.

.

.

Jauja, donde pagan a los hombres por dormir, fustigan a los hombres que insisten en trabajar, los árboles son de tocino y sus hojas de pan de fino. Las calles están adoquinadas con yemas de huevo y lonjas de tocino, asadas y fritas...

5 de febrero de 2016

Cortamonte del Barrio Mutualista Huacllas 2016 - Jauja

Padrinos (1er Monte): Brajan Moreno Barzola - Angie Hidalgo Alvarez.
Padrinos (2do Monte): Luis Bueno Hidalgo - Marysabel Fuster Montes.






Leer más...

Tradicional Cortamonte del Barrio Cruz de Espinas 2016 - Jauja



Leer más...

Tradicional Cortamonte del Barrio La Salud 2016 - Jauja


Leer más...

4 de febrero de 2016

Tradicional Tinkunakuy entre Huasquicha y Santa Ana 2016 - Jauja

¿Cruzar un río una y otra vez que se encuentra a unos 3,350 msnm, a las 04:00 de la madrugada? Muchos dirán que es una locura. Igual yo creía, pero no es así, si vives esta experiencia ancestral, mágica y religioso en Jauja. Te dejarás envolver por la magia de un nuevo amanecer, escuchando las melodías de las bandas y el sonido de las corrientes del río, bailando y cruzando una y otra vez, que no sentirás frío para nada, solo éxtasis. Es una experiencia que no se puede explicar al detalle y solo comprenderás cuando lo vives en carne propia.

Este viernes 5 de febrero, los pobladores del anexo de Huasquicha, distrito de Pancan, turistas locales y feligreses se reunirán en la plaza para participar de las festividades en honor al Señor de Ánimas de Mayupata, patrón de Huasquicha, a ritmo de la Pachahuara y bebiendo los “calientitos” para contrarrestar el frío. Del mismo modo, los pobladores del distrito de Huertas se reunirán en el barrio de Santa Ana, ambos para participar en el tradicional encuentro en el río.

El sábado en la madrugada, se inicia el tradicional Tinkunakuy en las orillas del Yacumayu (río Yacus); los comuneros, pobladores e invitados de Huasquicha (Pancan), y Santa Ana (Huertas) se dirigen bailando a las orillas del río Yacus con sus respectivas bandas de músicos, y se encuentran frente a frente divididos por el río. Al promediar las 04:00 de la madrugada, bailan y compiten en armonía cruzando el río una y otra vez hasta el amanecer desafiando las corrientes y baja temperatura de las aguas del río. Con mucha algarabía y al compás de la “Pachahuara” (el amanecer de la tierra), que es una danza que se remonta a la época de la esclavitud y que consta de dos partes; la primera es la “Pasión”, de tonada sentimental y compás muy lento que bien puede interpretarse como sufrimiento del negro y la segunda, el “Pasacalle” de tono más alegre y más rápido que se puede entender como la liberación de la esclavitud.

El Tinkunakuy, cumple una función social de armonía, es el tradicional encuentro entre dos pueblos coyunturalmente antagónicos. Es un rito ancestral, mágico y religioso que rinde culto al agua y que se realiza a los pies de la cola del Amaru, en el lugar Paucar – Pariaj (Huasquicha y Huertas).

El Tinkunakuy en Jauja, una tradición que da inicio a los carnavales en la provincia de Jauja y que debemos preservar, participar y difundir.

Leer más...

3 de febrero de 2016

El Chuecash Majay, juego ancestral de Paca - Jauja

Es un juego ancestral que se realiza en los carnavales en Paca, es de origen español denominada “Chueca” y fue divulgada su práctica entre los indígenas del Perú. Consiste en jugar con un palo curvado en uno de sus extremos y una bola de tronco macizo. Los jugadores son personas mayores y labriegos de Paca que tienen destreza y fuerza en los brazos, pues el juego es bastante rudo.

Conforman dos equipos; los que pertenecen al barrio de arriba y los del barrio abajo. Antes de iniciarse el partido, se congregan frente a la Iglesia, la pelota se pone al medio de ellos y un árbitro da la señal de partida. El juego consiste en arrastrar la pelota con sus palos curvados, tratando de hacer llegar la pelota a la bocacalle que da hacia su barrio, como la pelota no es una esfera uniforme, a veces avanza como también retrocede, haciendo laborioso trasladar la pelota y llegar a la meta. El equipo que logra hacer llegar a la bocacalle es el ganador.

