.

.

Jauja, donde pagan a los hombres por dormir, fustigan a los hombres que insisten en trabajar, los árboles son de tocino y sus hojas de pan de fino. Las calles están adoquinadas con yemas de huevo y lonjas de tocino, asadas y fritas...

23 de abril de 2014

Aeropuerto Francisco Carlé de Jauja, Aportes y documentos para su historia

Presentación del Libro "Aeropuerto Francisco Carlé de Jauja, Aportes y documentos para su historia", del historiador Carlos H. Hurtado Ames en el salón principal del Club Jauja, día miércoles 23 de abril, a las 7:30 pm. Comentan la obra: Francisco Quiroz Chueca y José Luis Álvarez Ramos.


Leer más...

21 de abril de 2014

Semana del Libro Jaujino 2014

Los días lunes 21 y 22 de Abril se realizará la Semana del Libro Jaujino, en las instalaciones de la Sociedad Unión Artesanos de Jauja, organizado por la Biblioteca de la Municipalidad Provincial de Jauja.

Se realizarán 8 presentaciones de libros por sus propios autores, 2 conversatorios y una feria de dos días.



Leer más...

13 de abril de 2014

Semana Santa, semana patria en el valle de Yanamarca - Jauja

Todos los años, mientras en el valle del Mantaro se festeja con júbilo y devoción las actividades religiosas por la pasión, muerte y resurrección de nuestro señor Jesucristo; los jueves de Semana Santa se escenifica en el distrito de Acolla, la alegoría de “La Majtada” o la “Tropa de Cáceres” ante una multitud de turistas locales, nacionales e internacionales que llegan hasta el valle de Yanamarca para apreciar esta interesante danza. Este baile es una remembranza de la llamada “Campaña de la Breña”, que se desarrolló durante la guerra con Chile en la sierra peruana bajo el liderazgo del mariscal Andrés Avelino Cáceres.

En la escenificación se puede apreciar a diferentes personajes como El Mariscal Cáceres, músicos compuestos de tambor y cornetas de guerra, escolta, oficiales, majtas, pasñas y las rabonas. También, los rancheros o carambiash y los chilenos que son vencidos y capturados.

Es una danza histórica que no ha perdido la caracterización de esa época por lo que el Instituto Nacional de Cultura - Junín, mediante Resolución Directoral No. 009-2008-DRC-J declaró a “La Majtada o Tropa de Taita Cáceres de Acolla y Pueblos del Valle de Yanamarca, Patrimonio Cultural de la Nación”.

El Mariscal Cáceres, encabeza a su “Tropa” con marcialidad y “estilo militar”, le acompañan los músicos, la escolta, los oficiales, los majtas (jóvenes cholos) y las rabonas que bailan con movimientos rítmicos y perfectamente al compás del tambor y la corneta de guerra dando dos pasos adelante, uno atrás, y otros saltos en zigzag, que para ello se requiere de mucha habilidad, destreza, y gracia sin parar.

Para las órdenes marciales, en vista que no hablaban el mismo idioma, se cocía en el hombro izquierdo de los soldados un pedazo de pellejo con lana blanca (yuraj), y otro, en el hombro derecho, con lana negra (yana), esto facilitaba la uniformidad para girar o voltear a todo la tropa. Entonces, cuando Cáceres decía “yana jaracha ticrari”, significaba que debían girar a la derecha, y cuando decía “yuraq jaracha ticrari”, significaba que tenían que girar a la izquierda, porque a ese lado estaba el pellejo blanco.

Encabeza el desfile el “Brujo de Los Andes” y su estado mayor, correctamente uniformados, montados sobre los mejores alazanes del valle de Yanamarca, seguido por el batallón desfilan las “rabonas” con sus “quipes” de alimentos, utensilios y trastos de cocina, destacando las pailas y los gigantescos cucharones de madera que blanden las sufridas mujeres compañeras de los guerrilleros.

Ocupando el centro de la formación nunca falta el “chileno” capturado por la tropa, quien es conducido con una soga o cadena que terminan enlazados en los pies y manos del enemigo derrotado.

Seguidamente van marcando el paso los batallones de Infantería Nº 3 Sector Norte y de Artillería Sector Sur, todos ataviados con vestimenta militar. Últimamente, también desfilan soldados del Ejército Peruano, además que se matizan con diversas escenificaciones del acontecer histórico nacional e internacional.

Dentro de su religiosidad y su fe, los pobladores de Acolla reviven en esta estampa folklórica su alegría triunfal en el desalojo de los chilenos del centro del Perú. Una semana Santa y Semana Patria único en el Perú.

Leer más...

4 de abril de 2014

Réquiem para Víctor Torres Montalvo

Las hermanas, sobrinos y demás familiares de quien en vida fue Víctor Torres Montalvo, Doctor y Consejero Regional de Jauja; invitan a Ud. y familia a la misa de honras por el eterno descanso de su alma, conmemorando el primer mes de su sensible fallecimiento.

La misa se oficiará el 05 de Abril a horas 12m. en la Iglesia Matriz de Jauja. Después de la misa sírvase pasar al local de Huarancayo, Calle Bruno Terreros No. 109, Jauja.


Leer más...

