a poco llegué a tener la confianza de los antiguos y expertos danzantes. Hasta llegar a dibujar con los pies y expresar con los movimientos del cuerpo, el garbo y la elegancia del carnaval jaujino. La posición de bailar al fondo, pasó a la parte exterior del ruedo, cercano a los espectadores. Sentí toda la emoción que produce nuestra tradición carnavalesca mediante la danza. En cada paso que daba me encantaba el arte de llevar a mi pareja e intercambiar miradas y sonrisas cómplices. Tantas historias vividas. Tantas historias por recordar y por contar.

A esa temprana edad no tenía terno y no quedaba otra que pedir prestado a mi padre. Yo era un poco más alto que él y tenía que bajar la basta del pantalón, Aunque no era mi talla pasaba desapercibido, mejor si bailaba en el barrio de Huarancayo, porque el poncho ayudaba a cubrir el terno. Hasta que un amigo, que en esos tiempos no bailaba muy seguido, me presto su terno que si era de mi medida, porque teníamos la misma estatura. Ese año bailé en casi todos los barrios de Jauja, como pronosticando mi despedida de varios años. Al devolver el terno, fue como dar la posta a mi amigo, como si el terno se hubiera convertido en un “terno bailarín”, le cambio su actitud de no bailar y ahora, hasta el día de hoy, sigue bailando los cortamontes.

Pasaron los años, baile en muchos barrios. Tuve la oportunidad de regresar varias veces y disfrutar de nuestra hermosa tradición. Algunos años no pude, como algunos jaujinos que no tienen la oportunidad de regresar por varios motivos. Esas veces que no regrese, solo quedo contentarme con los hermosos recuerdos que guardaba y que afloraban al ver una foto, un vídeo, alguna noticia o algún motivo relacionado al carnaval de nuestra tierra, nuestros cortamontes. Solo quedaba hacer la promesa de regresar nuevamente.

Hasta una próxima historia de Jauja…

Leer más...

19 de febrero de 2017

El Chuicash Majay, el juego ancestral del carnaval de Paca - Jauja

Es un juego ancestral que se realiza en los carnavales en Paca, es de origen español denominada “Chueca” y fue divulgada su práctica entre los indígenas del Perú. Fue implantado en Paca probablemente cuando llegaron al pueblo con motivo de la explotación de las minas de plata en la parte alta de Jayat. Los lugareños se ingeniaron para darle características propias al juego, inclusive dejaron de llamarla “Chuecash” y le pusieron “Chuicash”

El día viernes de carnaval, en la tarde, cuando la fiesta se encuentra en todo su esplendor, al son de las notas musicales de la Pachahuara y cuando están degustando la comida del Señor, el “Puchero”, es cuando se da inicio al juego en el perímetro de la plaza.

Consiste en jugar con un palo curvado en uno de sus extremos y una bola de tronco macizo que pesa entre 10 a 14 kilos. Los jugadores son personas mayores y labriegos de Paca que tienen destreza y fuerza en los brazos, pues el juego es bastante rudo. La indumentaria que llevan son las que visten un labrador de campo o “chacarero”, se complementa con un sombrero de lana, generalmente ajado, luego calzan unos zapatos fuertes y resistentes para el trajín que habrán que desplegar.

Conforman dos equipos; los que pertenecen al barrio de arriba (los de “Tarma”) y los del barrio abajo (los de “Jauja”). Antes de iniciarse el partido, se congregan frente a la Iglesia, la pelota se pone al medio de ellos y un árbitro da la señal de partida. El juego consiste en arrastrar la pelota con sus palos curvados, tratando de hacer llegar la pelota a la bocacalle que da hacia su barrio, como la pelota no es una esfera uniforme, a veces avanza como también retrocede, haciendo laborioso trasladar la pelota y llegar a la meta. El equipo que logra hacer llegar a la bocacalle es el ganador.

Este juego tiene una simbología en el labrado de la tierra, por cuanto el esfuerzo que realizan significa que han dedicado sus esfuerzos en una “faena” a favor del Señor de Paca o sea han cultivado sus chacras sembradas de “culao”, de maíz y habas, pues coincidentemente es la época de cultivar los sembríos en Paca. Por lo que tiene un significado mágico-laborioso el juego denominado “Chuicash Majay” y que se realiza en la fiesta de la Mayordomía.