Este juego tiene una simbología en el labrado de la tierra, por cuanto el esfuerzo que realizan significa que han dedicado sus esfuerzos en una “faena” a favor del Señor de Paca. Por lo que tiene un significado mágico-laborioso el juego denominado “Chuecash Majay” y que se realiza en la fiesta de la Mayordomía.
Foto: Municipalidad de Paca

Leer más...

2 de febrero de 2016

Comadres y Compadres, la fiesta de la Mayordomía en Paca - Jauja

El jueves, “Día de las Comadres”, arriban a la plaza principal visitantes para celebrar tan conmemorativo día. La concentración para el juego de carnavales se desarrolla en la alameda del distrito. Muchos turistas se congregan para disfrutar de un día esplendoroso; de donde se dirigen para jugar con las aguas del río “Mayupata” mientras tanto los señores Mayordomos que son en número de nueve hacen los preparativos para salir a la plaza donde se les hace entrega de las ceras en el acto llamado ”cera marquitay”, que consiste en el reparto o entrega de algunas arrobas de cera a cada Mayordomo que es el producto acumulado durante el año que los fieles han encendido en los veladores del Señor de Ánimas de Paca.

Cuando llegan a la plaza anuncian con quema de cohetes y juegos artificiales; de inmediato se reúnen en el local comunal del pueblo para acordar los últimos detalles de la fiesta. Al término de esta reunión cada uno esperan, ansiosos, sus respectivas bandas de músicos en la puerta de la iglesia a cuya llegada se escucha el tañido de las campanas, el estallido de bombardas y cohetes quiebran el silencio del pueblo; el viento se esparce a los rincones el tono clásico e inconfundible marcha diestramente interpretada por la banda de músicos.

A la llegada de todos los conjuntos empieza la verdadera fiesta con la música de fondo, “La Pachahuara” (pacha=tierra, huara=amanecer), danza típica con estilo propio y ritmo melancólico, es sinónimo de agradecimiento a la madre tierra por las cosechas anuales que provee a todos los comuneros, por ello se rinde homenaje a la tierra que fue bendecida por el Santo patrón Señor Animas de Paca. Durante toda esa noche bailan al son de esta música; los varones visten ponchos color blanco con algunas franjas, sombrero y un puro en la mano; las damas lucen amplias faldas o “cachemiras” de color negro, monillo blanco, mantilla de variados colores, sombrero blanco y un puro. Así durante toda la noche, acompañados con él “quemado” o licor casero, elaborado con hierbas silvestres para soportar el intenso frío, danzan reiteradas veces al contorno de la plaza deteniéndose solamente de rato en rato para saborear “el quemado”. El festivo ambiente se torna cada vez más grande con mayor número de parejas que se aúnan tomándose la fiesta más dinámica hasta llegar a un clímax efervescente, esta fiesta maravillosa en la que parientes, amigos y vecinos en general, entre salud y salud, sienten acrecentar la amistad y acentuarse más el calor y la emoción del reencuentro, hasta sentirse rendidos.

Se cuenta que durante toda la noche el Señor de Paca baja de su altar para danzar la Pachahuara. Este hecho es de conocimiento del despensero que, para el efecto, viste con las mejores prendas al santo: un poncho tejido con finas lanas, lleva también un puro y un bando que cada año obsequian sus devotos.

Al día siguiente muy temprano, hacen todos los aprestos para continuar con el rito donde servirán al público asistente los platos típicos como “puchero” “locro” y el delicioso pan “Jalay”; vestidos con el atuendo típico; al compás de la Pachahuara hacen su ingreso los Mayordomos llevando los potajes ya mencionados, todo adornado con serpentinas y globos. Los acompañantes así familiares, amigos e invitados portan la bandera peruana en sus sombreros; acompasados con huapeos colocan los peroles en la puerta de la iglesia donde el público espera impaciente haciendo largas colas para recibir el locro o puchero así como el pan jalay no sin antes los señores Mayordomos hacen bendecir la comida por el sacristán del lugar. Ya por la tarde, los comuneros realizan un juego ancestral llamado “El Chuicash o Chuecash”.

El día sábado de carnaval por la tarde en el atrio de la iglesia Matriz de Paca se realiza la sucesión del cargo de la Mayordomía. El Mayordomo saliente se despoja de su banda y le coloca al Mayordomo entrante, es así como se realiza el cambio de cargo con mucha devoción al Señor de Paca y demostración de alegría mediante un “baño de cerveza”. Luego acompañado de su esposa o persona con quien hará pareja el año próximo, encabeza un desfile alrededor de la Plaza para ser reconocido por los asistentes como el nuevo Mayordomo, persona que tendrá a su cargo realizar la festividad de la Mayordomía.
Fuente: Municipalidad de Paca

Leer más...