31 de marzo de 2014

Colaboración para reparar el Reloj de la Iglesia de Jauja

El Comité Pro Restauración del Reloj de la Iglesia Matriz de Jauja, presidido por el Párroco Reverendo Padre Percy Castillo Vílchez y conformado por un grupo de jaujinos, invitan a la comunidad jaujina a unirse en la cruzada de solidaridad para la reparación y mejora de uno de los patrimonios de nuestra iglesia Matriz de Jauja que por años se encuentra en total abandono. El tradicional reloj que está ubicado en la parte superior de la torre derecha de la iglesia, se encuentra inoperativo por muchos años y es el interés de este Comité de repararlo y que vuelva a ser útil para la actual generación.

El valor de la reparación asciende el monto de S/. 10,000.00 Nuevo Soles y se espera recaudar con aportes de instituciones públicas y privadas, así como de todos los jaujinos de buena voluntad. El plazo de reparación es de un mes y medio aproximado.

Los aportes pueden ser entregados personalmente en la Secretaría de la Parroquia de Jauja en horario de oficina y para los jaujinos que se encuentran fuera de Jauja, pueden comunicarse al teléfono 064-362034 y hacer su depósito en la Cuenta Mancomunada entre el Párroco y el Tesorero del Comité, Sr. Luis Palomino Pastrana.

BANCO DE CRÉDITO
CUENTA EN SOLES: 400–28912832-0-63
CUENTA EN DOLARES: 400-28912840-1-71

Leer más...

25 de marzo de 2014

Condecoran a jaujina con “Orden al Mérito de la Mujer” 2014

Desde el 5 de abril del 2003, mediante un decreto supremo N° 005-2003-MINDES se creó la Condecoración “Orden al Mérito de la Mujer”, como máximo reconocimiento que el Estado otorga a mujeres que destacan en el compromiso y la defensa de los derechos de las mujeres. Desde ese entonces la Condecoración “Orden al Mérito de la Mujer”, se ha constituido en un reconocimiento emblemático para las mujeres peruanas.

Este año, se nominaron a 24 candidatas en diferentes áreas de actividades de todas las regiones del país, excepto de Pasco y Madre de Dios. Por la región Junín estuvo nominada nuestra representante jaujina Carmen Rosa Cristóbal Cristóbal, más conocida en el ambiente artístico como “Rosita del Centro”.

La titular del MIMP, Carmen Omonte dio a conocer la relación de las mujeres electas, siendo elegida nuestra representante “Rosita del Centro" en la categoría 7, Actividad destacada en el campo de las artes.

Este reconocimiento es en mérito a sus 28 años de difundir la música jaujina a través del canto, entre ellas La Tunantada. Ha llevado su arte por muchos escenarios del país manteniendo la autenticidad del vestuario jaujino. Fue invitada por el Instituto Nacional de Cultura al Auditorio Principal del Museo de la Nación dada su destacada trayectoria artística y participó en festivales como representante macrorregional. Conduce diariamente el programa radial PERÚ FOLCLÓRICO a través de Radio Éxito 97.7 FM, espacio destinado a revalorar nuestra manifestación artística de la tunantada, la muliza, el huayno y las costumbres del Perú profundo. Felicitaciones “Rosita del Centro”.


Leer más...

11 de marzo de 2014

Apoyemos a Rosita del Centro para el Orden al Mérito de la Mujer 2014

Rosita del Centro (Carmen Rosa Cristóbal Cristóbal), tiene 28 años de difundir la música jaujina a través del canto, entre ellas La Tunantada, considerada como Patrimonio Cultural de la Nación por Resolución Viceministerial No.076-2012-VMPCIC-MC. Ha llevado su arte por muchos escenarios del país manteniendo la autenticidad del vestuario jaujino. Fue invitada por el Instituto Nacional de Cultura al Auditorio Principal del Museo de la Nación dada su destacada trayectoria artística, participó en festivales como representante macrorregional. Conduce diariamente el programa radial PERÚ FOLCLÓRICO a través de Radio Éxito 97.7 FM, espacio destinado a revalorar nuestra manifestación artística de la tunantada, la muliza, el huayno y las costumbres del Perú profundo.

Votación por Categoría (Martes 04 al sábado 15 de marzo)

Pautas para la votación:
Cada ciudadana/o podrá votar por una sola candidata en cada categoría.
Para elegir a la candidata de su preferencia, podrá dar lectura a la breve reseña sobre su vida, para ello solo tendrá que hacer click en la línea que señala méritos.
Para realizar la votación, deberá marcar el círculo que se encuentra al costado del nombre y seguidamente hacer click en el recuadro "votar" que se encuentra al final de la página.
Inmediatamente usted recibirá una confirmación de la votación.

Con este procedimiento usted habrá realizado la votación por Carmen Rosa Cristóbal Cristóbal.


Leer más...

10 de marzo de 2014

Víctor Torres Montalvo, descansa en paz eternamente

En medio de una multitud de personas, el día de ayer fue enterrado en el cementerio de Jauja, el médico pediatra y consejero regional por Jauja, el Dr. Víctor Torres Montalvo. El cortejo fúnebre recorrió las instalaciones del aeropuerto, el emblemático colegio San José, el hospital Olavegoya, el colegio San Vicente y por último, la municipalidad de Jauja, a donde fue llevado para recibir homenaje póstumo por su larga trayectoria como luchador social por el bien de la provincia de Jauja.

Los familiares con mucho pesar fueron acompañados por instituciones públicas, privadas y por la población en general que se hicieron presente con penas, lágrimas y lluvias para acompañarle a su última morada.