Hasta una próxima historia de Jauja…

Leer más...

18 de febrero de 2017

Mayordomía del Señor Ánimas de Paca - Jauja

Lunes 20 de febrero
- Lavado de mote en el río Mayupata (Alameda del distrito).

Martes 21 de febrero
- Partida a la ciudad de Jauja para la tradicional elaboración del pan “Jalay”.

Jueves 23 de febrero
- Recepción de los cabos velas para la tradicional labranza de la cera por los “competeros”
- Víspera de comadres.

Viernes 24 de febrero
- Tradicional primer día de traslado de las “pailas” de comida desde la casa del mayordomo hasta el atrio del templo.
- Primer día de degustación del riquísimo puchero, locro, patasca, el tradicional pan “Jalay” y la rica chicha de jora, en honor al Señor Ánimas de Paca, y con el público en general.
- Inicio del tradicional juego del “Chuicash”.
- Primera entrega de las ceras a las autoridades a cargo de los mayordomos.
- Gran Pandillada general con la tonada de la Pachahuara.

Sábado 25 de febrero
- Misa general en devoción al Señor de Paca con la presencia de los mayordomos.
- Tradicional segundo día de traslado de las “pailas” de comida desde la casa de los mayordomos hasta el atrio del templo.
- Segundo día de degustación del riquísimo puchero, locro, patasca, el tradicional pan “Jalay” y la rica chicha de jora, en honor al Señor Ánimas de Paca, y con el público en general.
- Segundo día de entrega de las ceras a las autoridades a cargo de los mayordomos.
- Sucesión del cargo de los mayordomos.

Hasta una próxima historia de Jauja…

Leer más...

15 de febrero de 2017

Calendario del carnaval jaujino 2017*

*Para mayor información y veracidad, confirmar con las tarjetas de invitación de cada Barrio.

Sábado, 25 de febrero
- Traída del Barrio La Salud

Domingo, 26 de febrero
- Tradicional Velay Cruz en Honor a la milagrosa cruz del Señor de Huarancayo

Lunes, 27 de febrero
- Primer día de Traída del Barrio Huarancayo
- Cortamonte del Barrio La Salud

Martes, 28 de febrero
- Primer día de Traída del Barrio La Libertad
- Segundo día de Traída del Barrio Huarancayo

Miércoles, 01 de marzo
- Primer día de Cortamonte del Barrio Huarancayo

Jueves, 02 de marzo
- Traída del Barrio La Samaritana
- Traída del Barrio Ricardo Palma
- Segundo día de Cortamonte del Barrio Huarancayo

Viernes, 03 de marzo
- Primer día de Cortamonte del Barrio La Libertad
- Monte Velay en Honor a la Santísima Cruz Señor de La Samaritana

Sábado, 04 de marzo
- Segundo día de Traída del Barrio La Libertad
- Cortamonte del Barrio La Samaritana
- Cortamonte del Barrio Ricardo Palma

Lunes, 06 de marzo
- Tradicional Monte Velay en Honor al Señor de la Cruz de La Libertad

Martes, 07 de marzo
- Segundo día del Cortamonte del Barrio La Libertad

Jueves, 09 de marzo
- Traída del Barrio San Antonio
- Traída del Barrio Cruz de Espinas
- Primer día de Traída del Barrio El Porvenir

Viernes, 10 de marzo
- Segundo día de Traída del Barrio El Porvenir

Sábado, 11 de marzo
- Primer día de Cortamonte del Barrio El Porvenir
- Cortamonte del Barrio San Antonio
- Cortamonte del Barrio Cruz de Espinas

Domingo, 12 de marzo
Segundo día de Cortamonte del Barrio El Porvenir

Jueves, 16 de marzo
- Traída del Barrio Huacllas

Sábado, 18 de marzo
- Traída del Barrio Moto Vivanco
- Cortamonte del Barrio Huacllas

Lunes, 20 de marzo
- Cortamonte del Barrio Motto Vivanco

Viernes, 24 de marzo
- Traída del Barrio San Lorenzo

Sábado, 25 de marzo
- Cortamonte del Barrio San Lorenzo

Leer más...