31 de enero de 2016

Calendario del Carnaval Jaujino 2016*

Lunes, 01 de febrero
- Comadres y Compadres, lavado de mote en el distrito de Paca

Martes, 02 de febrero
- Comadres y Compadres, amasado del pan en Jauja

Jueves, 04 de febrero
- Comadres y Compadres, fiesta de la mayordomía en el distrito de Paca

Viernes, 05 de febrero
- Presentación y promoción del Carnaval jaujino y marqueño en la ciudad de Lima

Sábado, 06 de febrero
- Tradicional Tinkunacuy en el rio Yacus
- Traída del Barrio La Salud
- Entrada del Rey Momo y lectura del Correo

Domingo, 07 de febrero
- Calixtrada en su versión LXXXVI por las calles de Jauja
- Tradicional Velay Cruz en Honor a la milagrosa cruz del Señor de Huarancayo

Lunes, 08 de febrero
- Primer día de Traída del Barrio Huarancayo
- Cortamonte del Barrio La Salud

Martes, 09 de febrero
- Primer día de Traída del Barrio La Libertad
- Segundo día de Traída del Barrio Huarancayo

Miércoles, 10 de febrero
- Primer día de Cortamonte del Barrio Huarancayo
- Entierro del Rey Momo
- Festividades del Carnaval Marqueño en el distrito de Marco

Jueves, 11 de febrero
- Traída del Barrio La Samaritana
- Traída del Barrio Ricardo Palma
- Segundo día de Cortamonte del Barrio Huarancayo
- Concurso del Carnaval Marqueño en el distrito de Marco

Viernes, 12 de febrero
- Primer día de Cortamonte del Barrio La Libertad
- Monte Velay en Honor a la Santísima Cruz Señor de La Samaritana

Sábado, 13 de febrero
- Segundo día de Traída del Barrio La Libertad
- Cortamonte del Barrio La Samaritana
- Cortamonte del Barrio Ricardo Palma

Domingo, 14 de febrero
- I Concurso Interbarrios del Carnaval jaujino en la Plaza de Armas de Jauja

Lunes, 15 de febrero
- Tradicional Monte Velay en Honor al Señor de la Cruz de La Libertad

Martes, 16 de febrero
- Segundo día del Cortamonte del Barrio La Libertad

Jueves, 18 de febrero
- Traída del Barrio San Antonio
- Traída del Barrio Cruz de Espinas
- Primer día de Traída del Barrio El Porvenir

Viernes, 19 de febrero
- Segundo día de Traída del Barrio El Porvenir

Sábado, 20 de febrero
- Primer día de Cortamonte del Barrio El Porvenir
- Cortamonte del Barrio San Antonio
- Cortamonte del Barrio Cruz de Espinas

Domingo, 21 de febrero
Segundo día de Cortamonte del Barrio El Porvenir

Jueves, 25 de febrero
- Traída del Barrio Huacllas

Sábado, 27 de febrero
- Traída del Barrio Moto Vivanco
- Cortamonte del Barrio Huacllas

Lunes, 29 de febrero
- Cortamonte del Barrio Motto Vivanco

Viernes, 04 de marzo
- Traída del Barrio San Lorenzo

Sábado, 05 de marzo
- Cortamonte del Barrio San Lorenzo

* Para mayor información y veracidad, confirmar con las tarjetas de invitación de cada Barrio.

Leer más...

29 de enero de 2016

Hoy tengo una cita especial con una mujer muy importante en mi vida

Un 29 de enero, hace unos años, una pequeña razón cambio mi vida para siempre, algo que cambio mis sentimientos, es que nació mi hija. Desde un bebé, pequeña y frágil, aprendió de mis conocimientos cada vez que crecía y yo aprendí de su pequeño corazón y de sus primeras palabras a amarla mucho, al punto que ahora es mi razón para vivir porque su amor que me da siempre será incondicional y eterno.