Víctor Torres Montalvo nació en Jauja un 8 de Junio, estudió en la Gran Unidad Escolar “San José” de Jauja. Sus estudios superiores lo realizó en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en la facultad de Medicina Humana, especializándose en Pediatría y posteriormente hizo su doctorado en Salud Pública en la Universidad de Sao Paolo, Brasil.

Entre sus luchas sociales por el bien de Jauja está la electrificación de Jauja, modernización del colegio San José, la internacionalización del aeropuerto Francisco Carlé y actualmente venia gestionando la modernización del hospital Domingo Olavegoya de Jauja.

Víctor Torres Montalvo, deja un enorme vacío en las gestiones de luchas sociales, pero deja una enseñanza para que otras personas puedan asumir la dirección y liderazgo que realizaba en vida... ¡Víctor Torres, descansa en paz eternamente!

Leer más...

5 de marzo de 2014

Jauja de duelo por fallecimiento de su Majestad Calixto LXXXIV


Nota de Defunción:
FELIZMENTE ESTE HOMBRE NOS DEJO SU FACE PARA AVISAR UNA MALA NOTICIA. NOSOTRAS LAS ESPOSAS Y QUERIDAS DEL DISTINGUIDO CABALLERO JAUJINO, HOMBRE MÁS PODEROSO DEL MUNDO, TENEMOS EL MAS BAJO HONOR Y SENTIDO PESAR DE COMUNICAR EL SENTIDO DECESO DE SU MAJESTAD: CALIXTO 84.

POR CAUSA DE TANTA COMIDA DE BAJA CALIDAD QUE OFRECIERON LOS PADRINOS DE LOS BARRIOS Y ANTE UNA FUERTE INDIGESTIÓN, POSTERIOR ESTREÑIMIENTO Y DESINTERIA LOCA, DEJO DE EXISTIR NUESTRO REY EN LA GRATA COMPAÑÍA DE SUS MUJERES Y QUERENCIAS A POR MONTÓN Y UNA TIRA DE TIRIFILOS QUE DICEN LLAMARLE PAPA… SUS RESTOS HAN SIDO LLEVADOS AL OLAVEGOYA PARA SU NECROPSIA DE LEY Y POSTERIOR FORMOLIZACIÓN, PORQUE ESTA APESTANDO… LUEGO LOS RESTOS SERÁN TRASLADADOS A LA PLAZA DE ARMAS DE JAUJA PARA SU VELORIO Y DISTINCIÓN ANTE SU INESPERADA PARTIDA.

EL VELORIO SE INICIARA HOY MIÉRCOLES 05 DE MARZO A LAS 3:00 PM. EN LA PLAZA DE ARMAS. LA LECTURA DEL TESTAMENTO SE REALIZARA A PARTIR DE LAS 5:00 PM. Y EL ENTIERRO EN COMPAÑÍA DE SUS LLORONAS SERA A LAS 6:00 PM. RUMBO AL ÚLTIMO DESCANSO DEL MOMO.

QUEDAN INVITADOS PERO SIN CHISMES NI MURMURACIONES… EL DIFUNTO PUEDE RESUCITAR.
Fuente: Calixto Rey Xauxa

Leer más...

28 de febrero de 2014

El amor en tiempos de carnaval

Era tiempo de carnaval cuando regrese a Jauja, tiempo en que los jaujinos demostramos nuestra alegría y garbo bailando los tradicionales cortamontes, una coreografía elegante y romántica que engalana las pandillas en nuestros barrios, tiempos en que muchos de nosotros regresamos a la madre tierra atraído por su magia y su tradicional alegría.

Era la traída del árbol del barrio La Libertad y con un amigo fuimos a ver el “Hatun Jilo Shalcuy” (parada de monte) en su plazuela. Para no ser víctimas de las féminas que se ensañaban con los hombres empapándolos de harina, nos ubicamos lejos, desde donde podíamos ver el éxtasis del carnaval que se vivía. Cuando miraba a todas partes, pude observar a una hermosa jaujina que no pude reconocer, le di un suave codazo a mi amigo para preguntarle quien era, pero no la conocía, con un poco de lastima solo atine a observarla hasta que se perdió en la multitud.

Más tarde, cuando la noche había caído y ya habían plantado los árboles, las parejas empezaron a bailar con dirección a la plaza de armas, nos adelantamos unas cuadras para ver la pandilla que encabezaban los padrinos. Entre la multitud de bailantes y espectadores que pasaban, me volví a cruzar con ella y pude robarle una mirada, fue breve porque las personas que venían detrás la empujaban y pasó raudamente por mí delante. Yo me quede mirando a las demás parejas que bailaban y a seguir a la caravana. Llegamos a la plaza y nos ubicamos frente a la municipalidad para contemplar el jolgorio y la alegría de nuestro carnaval, había mucha gente que bailaba y “guapeaba”; todo era alegría, era tiempo de carnaval.