11 de febrero de 2017

Fiesta del agua en honor al Señor Animas de Mayupata 2017

¿Cruzar un río una y otra vez, a las cuatro de la madrugada y en época de invierno, que se encuentra en la sierra central, a unos 3,370 msnm? Muchos dirán que es una locura. Igual yo pensaba. Pero no es así, si vives esta experiencia ancestral, mágica y religioso que solo se da en Jauja.

Te dejarás envolver por la magia de un nuevo amanecer, escuchando las melodías de las bandas de músicos, la alegría de los pobladores y el sonido de las corrientes del río. Bailando, cruzando una y otra vez, jugando con el agua; hará que no sientas frío para nada, solo éxtasis. Es una experiencia que no se puede explicar al detalle las emociones que se siente, y solo comprenderás, cuando lo vives en carne propia.

Este viernes 24 de febrero, en la plaza, al lado de la capilla, que data de 1786 y construido con adobe de tierra rojiza, techo de teja roja a dos aguas, de estilo colonial, con una sola torre donde se encuentra el campanario y a ambos lados de la puerta se muestran dos cruces de madera, se reunirán los pobladores del anexo de Huasquicha, distrito de Pancan, turistas locales y feligreses para participar de las festividades en honor al Señor de Ánimas de Mayupata, patrón de Huasquicha. Los pobladores se congregan y bailan a ritmo de la Pachahuara, bebiendo los “calientitos” para contrarrestar el frío. Del mismo modo, en el distrito de Huertas se reunirán en el barrio de Santa Ana, ambos pueblos, para participar en el tradicional “encuentro” en el río, que se realizará en la madrugada.

El sábado en la madrugada, se inicia el tradicional encuentro (tinkunakuy) en las orillas del Yacumayu (río Yacus); los comuneros, pobladores e invitados de Huasquicha (Pancan), y Santa Ana (Huertas) se dirigen bailando a las orillas del río Yacus con sus respectivas bandas de músicos, y se encuentran frente a frente, divididos por el río. Al promediar a las cuatro de la madrugada, bailan y compiten en armonía cruzando el río una y otra vez hasta el amanecer, desafiando las corrientes y baja temperatura de las aguas del río. Con mucha algarabía se da inicio a la fiesta del carnaval, a la fiesta del agua, y al compás de la “Pachahuara” (el amanecer de la tierra), que es una danza que se remonta a la época de la esclavitud y que consta de dos partes; la primera es la “Pasión”, de tonada sentimental y compás muy lento que bien puede interpretarse como sufrimiento del negro y la segunda, el “Pasacalle” de tono más alegre y más rápido que se puede entender como la liberación de la esclavitud. Las dos bandas de músicos de cada pueblo tocan sin parar frente a frente en la ribera del rio hasta el amanecer, la banda de músicos que deja de tocar por cansancio, pierde y la otra banda de músicos le toca la marcha fúnebre sellando su triunfo y dando por finalizado en encuentro en el río Yacus.

El Tinkunakuy, cumple una función social de armonía, es el tradicional encuentro entre dos pueblos coyunturalmente antagónicos. Es un rito ancestral, mágico y religioso que rinde culto al agua y la fe al Señor de Animas de Mayupata y que se realiza a los pies de la cola del Amaru, en el lugar llamado Paucar – Pariaj (Huasquicha y Huertas).

El Tinkunakuy en Jauja, una tradición que da inicio a los carnavales en la provincia de Jauja y que debemos preservar, participar y difundir.


Hasta una próxima historia de Jauja…

Leer más...

Carlos Camino, chef jaujino que ostenta una estrella Michelin

Nació, creció en Jauja, se especializó en Francia y en el 2013 abrió en Lyon el restaurante franco-peruano “Miraflores”, incluido en la nueva edición de la guía turística.

Una vez más, el Perú se enorgullece por una de sus mayores cosechas: nuestra gastronomía. Luego de casi cuatro años, otro compatriota ostenta una valiosa “estrella Michelin”, la cual designa que “un restaurante es muy bueno en su categoría” tras ser evaluado por la calidad, creatividad y el esmero de sus platos.

El autor del nuevo reconocimiento es Carlos Camino y “Miraflores”, su restaurante franco-peruano ubicado en Lyon (Francia).

Bajo el lema “Mi cocina es como yo, apasionado a la libertad y sin concesión”, el chef que se acerca a la cuarta década, logró que su local sea una de las 70 inclusiones de restaurantes con estrellas de la Guía Michelin Francia 2017, de un total de 616.