Cuanta inseguridad y algunas caídas que tuvo cuando aprendió a caminar, tambaleante al comienzo y de a poco aprendió a valerse por sí misma. Cuando se caía, siempre se paraba y venía hacia mí con sus brazos abiertos buscando protección y cariño, yo le abrazaba y le daba seguridad y amor. Cuantos juegos infantiles que tuve que volver a jugar por ella y compartir mí tiempo con nuestras alegrías, algunas veces con su sonrisa callada que me regalaba y algunos llantos también. De a poco, empezó a pronunciar bien las palabras que me daba alegría, más cuando me llamaba papá, pero también me robaba lágrimas de emoción cuando me decía que me quería.

Cuantos fines de semana que pasamos juntos jugando en el parque cerca a la casa donde vivíamos; con su triciclo, yo corriendo detrás de ella para que nada malo le sucediera; o con una pelota, dándole con delicadeza para que pueda responderme con sus manos frágiles; o en el columpio empujándole suavemente para que pueda mecerse. Recuerdo que una vez se cayó del columpio estrellándose en el piso lleno de barro, imprudencia mía o de ella por no agarrarse bien, no lo sé, pero yo aprendía a ser padre y ella a ser una niña, a veces inquieta, otras veces tranquila.

Cuantas tardes de caminatas cuando el sol ya se ocultaba y agarrados de la mano regresábamos a casa después de haber jugado. Cuantas caminatas que no dejamos de interrumpir, porque un día tuve que separarme de casa por cosas del destino. Pero no me despedí de ella porque le dije que de ella no me separaba y que siempre estaría a su lado las veces que se podía y cuando me necesitaba para seguir estudiando, haciendo las maquetas y proyectos de su colegio.

Pasaron los años y sus pasos cada vez se hicieron fuertes y cada vez más largos al igual que el mío, ya no tengo que caminar despacio para entonar nuestros pasos. Su estatura también cambio al punto de alcanzarme, ya no tengo que bajar la mirada para encontrar su hermosa mirada.

El abrazo frágil que me daba se convirtió en un abrazo fuerte y con seguridad, las palabras de un “te quiero” casi impronunciable se convirtió en una demostración completa de amor. Sus conocimientos ya son como el mío, por los días que pasamos juntos estudiando. Ahora ya universitaria, lucha casi sola, casi independiente, para ser mejor y captar más experiencia. Cada cada día que amanece lucha sin cesar para lograr el destino que decidió tener, ser una arquitecta.

Ahora ya es una mujer, aunque a veces, cuando llego a su casa espero que salga esa niña preciosa, esa niña con su hermosa mirada, su bella sonrisa y la grandeza de su amor. Pero para mí siempre será mi niña bonita, como dice parte de las letras de un bolero.

Yo fui el arquetipo de su niñez y sé que ella será la arquitecta de mi vejez, y con el tiempo, será quien guie mis pasos y me dé seguridad como yo lo hice al inicio de su vida. Sé que no soy un hombre perfecto, pero trato de ser un buen padre, y siempre estaré contigo en las buenas y en las malas.

Es el motivo que hoy tengo una cita especial con una de las mujeres muy importante en mi vida.

Simplemente eres mi vida y lo serás por siempre, aún más allá del infinito… ¡Feliz cumpleaños amorcito, mi pequeña Nikita!

Leer más...

28 de enero de 2016

Jalapato de Salón 2016 – Club Jauja

El Consejo Directivo del Club Jauja y los Señores Padrinos, se complacen a invitar a usted y familia la Tradicional Jalapato de Salón, que se llevará a cabo el sábado 30 de enero de 2016 en el Salón Principal del club, sito en la Av. Bertolotto No. 820, San Miguel a partir de las 8 p.m.

Leer más...

Ruta de la Gran Calixtrada 2016 - Jauja

Recorrido por las calles de Jauja de la Entrada de Correo, Calixtrada y Entierro del Ño Carnavalon.



Leer más...

21 de enero de 2016

Jauja – Yauyos deja de caminar para danzar por nuestra Tunantada

Ya es tiempo en que los vientos del valle del Mantaro se mezclan con las melodías melancólicas de las orquestas y que llenan el universo de Jauja – Yauyos con tonos telúricos para robar muchas alegrías y lágrimas, mientras dibujamos con nuestros pies las costumbres heredadas de nuestros antepasados.

Emergerán diversidades de caretas, atuendos antiguos y bordados multicolores, lenguajes nativos, movimientos elegantes y otros pícaros para representar a la clase social de la época colonial.