Entre la multitud nos volvimos a cruzar y pude observarla con más tranquilidad porque había menos personas que se empujaban, nuestras miradas se congelaron un momento y nos quedamos parados frente a frente, yo solo atine a decirle “hola”, igual me respondió tímidamente con un “hola”, pero fue suficiente para iniciar una conversación, me presente formalmente y empezamos a caminar, me contó que regresaba después de mucho tiempo a Jauja y su soledad era porque no sabía de sus amigas y porque vino de improviso por unos días. Dimos muchas vueltas por el perímetro de la plaza contándonos nuestros pasados y conociéndonos de a poco. Cuando la mayoría de los carnavaleros ya se habían retirado me ofrecí acompañarle a su casa, ella acepto y caminamos por el Jirón Grau rumbo a la plaza Santa Isabel, en el camino me sentía un poco lerdo pero trataba de disimular. Me comentó que siempre esta calle fue su camino cuando iba y regresa del colegio y las veces que salía a pasear. De a poco se quedó callada y observó detenidamente los alrededores de la calle angosta, yo detuve un poco mis pasos tratando de sincronizar con su lenta mirada, me contagio su curiosidad y observamos los portones viejos, las grandes ventanas, las paredes descoloridas por las lluvias y el tiempo. Rompió su silencio y me dijo que no había cambiado mucho, que todo era casi igual; por su comentario sentí que le traían muchos recuerdos de la época del colegio, nuevamente se quedó callada, la miré y una sonrisa acompañaba su silencio y sus recuerdos, dejé que se consumiera en su pasado.

Volvimos a caminar y me indico por dónde ir, no sabía dónde vivía pero me dejaba llevar, cruzamos el arco y caminamos rumbo al cementerio, un camino lleno de silencio y soledad, flanqueados por árboles y un poco oscuro debido a la poca iluminación artificial, solo un poco de luz de la luna que el tupido de los arboles dejaba pasar. Nos adentramos en la oscuridad sin temer a nada y entregados a nuestra conversación, se detuvo casi en el lugar donde habían plantado los árboles, frente a la piscina municipal y señalándome al lado contrario, me dijo que vivía a dos cuadras, me hizo entender que no quería que le acompañe hasta su casa, caminamos despacio y nos detuvimos en una esquina. Yo me recosté en una pared y pude ver una hermosa casa que tenía una chimenea y un enorme árbol de pino en el jardín, antes había pasado por ahí pero nunca le había prestado atención, ahora estaba frente a esa casa y podía ver los detalles de su hermosa arquitectura. Ella se ubicó frente a mí y gracias a los rayos de la luna llena que reinaba el cielo pude contemplar de más cerca su hermosura; su piel blanca, sus delgados labios color fucsia; su cabello negro azabache, largo y ondulado que a veces jugaba con el viento. Creo que muchas veces se daba cuenta que la observaba y avergonzada sacaba su cautivante mirada a otro lugar.

Nos olvidamos del tiempo y pasamos muchas horas conversando, tantas historias de ella y de las mías que nos contamos, tantas anécdotas como minutos que el tiempo contaba y no perdonaba. Ya era de madrugada y hacía frío; ella llevaba puesto una chompa y un chaleco. Entumida, tenía los brazos cruzados y de vez en cuando se frotaba sus antebrazos tratando de darse calor. Yo le ofrecí mi casaca y ella acepto, yo me sentía muy bien con su compañía y no quería que esto acabe, ella acepto mi casaca y asumí que tampoco quería irse, era un momento mágico que quería detener. En nuestra conversación le pedí para bailar, ella me dijo que no podía porque no tenía la vestimenta; le dije que no se preocupara, que solo necesitaba sus zapatos, que yo le daría lo demás, me dijo ¿Cómo? Le explique que mi mamá tenía varias vestimentas y le pediría prestado, ella acepto con dudas, me di cuenta y volví a preguntarle y me dijo que había otro problema, que pertenecía a una religión cristiana y que no aprobarían que baile, pero de todas maneras le preguntaría a su pastor. Yo feliz le hice un gesto de agradecimiento y ya cerca de las 3 de la madrugada me dijo que tenía que irse; antes nos pusimos de acuerdo para vernos a las 11 de la mañana en el mismo lugar donde estábamos, me acerque y le di un beso en la mejilla, pude sentir su piel fría; se sonrío, me devolvió mi casaca y nos despedimos, poco a poco se perdió en la oscuridad. Yo regrese por el mismo camino, lleno de alegría, esa madrugada me olvide de mis amigos que seguramente se encontraban en “El Pancho” o en otro lugar divirtiéndose como de costumbre. Yo me fui alegre a dormir y aunque no tenía sueño, esperaba ansioso que pronto amaneciera.

La mañana era radiante, el cielo era completamente azul con pocas nubes, los cantos de las aves alegraban el día y mi corazón latía cada vez más cuando me acercaba al lugar del encuentro. Pude verla que venía desde la otra cuadra, con la luz del día era más hermosa, a lo lejos me regaló una sonrisa y yo le recibí con un beso en su mejilla. Caminamos rumbo al cementerio comentando sobre la noche anterior y después me dijo que muy temprano había visitado a su Pastor para decirle que tenia deseos de bailar y quería su permiso, el Pastor le contesto que Dios ni la religión le prohibía bailar; con las enseñanzas que recibió, debería saber que actos debe prohibirse, y si estaba segura de no cometer ningún pecado, podía bailar. Yo la vi animada y ahora si estaba segura de bailar conmigo, yo me alegre mucho.