Al enterarse de la mención, Carlos –perfil bajo como se mantiene en el mundo culinario–, solo publicó en sus redes sociales una foto de la ceremonia, y las felicitaciones no tardaron en llegar.

El espacio franco-peruano
En agosto del 2013, en la angosta calle Garibaldi ubicada en Lyon, Camino abrió las puertas de “Miraflores” con un único propósito: cautivar a sus comensales.

“Mi universo se compone de productos de mi infancia y tradiciones de mi país, y me gusta sorprender a la gente con nuevos sabores, salir de los códigos establecidos”, declaró al portal “Los sombreros blancos del mundo”.

La peculiaridad de sus platos y fusiones rápidamente capturaron la atención de los críticos culinarios de Michelin.

Por ello, este año hicieron esta referencia sobre él: “El joven chef lleva a sus comensales a un viaje encantador culinario franco-peruano con productos orgánicos, como el camu camu o el huacatay”. Los críticos aclararon que si el cliente no conoce los productos, puede encontrar un glosario con todos los términos al final de la carta.

Delicias nacionales
Hoy, entre sus especialidades destaca el infaltable cebiche, el risotto de quinua y la codorniz con cerveza malta, además de cuatro menús de degustación a los que llama Cusco, Nazca, Lima y Temporada de otoño, que incluyen alimentos peruanos y orgánicos.

Los precios varían entre los US$ 51 y US$ 96. Y por unos US$ 37 adicionales se puede acceder a una degustación de copas de vinos.

Chef con raíces peruanas
Carlos Camino pasó su infancia entre Lima y Jauja. Y, a diferencia de otros chefs, no aprendió a cocinar por pasión, sino por necesidad.

“Cuando era joven, no teníamos mucho dinero. Y cuando mi mamá y mi hermana iban a trabajar, yo tenía que cocinar, así que seguía las instrucciones de mi madre. Empecé a hacerlo entre los 4 y 6 años”.

Al terminar el colegio, Carlos estudió Hotelería en Lima, pero tenía hambre de más. Y tras seis años de intenso trabajo en la capital, en el 2003 viajó a Francia y al poco tiempo empezó a especializarse en una escuela de Lyon.

“Tenía el objetivo de profundizar el conocimiento de la lengua francesa y dominar los engranajes de las instituciones, teniendo en la mira la apertura de un propio establecimiento”, comenta en la web de “Miraflores”.

Tras la obtención de un diploma, hace casi cuatro años, Camino cumplió el sueño del restaurante propio.

Desde entonces prometió: “intentar modificar la mirada que los clientes tienen sobre mi país de origen y de la gastronomía francesa. Una cocina puede ser condimentada o delicada, llevar la impronta de la tradición y de la modernidad, puede ser de influencia extranjera y ser distinguida”. Hoy lo está cumpliendo.
Fuente: Diario Gestión

Hasta una próxima historia de Jauja…

Leer más...

19 de enero de 2017

Chuto nuevo, huatrila nuevo. El bautizo

El bautizo del joven chuto se realizaba en la casa de su abuelo, hogar de un viejo tunantero que había colgado su huatrila, dejando para la posteridad paginas inigualables del arte “chuteril”, de las que tendrían que beber los nuevos chutos, sobre todo su nieto, pues era heredero directo da tan connotado personaje. “Chuto nuevo, huatrila nuevo”, reza la costumbre. Por ello el bautizo.

La orquesta descansaba en el patio solariego y una multitud colorida de disfrazados departía y, entre ellos, unos jugosos chutos de quitarse el sombrero: Alejandro “Huayhuar” Artica, el gran maestro del quechua Xauxa y Lorenzo “Llullito” Mucha López, doctores en la creación de músicas y letras maravillosas; Alberto “Beto” Suárez Marticorena, el chuto que jamás dejó de lado su alegría; José “Pepe” Martínez Martínez, el hombre de la elegancia francesa; Juan “Laberinto” Suárez, dueño de una personalidad envidiable; Rodolfo “Achcar” Cordero Martínez, el maravilloso encandilador de historias; Amadeo “Pupo” Abregú, rey del palo trino; Pepe “Loco” Mandujano, narrador de un qechua fascinante; Óscar “Ocacho” Bravo Solís, un chuto titiritero como no habrá otro; Edilberto “Ebico” Balvín Povis, eximio bailarín y otros inolvidables caballeros del reino de los chutos.