No solo es una danza, es más que movimientos. Es una expresión completa de danza y teatro andante que nos transporta años atrás, donde cada uno de sus actores convertidos por sus atuendos y caretas en personajes coloniales, dan rienda suelta a su arte, a su elegancia y a su sátira. A través de su lenguaje y canto nativo, y sus gestos, van dibujando en el suelo y en el cielo toda la historia de los yauyos – kumu.

Es una danza de sentimiento, en el que muchos corazones tunanteros se ponen a llorar, aunque a veces no se les ve porque están cubiertos por sus caretas, pero si sollozan. Es un sentimiento hecho tradición, porque lloran de felicidad y también de tristeza, por ellos mismos y porque no, en memoria de algún ser querido.

Por eso tunantero, si esta vez me ves llorar, no, esta vez no es por el amor de una mujer, ni por despecho; sino porque estoy henchido de felicidad y lleno de sentimiento, porque mi corazón siente, porque mis pies danzan, porque mis manos se liberan y porque tengo un nudo en la garganta, que solo me hace expresar con gestos. Porque sé que todo tiene un inicio y un final; que ahora estoy con ustedes, pero muy pronto tendré que partir sin decirte adiós, porque es mejor así, porque duele menos. Porque sé, que también regresare el próximo año…

¡Bienvenida seas, su majestad, y feliz Tunantada 2016!

Leer más...

20 de enero de 2016

Considerandos acerca del diseño floral y del ajuar femenino tunantero, entre otros

Nora B. Balvín Lazo, UNMSM
La tunantada es un baile grupal que recrea la etapa colonial que se vivió en el antiguo valle de Jauja, con la justificada presencia de varios personajes como la del huatrila, el chuto decente, el chapetón o español, la jaujina, la huanquita, la sicaína, el argentino o tucumano, el jamille o boliviano, el chuncho o selvático, entre los principales. A pesar que no hay precisión del lugar y la fecha exacta de su origen, sin embargo se puede deducir que este baile recrea sobretodo el intercambio comercial que se produjo entre estos personajes en Jauja en esa etapa de su historia.

Asimismo sabemos que esta multitudinaria fiesta es celebrada en honor a los santos patronos San Fabián y San Sebastián, de este último tenemos noticias que hemos cogido de un archivo limeño, de que por ejemplo, en el último tercio del siglo XVIII se le festejaba con misa, función y aniversario en “la Matris de la Doctrina de Santa Feè de Atun Jauxa”, y también en el “Anexo de Guala”. Mayor alcance al respecto no es la finalidad del presente por ahora, más bien se busca brindar alcances que ayuden a poder entender y respetar ciertos elementos y motivos importantes y distintivos en la vestimenta de algunos de estos personajes.

Por ejemplo, un posible antecedente al huatrila o indio xauxa, en sentido coreográfico, lo tenemos en el dibujo de Leonce Angrand del año 1838, que él anota como “Paseo de Alfereses” (sic), destacándose un indio adulto que va bailando delante del conjunto de personajes, ejecutando un singular movimiento con el pie izquierdo, que aún hoy vemos que ejecuta el huatrila, lo cual seguramente llamó la atención del dibujante francés, el cual supo captarlo para la eternidad. Asimismo en esa misma escena podemos visualizar la vestimenta que usaban diferentes personajes de la sociedad jaujina de ese entonces, todo ello antecedente del atuendo típico de la tunantada.

Leonce Angrand registró este dibujo como "Paseo de Alfereses", (1838)
El rango que había dentro de este conjunto de personajes (indios, mestizos y españoles) se puede distinguir a través de los ropajes que usan, acompañados de músicos y bailantes.

 "Cholita Jaujina" (1880)
Dibujo de Charles Wiener
Nótese la elegante lliclla sin diseños florales.

Ahora centrándonos más respecto del surgimiento del motivo floral en la vestimenta tunantera en el tiempo, podemos decir que esta habría aparecido en las primeras décadas del siglo pasado, y que su elaboración habría tenido cierta vinculación con las antiguas zonas obrajeras del valle del Mantaro en la colonia.

Como se observa en el dibujo de Angrand y también en “Cholita jaujina” de Charles Wiener de 1880, no se visualizan esos diseños, que desde su aparición se han constituido en el sello distintivo de la tunantada, que la hace única frente a los otros bailes y danzas del Perú.

Iconográficamente, en los inicios de su trayectoria lo vemos en el atuendo femenino y poco a poco se va insertando también en la del chonguino o español, paralelo con el del chuto decente, con diseños pequeños y que llevan un orden, las que podemos observar en fotos desde la década del 20 del siglo pasado, distinguiéndose las llicllas pintadas del personaje de la jaujina que también por esas épocas habría surgido.