Ingresamos al cementerio y nos dimos tiempo para caminar por todos los rincones, estaba llena de soledad, tranquilidad y sosiego, ingresamos a uno de los pabellones viejos para ver las antiguas tumbas, el tiempo parecía detenerse y se sentía algo gélido. Sentí que ella se me acercó más, comprendí su miedo, porque cambió su manera de hablar, con un tono más bajo y con algo de temor. Pero no había mucho que decir, éramos solos los dos rodeados de soledad y de tumbas. En un momento dejamos de caminar para leer los nombres y las fechas de las placas de los nichos, mirábamos por todas partes y por ahí nuestras miradas se encontraron, nos quedamos prendidos de nuestras miradas sin decirnos nada. Sentí algo mágico al contemplar fijamente sus ojos, como si podía sentir su ser interior. Vi como sus pupilas cada vez brillaban más y me sentí atraído, me acerque de a poco hasta besarla. Ella, al sentir mis labios cerró sus ojos y se dejó llevar; yo también cerré mis ojos y nos entregamos al fuego de pasión que empezamos a encender.

Fue un beso largo y tierno, después no fue necesario palabra alguno, nos volvimos a mirar en silencio, sus pupilas brillaban aún más, nos regalamos una tierna sonrisa y sellamos nuestro sentimiento con un fuerte abrazo, no la solté y ella recostó su cabeza meciéndose en mi hombro, mi corazón latía más casi al ritmo de una tonada de carnaval que se escuchaba a lo lejos. No recuerdo cuanto tiempo estuvimos dentro de ese pabellón, pero salimos tomados de la mano y con la felicidad plena. Era hora del almuerzo y debíamos de regresar, la acompañé hasta su casa y quedamos para vernos al día siguiente.

En la tarde, busque la oportunidad para conversar con mi mamá y pedir prestado su vestimenta, al comienzo se negó aduciendo que se ensuciaría de barro porque llovía mucho, prometí cuidarlo y a las finales accedió, me dio a escoger y elegí el mejor que tenía. En la noche me encontré con mis amigos, lleno de felicidad les conté que ya tenía pareja para bailar, pero no les dije quién era.

Al día siguiente, por la mañana fui a su casa, por primera vez toque la puerta y pregunte por ella; salió un poco sorprendida, le dije que le traía la ropa y se alegró, me sonrió y me dijo que regresara por la tarde, que tenía que arreglarse, me despidió rápido, pero yo feliz. En la tarde, ya cambiado fui a recogerla, cuando salió se presentó reluciente con el atuendo típico de una jaujina, haciendo gala que la mujer jaujina es muy hermosa, me quede pasmado por un instante, reaccioné con una sonrisa y con palabras de halagos y nos fuimos al cortamonte. Esa tarde nos conocimos más, empezamos a coordinar nuestros movimientos, al comienzo algo burdo pero poco a poco fuimos refinando hasta llegar a dibujar alegres y carnavalescas coreografías con nuestros pasos al estilo jaujino y al ritmo de la banda de músicos. Las horas pasaban y cada vez eran más intensas el derroche de gala de las parejas, al igual que nuestro sentimiento que cada vez se estrechaban más, incluso cuando la banda de músicos dejaba de tocar, nosotros nos perdíamos entre la multitud de los bailantes sin soltarnos de la mano. Cuando la noche ya cubría la fiesta, nuestro amor relucía destellante, gracias a su hermosa mirada, a su cautivante sonrisa y a sus besos apasionados que le robaba de vez en cuando.

Fueron varias veces que bailamos en diferentes barrios, puedo decir que ese año fue la mayor cantidad de cortamontes que baile siempre con ella, incluso me pase del tiempo de mi estadía y vacaciones, pero no importaba, el amor que había encontrado me hacía olvidar todo, era feliz y era lo único que me interesaba. Nos volvimos inseparables, todos los días nos veíamos, y cuando no había cortamonte solíamos pasear por el parque o por el campo; y en las noches si no caminábamos por la plaza o por los jirones Grau y Junín, nos internábamos en un terreno lleno de árboles que había frente a su casa. Con la luna de testigo que nos daba un poco de luz y confundidos entre la oscuridad nos entregábamos a nuestras caricias, todo al natural y a veces algo prohibidas. Cuando llovía no huíamos de nuestro idilio, al contrario, muchas veces hasta sentí como las gotas recorrían su cuerpo y como desaparecía con el calor que nuestras caricias emanaba. Pero como todo acaba, la noche también y con ella nuestra nuestro fuego de amarnos y regresábamos a casa.

Pasaron semanas y ya habían terminado los carnavales, y un día le pregunte algo preocupado, ¿Cuándo viajas a Lima? Ella me respondió: viajo cuando tú regresas a Lima. Me sorprendió su respuesta, la mire a sus ojos y pude ver amor, me emocione, la bese y la abrasé con todo mi fuerza. Entonces no tenía caso quedarnos más en Jauja y decidimos regresar a Lima.

Cambiamos las mañanas tranquilas, nuestros hermosos paseos en las tardes por el campo, nuestras noches románticas y apasionadas, nuestras largas conversaciones y las veces que buscábamos alguna estrella fugaz del hermoso e inmenso cielo estrellado de Jauja por los días agitados de Lima. Nuestros encuentros ya no eran diarios sino a la semana, ya no había noches que podíamos estar juntos, solo en las tardes y un momento de conversación. Yo vivía por el centro de Lima y ella vivía en el distrito de San Juan de Miraflores. Solíamos encontrarnos los sábados al mediodía, paseábamos por Lima colonial o buscábamos un parque donde conversar y máximo a las 9 de la noche nos despedíamos. Y así nos citábamos cada semana, en el mismo lugar, a la misma hora. Era un pacto sentimental.