En la espaciosa sala se encontraba el abuelo, enseñándole al nieto las picardías, pues la parte dancística ya la llevaba en la sangre. “Cachalunqui”, nombre de fiesta adoptado por el nieto, se había calzado las botas trabajadas en Julcán, el pantalón de su huatrila de la más fina y escogida bayeta; la blanca camisa, almidonada; el chaleco bien bordado; pañuelos de fina seda: blanco para la espalda y de colores para la cabeza; las mangas de elegante lana de vicuña; uishcata con los colores del arco iris; careta y tongo “inglés” con cintas de colores; el cacho para llevar vino; el foete, el hualqui, el charango y otras minuciosidades que el chuto debe llevar consigo para la admiración de la gente; la pipa, la singular manguerita para la rubia cerveza; la onda, y por último, el huacapincho con cabezal de plata.

Emocionado, el joven chuto realizó algunos requiebros para la aprobación o desaprobación del abuelo y, ni bien terminó la exhibición, se acercó al venerable y lo abrazó fuerte en medio de lágrimas, y le entregó un almanaque de bolsillo con la figura de una mujer exuberante para la parte frontal de su tongo y le dijo: “Hasta aquí todo está huajaypa, Cachalunquito. Cuida tu careta, tongo, charango, y huacapincho, que es lo más apetecido por los amigos de lo ajeno. No olvides que tienes que regresar y descansar, son cinco días de fiesta; bebe con límites y, si te mareas, danza con el corazón para que botes el alcohol. Al final de la fiesta, tu dedo pulgar y el índice deben de guardar el sabor de la cerveza bebida; tus dedos, índice y medio, el olor penetrante del cigarro; tus dedos, meñique y anular, el sabor del cuero de tu huacapincho”.

El nieto Cachalunqui, una vez que había tomado nota de los consejos, reparó que el abuelo había dejado de nombrar dos dedos, pues todo tenían una función en la danza, y le pregunto solícito, mostrándole los dedos pulgar y medio: “¿Y estos, abuelos?”.

El espacio retumbó en notas musicales, el violín hizo el primer llamado para la danza; el arpa contestó con su bordoneo del alma; clarinetes y saxofones, al unísono, dieron paso a la cadencia del corazón y, entonces, el abuelo, con los brazos extendidos, le dijo: “¡Medio y pulgar, hijo mío, deben volver llenos de ese aroma a retamas de una wanka hermosa, de ojos negros, como el pecado mortal!”.
Fuente: El valor del Chuto en la danza la Tunantada de Jauja, Yauyos 2014
Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle

Leer más...

16 de enero de 2017

El padre de la Tunantada: Tiburcio Mallaupoma

El padre de la tunantada, ese es mi papa. Aunque murió hace 36 años, su presencia se ha hecho eterna. Más aún hoy, cuando jauja danza y la gente es feliz por toda la herencia histórica, construida por mujeres y hombres enamorados de su tierra; prolíficos artistas, sensibles y maravillosos como Tiburcio Mallaupoma Cuyubamba, mi padre.

De la unión de Hermenegildo Mallaupoma y Ana Cuyubamba, nació mi padre, el 11 de agosto de 1907, en el anexo de Iple, Parco. Pasaron solo 5 años para que mi abuelo lo dejara huérfano y en total pobreza junto a Obispo, su hermano mayor. Este adquirió un violín que desde un inicio llamo la atención de mi padre. Tenía apenas 6 años cuando quedó fascinado por el instrumento. Un día el tío Obispo lo pilló jugando con el violín. Otro día, cuando el tío iba a viajar, decidió colgar el violín en lo más alto de la casa, pero todo fue en vano: mi padre desplegó una frazada atada a cuatro estacas e hizo caer el instrumento, pero el hermano lo sorprendió una vez más.

- Ya puedo tocar este violín – dijo Tiburcio, temeroso.
- A ver – desafió Obispo.

El violín desapareció a los pocos días y Tiburcio no lo volvió a ver nunca más. Mi padre habría adquirido entonces el deseo de tener su propio violín.

A los 7 u 8 años, en enero, mi padre partió a Jauja, a pie, para vender huevos en su quipecito. Al llegar a Yauyos fue sorprendido por una orquesta de músicos. Ahí estaba el violinista Villarruel de Huaripampa. Al verlo humilde y desalineado, los músicos se burlaron y lo empujaron, provocando que los huevos se rompieran.