"Los enmascarados del baile de los Tunantes", 1922. Revista Variedades. 

"Una calleja de típico aspecto", 1922. Revista Variedades. 

Conjunto artístico de Tarma presente en las fiestas de San Juan en la Pampa de Amancaes en Lima., 1928. Revista Variedades. 

El posterior abigarramiento floral también habría tenido su proceso, sobretodo en la zona sur de Huancayo, en Chupaca, Hualhuas, Cajas, entre otros. Los primeros diseños se elaboraron a mano, luego a partir de la década del 80 se industrializó. Las rosas fueron lo que más se representaba sobre las mantas de la huanquita, cuya característica era su gran colorido y tamaño, con los bordes de los pétalos doblados que nos recuerda los diseños pictóricos coloniales cuando intentaban cierta tridimensionalidad, acompañados de otras representaciones zoomorfas como pavas, picaflores, aves, entre otros; ya después se insertó en la manta el nombre de la dama que la llevaba, y posteriormente de la agrupación a la que pertenecía la bailante. Los motivos florales en el pantalón corto del tunantero peninsular y en el chaleco y pantalón corto del chuto decente fue discreto, en la década de los 80s al igual que en las prendas femeninas señaladas, su distinción y notoriedad se hizo inminente.

La representación floral sobre estas mantas es probable que haya tenido como antecedente el diseño que se hacía en los mantos de los santo/as patronos de los pueblos de los andes, de influencia española. Estaría simbolizando agradecimiento y gratitud por la vida, y nos recuerda la forma de los labios protuberantes del huatrila, como también del chuto decente, y por ende estaría guardando cierto trasfondo sexual. Y en relación a este último personaje, es la cinta rosada que lleva en el tongo sobre la cabeza la que mantendría vigente esa diferenciación milenaria que había entre la etnia xauxa y la huanca, registrándose por ejemplo, en la crónica del peninsular Pedro Pizarro que “Los Xauxas traen una fajas coloradas alrededor de las cabezas, de anchor de una mano; los Huancas las traen negras”. En la actualidad esta cinta la combinan con otros colores.

Asimismo, otras prendas que son parte del ajuar distintivo que lucen las damas tunanteras estarían guardando también cierta jerarquización social dentro del grupo de tunantes, ya que cuanto más antigua es la prenda que se exhibe se estaría reflejando una condición diferenciadora frente al resto del grupo, ya que por lo general son objetos heredados y que en su momento también tuvieron un valor intrínseco complejo. Es así que, por ejemplo, el pañuelo y las joyas que se lucían antiguamente eran auténticas y sólo se las sacaba para lucir su prestancia en dicho baile grupal, y desde hace un tiempo a esta parte se observa que las bailantes tunanteras -que por cierto ahora son ejecutados en su mayoría por mujeres-, distorsionan su tradicionalidad por desconocimiento del mensaje simbólico que guardan.

Por ejemplo, el pañuelo blanco cuanto más delicada era su elaboración representaba la jerarquía social de quien la exhibía, y por lo tanto, el linaje de quien la portaba estaba en consonancia con la finura de los materiales y de su fabricación en sí, lo cual deviene de la época virreinal. Ahora las usan muy largas, de diferentes colores y hasta con estampados. En cuanto a las joyas, estas eran discretas sea en oro, plata y/o en piedras preciosas, y la huanquita exhibía la pechera llena de auténticas monedas antiguas.

Hoy también ya se observa que las ejecutantes tunanteras han incorporado unas carteras de tonos metálicos, cada vez de más grandes, ocasionando muchas veces que el pañuelo que vea relegado. En ese sentido, la pechera y sobretodo las joyas como los aretes, prendedores, anillos, pulsera-brazaletes, han incrementado sus dimensiones y en su mayoría son bijouterie de fantasía, con una combinación de materiales y colores que no está acorde con el buen y pulcro gusto de antaño.

Un ejemplo de bordado antiguo hecho a mano en el traje de la huanquita 

La tradición de un baile y/o danza es el respeto por el mensaje simbólico que guarda cada elemento o pieza del conjunto, y es obligación que tanto el ejecutante como el espectador estén correctamente informados de su significado, porque de eso dependerá su acertada permanencia y continuidad, y por ende su declaración como patrimonio cultural de la Nación.
Tomado del Blog de Nora Balvìn (2009)

Leer más...