En una de nuestra cita, al momento de despedirnos, acordamos encontrarnos en el día de su cumpleaños, quería pasar conmigo y yo acepte encantado. Pero un día antes de nuestra cita acordado, me encontré con unos amigos del colegio y cuál sería la emoción que decidimos festejar nuestro reencuentro, uno de ellos propuso seguir tomando en su casa, ya que sus padres habían viajado a Jauja y estaba solo, aceptamos y armamos una reunión de amanecida. Todos nos quedamos a dormir en su casa y cuando desperté mire el reloj y de un salto me levante muy preocupado porque era las 11 y 30 de la mañana y debería estar al medio día en la Av. Alfonso Ugarte, estaba lejos y no llegaría a tiempo, en esa época no había celular para llamarla y decirle que me espere, solo me lave la cara rápidamente y salí presuroso a tomar cualquier movilidad. Llegué a las 12 y 15 de la tarde, fui corriendo al lugar donde siempre la esperaba, pero no la vi, camine rápidamente una cuadra mas pero no la encontré, regrese para ir hasta la otra cuadra y nada, no estaba, me desespere, no sabía qué hacer, regrese al lugar de nuestro encuentro y me quede esperando con la esperanza que llegaría. Mi espera fue en vano, caminé hacia la Av. Wilson por si acaso, mirando a todos lados tratando de encontrarla, regrese y me quede esperándola, ya el tiempo no me importaba, además no quería moverme de ahí, era el único lugar donde podía ubicarla. Pero después de varias horas, mire mi reloj y era las 5 de la tarde, me di por vencido y decidí retirarme, pero pensando en ella y maldiciendo el haberme reunido con mis amigos la noche anterior.

En los días siguientes pensé mucho en ella y buscaba la manera de ubicarla, pero solo quedaba esperar que se cumpla la semana y volver a la hora que siempre nos encontrábamos. Fui como de costumbre, pero no la encontré, espere hasta las 3 de la tarde y nunca llegó. La siguiente semana hice lo mismo, pero solo la espere una hora, tampoco llego. Me retiré triste y abatido, solo sabía que vivía en San Juan de Miraflores, pero como buscarla, es un distrito muy grande y no conocía. A Jauja no iría al menos en cinco meses que acababa el ciclo de la universidad y era mucho tiempo para mi sentimiento. La siguiente semana ya no fui.

El tiempo paso y no pude regresar a Jauja por mucho tiempo, poco a poco la herida de mi corazón se fue cerrando al punto de hacer otra vida. De volver a enamorarme de otra mujer, supongo y estoy seguro que ella también hizo lo mismo. Pero siempre hay momentos como ahora que me recuerdo; aunque entiendo que el amor acabó, pero entre nosotros nunca nos dijimos en persona que nuestra relación sentimental se daba por terminado. Algún día, no sé cuándo ni dónde, sé que me encontraré, ahí capaz tendré la oportunidad de explicarle lo que sucedió y también de terminar ese amor que el tiempo se encargó de curar y de cerrar un capítulo de mi vida.

Lo que en su momento fue algo hermoso e intenso, ahora solo es un hermoso recuerdo de un amor en carnaval y solo deseo que cuando la vuelva a encontrar que sea en carnavales y en Jauja.

Leer más...

21 de febrero de 2014

Tradicional Takanacuy entre Huertas y Huasquicha 2014.

El Takanacuy, que cumple una función social, ya que en él se resuelven conflictos y se controlan las enemistades; es una festividad que se realiza todo los años dando inicio a los carnavales en la provincia de Jauja. Este año, el viernes 28 de febrero los pobladores del anexo de Huasquicha, distrito de Pancan, turistas locales y feligreses se reúnen en la noche en la plaza para participar de las festividades en honor al Señor de Ánimas de Mayupata, patrón de Huasquicha, a ritmo de la Pachahuara y bebiendo los “calientitos” para contrarrestar el frio. Del mismo modo, también los pobladores del distrito de Huertas se reúnen en el barrio de Santa Ana.

El sábado en la madrugada se inicia el tradicional Takanacuy en las orillas del río Yacus, los comuneros de Huasquicha (Pancan) y Santa Ana (Huertas) se dirigen bailando a las orillas del rio Yacus con sus respectivas bandas de músicos y se encuentran frente a frente divididos por el rio. Al promediar las 04:00 de la madrugada, compiten y bailan hasta el amanecer en las frías aguas del río con mucho entusiasmo y al compás de la Pachahuara.

La Pachahuara (el amanecer de la tierra), danza que se remonta a la época de la esclavitud y que consta de dos partes; la primera es la “Pasión”, de tonada sentimental y compás muy lento que bien puede interpretarse como sufrimiento del negro y la segunda el “Pasacalle” de tono más alegre y más rápido que se puede entender como la liberación de la esclavitud.

Se resume en sufrimiento y alegría. Al trabajo de la esclavitud de los negros traídos por el “Caporal” para trabajar en Paucar y que fueron los primeros habitantes de Huasquicha y se complementa con la parte alegre cuando se proclama la abolición de la esclavitud en el Perú.

El Takanacuy en Jauja, una tradición que debemos preservar, difundir y participar.

Leer más...

19 de febrero de 2014

Bases del Concurso de Pasacalle y Carros Alegóricos – Jauja 2014

El presente documento norma las actividades del concurso de Pasacalle y Carros Alegóricos en la que participan los barrios de Jauja, las municipalidades distritales, instituciones organizadas y grupos independientes de la Provincia de Jauja a realizarse el domingo 2 de marzo del 2014, siendo la concentración en el Colegio San José de Jauja, a las 01:00 p.m. La presentación de los participantes será a partir de las 02:00 p.m. por las diversas calles de Jauja, según el recorrido programado, la ubicación será de acuerdo a la llegada de los participantes.