Visitando a su abuelo Aurelio, en Paccha, encontró un violín abandonado en la casa y sin cuerdas. Mi padre tendría unos 10 años y vio en aquella visita la posibilidad de armar su propio violín. Su abuelo le pidió cinco soles, un monto elevado para mi padre, pero ahí estaba la oportunidad. Su madre aceptó otorgándole 2 soles y 50 centavos. Apareció entonces Virgilio, el otro hermano, mi tío, que trabajaba en la mina. Mi tío Virgilio colaboró con la restante y el violín, por fin, yacía en las manos de quien más adelante llegaría a ser el padre de la tunantada.

Él mismo contaba que se pasó la noche instalando sus dos primeras cuerdas que provenían de una guitarra. Las otras dos cuerdas graves fueron adaptadas con tripas de carnero. El arco se construyó con un palo de "milo". Quince días después, don Germán de la Cruz, natural de Pachascucho, se convierte en su primer maestro. Le enseña a afinar y le vende un arco usadito.


A los 3 meses nomás, Tiburcio ya tocaba de oído algunas canciones conocidas en La menor. Sorprendentemente es solicitado para una herranza en Ipas en temporada de carnavales. Muy alegres, los asistentes exigen al joven músico tocar el huaino llamado Verde monillo. Pero Tiburcio tenía pocos temas en el reportorio. Por poquito y lo botan. Felizmente recibió el pago prometido: un cordero negro con cachos. Y así poco a poco lo pidieron en zafacasas, matrimonios, cumpleaños, bautizos.

Tenía 13 años cuando recurre al maestro Felipe León, en Yauyos; luego al profesor Roberto Caro, director de la banda del colegio San José. Por fin conoce la verdadera posición con la que se toca el violín, las notas musicales, las escalas, tonalidades, compases. Con la teoría encima y 16 años a cuestas, el maestro Sabino Blancas lo contrata para tocar en Orcotuna, en la fiesta de la Virgen de Cocharcas. Mi padre cae muy bien y recibe el aprecio de los aficionados. Poco a poco va conociendo otros lugares como Cerro de Pasco, donde bailan chonguinada; y va conociendo a músicos famosos como Ascario, Pastor Díaz y Juan Quiroz. También fue viajando para tocar primero en Marco, luego a Chocón, también Xauxa Tambo, después Muquiyauyo, Huaripampa, Tarma, Junín y varios lugares de Huancavelica. En 1930, cuando mi padre tenía 22 años, forma el conjunto Centro Musical Jauja, organizado por el doctor Víctor Manuel Vásquez. Fue una orquesta que no tuvo rival. En 1932 funda su orquesta, denominada Los Líricos de Jauja, junto a Virgilio Mallaupoma, José Canchari, Miguel Rojas, Teodoro Rojas, Sabino Hinostroza, Eusebio Arenales, Hilario Torres, Canchaya y Chuto Terrazos (quenistas), y Pablo moreno (arpista). En 1938, la orquesta se afianza pero ya con el nombre de Lira Jaujina, esta vez con León Mallma, Esteban y Tomás Palacios, Emilio Beltrán, Oswaldo Misari, Sergio y Anasto Mayta, Teodoro Rojas, Oswaldo Vílchez, Domingo Canchari. Al poco tiempo realizan su primer viaje a Lima, contratados por Ponciano Iporre, para amenizar una fiesta deportiva organizada por los residentes de Masma. Para el evento, anunciaron su presentación en emisoras radiales, tocando temas de autoría de mi padre: Perdón y olvido; Bajo el monte; Basta, corazón, no llores; Mala hierba; el Caminito de Huancayo; Ladrón de amores, también los yaravíes con sus respectivas cachuas.

La orquesta típica Lira Jaujina fue invitada, en 1950, al Ministerio de Educación en Lima por José María Arguedas, para grabar discos gratuitamente. Al año siguiente, participó en el gran concurso de Amancaes. Aquella vez, ganaron y recibieron mil soles de oro pero no fue la única ocasión. Al año siguiente, el Concejo de Rímac también los premió con la misma suma y radio Excelsior de Lima les otorgó una medalla de oro y pergaminos en reconocimiento a su excelente trabajo musical. Desde entonces, no pararon los éxitos en coliseos y plazas. La consagración de la Lira Jaujina se consolidó frente a orquestas de Huancayo, Tarma y Cerro de Pasco. Los reconocimientos sumaron alrededor de 300 trofeos, 500 pergaminos y más de 1000 temas propios. Mi padre declaró, ante Apdayc, más de 300 composiciones.