El concurso de dividirá en:
Concurso de Pasacalle; para el cual todos aquellos que desean participar podrán inscribirse con danzas o estampas de todo el país (se dará mayor puntuación a quienes representes danzas o estampas de la provincia de Jauja, de preferencia aquellas pocos conocidas, por ejemplo: Huanca danza, danza del Cóndor, Jergakumu, etc.) y también motivos libres que estén relacionados al carnaval, buscando originalidad, alegría y entusiasmo; siendo el mínimo de participantes 15 personas por grupo y las danzas o estampas no se deberán repetirse para la cual se considerará el orden de inscripción.

Concurso de Carros Alegóricos; para el cual el requisito son una reina, un conjunto de muliza y los acompañantes deberán disfrazarse de acorde a la temática del carro, la temática será libre.

Nota: Para el concurso de pasacalle asi como para el concurso de carros alegóricos cada delegación hará entrega de la descripción por escrito en una hoja de su representatividad artística, además deberá acompañar la musicalización de su representación en un CD.

I.              De la organización
El concurso de Pasacalle y Carros Alegóricos entre barrios, municipalidades distritales, instituciones organizadas y grupos independientes de la Provincia de Jauja, es organizada por la Municipalidad de Jauja y la Asociación Cultural Siglo XXI con el apoyo del Ministerio de Cultura.

II.            Bases Legales
Constitución Política del Perú
Decreto Ley del Instituto Nacional de Cultura
Decreto Ley de Participación Ciudadana

III.           Objetivo
Promover la identidad cultural de la Provincia de Jauja haciendo participe a la ciudadanía, barrios e instituciones para integrarla con el firme propósito de preservar nuestro patrimonio de carnavales mediante nuestras diversas costumbres que la conforman, para asi incentivar el turismo de nuestra localidad.

IV.          Fines
Reconocer e INSTITUCIONALIZAR la CALIXTRADA y a todo lo que ello engloba como Patrimonio Cultural de la Provincia.

V.            De los participantes
5.1 Podrán participar Municipalidades Distritales, barrios e instituciones organizadas (clubes deportivos, sociales, ligas, federaciones, congregaciones, hermandades, grupos juveniles, etc.)
5.2 Los participantes recorrerán las principales calles de Jauja el domingo 02 de marzo del 2014, según el recorrido diseñado, que se anexara al final.
 
VI.          De las inscripciones
6.1  Las inscripciones se realizarán en las oficinas de DESPE de la Municipalidad de Jauja, de 09:00 a.m. a 3:00 p.m. a partir del día 29 de enero de 2014, siendo el último día de inscripción el 28 de febrero del presente año.
6.2  El derecho a la inscripción será totalmente gratuita.

VII.         Del Jurado Calificador
7.1  El Jurado calificador será conformado por tres personas idóneas en evaluaciones de este tipo de eventos, seleccionados por las instituciones que realizan este evento.
7.2  El resultado que emita este Jurado Calificado será inapelable.

VIII.        De los criterios de calificación del concurso de Pasacalle y Carros Alegóricos – Jauja 2014.

La calificación se realizara durante el recorrido, se evaluara en base a los siguientes criterios:

Concurso de Pasacalle:
a)    Puntualidad
b)    Creatividad
c)    Originalidad
d)    Interacción con el publico
e)    Alegría y entusiasmo

Concurso de Carros Alegóricos:
a)    Puntualidad
b)    Reina del carro
c)    Marco musical
d)    Elaboración de la temática del carro
e)    Creatividad en la confección de los personajes
f)     Interacción con el publico
g)    Alegría y entusiasmo

IX.          De los premios
En el concurso de Pasacalle al primer, segundo y tercer lugar; para el concurso de carros alegóricos se premiará al mejor carro y también habrá un premio para el mejor disfraz.

1.   Concurso de Pasacalle
a)    Primer lugar: 1 Televisor LCD
b)    Segundo lugar: Un equipo de sonido
c)    Tercer lugar: Una impresora

2.    Concurso de Carros Alegóricos
a)    Primer lugar: S/. 700.00

3.    Mejor Disfraz
Premio Sorpresa

Leer más...

18 de febrero de 2014

31 de enero de 2014

La Tunantada en una edición especial de la revista CRONIKA

Se invita a todos los jaujinos y a los amantes de la tunantada a la presentación de la edición Nº 05 de la revista CRONIKA que tiene como edición de colección dedicado a la Tunantada.

La presentación se realizará el viernes 31 de enero a las 6:30 p.m. en el instituto Raúl Porras Barrenechea de la UNMSM, sito en la Calle Narciso de la Colina Nº 398, Miraflores.

El ingreso es LIBRE.

Leer más...

21 de enero de 2014

La Wankita "Carmín"

Por: Macko Leiva
Porque partiste primero
Porque recuerdo te tengo
En cada paso de los tunanteros
En cada traída y cortamontes...