La Lira Jaujina fue reconocida en 1963 por la Casa de la Cultura del Perú; a la vez, Tiburcio Mallaupoma fue nombrado "Recopilador de la música folclórica del centro". Su producción fue grabada en varias disqueras: MAG, Virrey, Philco, Iempsa, Sono Radio. En algunas, recibió réditos, en otras no. Su amor por la música trascendía los beneficios económicos. Pero no solo ello, mi papá también compuso vals y paso doble. Cuando dejó la Lira Jaujina, esta iba por la cuarta y quinta generación. La mejor de todas las generaciones que tuvo la orquesta de mi papá, fue en la década de los 70, donde se define el Trío de Oro, pues conformaban la orquesta don Julio Rosales, Teodoro Blancas y Juan López. Fue todo un récord de ventas para la disquera Virrey con los LP Sin rival y Serenata jaujina. Mi papá también dejó discípulos legítimos como Silvestre Limaylla, Cresencio Marcos, Jesús Palacios, quienes por coincidencia, llegaban juntos a Iple. Todos terminaban cultivando maíz y estaban muy bien preparados para ganar concursos de orquestas en el Coliseo Nacional en Lima.

Uno de los principales méritos de mis padres es haber puesto la "tercera" del huaino en la tunantada, pues antes se tocaba la primera y segunda, luego se volvía a la primera dos veces y fin. Pero es él quien pone la tercera parte al huaino, que se considera la "principal", incluso para poder zapatear en la octava. Esta es una de las razones por las que mi padre es considerado, con justo derecho, Padre de la tunantada.

Don Tiburcio, mi padre, también es el primero en incorporar un saxofón a la orquesta. "Tú tienes la culpa, ahora hay más de quince, puro chimeneas es la orquesta", le decía don Leoncio Mallma a mi papá. La Lira Jaujina es la primera en incluir a un vocalista, preclaro cultor de mulizas y huainos: Juan Bolívar Crespo. Luego tocaron junto a Picaflor de los Andes y Flor Pucarina. Nunca Hubo problemas en compartir temas con los más grandes intérpretes de la región. Mi padre era tan generoso que regalaba alguna de sus composiciones: Lágrimas de madre, a don Esteban Palacios; Caminito de Huancayo, al doctor Virgilio Reyes, quien escribió la letra; Sombrerito jaujino, a Fredy Centy (Pacharaco); Llorando en Pachamalca, a Fortunato Quintana; Jara Arteaga, a Juan bolívar; y varios temas a Picaflor de los Andes.

Cuán grande sería la consideración y el respeto a mi padre por su gran espíritu benevolente, cuando prestaba dinero, compartía alimentos, que plantaron chaguales en los cerros previniendo su protección. Tiburcio Mallaupoma Cuyubamba, mi padre, el Padre de la tunantada, falleció el 2 de enero de 1978, en La Oroya, debido a una insuficiencia renal. De su primer compromiso con Fortunata Ninahuanca nacieron 3 hijos: Ligoria, Hever y Enma Mallaupoma Ninahuanca. Cuando enviudó contrajo un segundo compromiso con Ricardina Nonalaya, y con ella tuvo seis hijos: Ida, Sofía, Tiburcio, Edith, Ana y yo, Jaime, que he decidido seguir sus pasos y mantener vigente a la orquesta Lira Jaujina.

Actualmente los restos de mi padre descansan en su tierra natal, Iple. Allí llegarán los músicos y amantes de la tunantada, quienes reconocen el valor de mi padre. Sin embargo, aún hay un sabor amargo pues ninguna autoridad le otorga el homenaje debido. Mi padre partió hace 36 años pero su presencia imperecedera vie en el rinconcito de cada corazón jaujino con una muliza, un huaino o un canto eterno impregnado en el pedacito de cielo.
Fuente: Tesis “El valor del Chuto en la danza la Tunantada de Jauja, Yauyos 2014”
Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle

Leer más...