Era de contextura gruesa y de un color cobrizo, como de aquellos que pintan su piel con el duro friaje de la puna. Tenía una mirada tranquila y una sonrisa cándida que desdibujaba su aspecto duro y su caminar pausado y pesado. Amante de nuestro folclore, juntos trajinamos muchos pueblos descubriendo nuevas costumbres, y cuantos pueblos nos conquistaron con sus costumbres. Era una enciclopedia abierta de las fechas de celebraciones en el valle de Jauja, si uno quería saber dónde había fiesta, acudíamos a él y nos despejaba de la duda. Cultor especial de las festividades del 20 de enero, esperaba con ansias cada año para bailar y disfrutar de la tunantada como si fuera la última vez. Como si sabría que en unos años más, bailaría en los corazones y recuerdos de cada uno de nosotros con quienes compartió su alegría.

Con tanta corpulencia era difícil aceptar que le gustaba bailar de Wanka, personaje que asumía cuando se ponía la careta de malla fina y su nombre cambiaba a “Carmín”, pero para la mayoría de nosotros, quienes le conocimos, era nuestro “Tesoro” porque acostumbraba a vestir lujosamente, siempre llevaba una pechera de vicuña con monedas de plata pura, prendedores y alhajas de oro. Por su vestimenta fina y costosa teníamos que cuidarla que no le roben mientras bailaba, a veces uno de mis amigos bailaba de Chuto pero siempre al lado de la wanka y los demás como espectadores mezclados entre el público. Así parecíamos “jatipacos” siguiendo por el alrededor de la plaza a la institución tunantera donde bailaba para cuidar su espalda y en cada “caipincruz” (descanso) éramos agasajados con cervezas para aplacar esa ávida sed propia de nuestra juventud.

Si nos perdíamos por algún motivo, nuestro punto de encuentro era en el toldo de la “Gata”, quien gozaba de nuestra confianza y nos daba crédito ilimitado en cervezas, pero solo para los amigos íntimos y gracias al aval de la wanka, porque en esa fecha aparecían muchos “hueleguisos” (quienes no son invitados) ansiosos de beber gratis. Siempre pedíamos una caja de cerveza y “Carmín” sentado junto a la “Pajita” ocultaban todas las cervezas dentro de sus fustanes y teníamos solo una botella circulando entre nosotros a fin de espantar a los “fiestas pacuj” (los que buscan fiestas). Nos entregábamos a las tonadas de las melodías tunanteras, a la picardía de los chutos, a la elegancia y encanto de las jaujinas, al sonido de las espuelas de los recios arrieros, a la nobleza y clase dominante de las cotunchas, al señorío que expresa los chapetones, al baile refinado y elegante de los indios, a la parodia de María Pichana y su viejo Pedro Chochoca, y de los demás personajes que danzaban delante de nuestro toldo y que nos hacían sentir la magia cultural de nuestra tunantada en su máxima expresión. Con alegría, con sentimiento, con lágrimas y con amigos de aquellos tiempos, amigos que compartimos tertulias y aventuras tunanteras, conversaciones y anécdotas que solo terminaban cuando la noche avanzaba y teníamos que dejar la plaza en busca de reposo.

Un día, ya de noche, a punto de retirarnos, la wanka, el chuto y yo decidimos comer un Picante de cuy. La wanka nos llevó en su casera quien nos recibió amablemente, era en uno de esos toldos que se instalan en las calles que dan acceso a la plaza. Nos sentamos en una banca con la wanka al medio de nosotros y dando las espaldas a la calle por donde transitaban muchas personas. Cada uno de nosotros con su plato, empezamos a disgustar sin mediar palabras y concentrados en nuestro paladar. Casi a mitad del potaje, el chuto agarra la pata del cuy y da un mordisco a su presa pero al no lograr arrancar un pedazo, empieza a jalar la pata sin soltar su presa, pero la piel del cuy era tan flexible que no cedía y se estiraba mas hasta que se rompió; el chuto se quedo con la pata en su mano y gran parte de la piel regreso a la presa que tenia mordida estrellándose en su cara; tanto fue el impacto que el chuto se fue de espalda y con ello también nos llevó a nosotros hacia atrás. Nuestro peso trato de equilibrar la fuerza contraria que hacia el chuto, pero sentados teníamos una posición inestable y el impulso del chuto fue superior a nuestra fuerza. Despacio, como en cámara lenta nos fuimos hacia atrás sin poder hacer nada, solo atinamos a sostener nuestros platos y poco a poco caímos de espaldas al suelo con los pies arribas y con restos de cuy encima nuestro.

Las personas que estaban comiendo en el toldo y las que pasaban por esa calle se ganaron con el espectáculo, dieron rienda suelta a su alegría con risas, carcajadas y burlas, especialmente por la wanka que yacía en el suelo de espalda con las piernas arriba. Yo que no llevaba vestimenta alguna, me sobrepuse rápidamente, ayude al chuto a ponerse de pie y luego los dos y con mucho esfuerzo levantamos a la wanka. Tratamos de limpiarnos, pero nuestras espaldas y parte del cuerpo estaban empapadas y llenas de barro por las lluvias que dejaban las calles mojadas y con barro.

Ante tanta burla y risas de las personas, solo optamos por acomodar nuestras ropas y limpiarnos lo que se podía. Nos abrazamos, siempre con la wanka al medio y decidimos marcharnos del lugar dejando atrás la alegría entre las personas y llevándonos nuestra vergüenza disimulada diciéndonos en voz baja: “ama cusuychu, ama cusuychu” (no hagas caso, no hagas caso), y poco a poco desaparecimos en medio de la penumbra de la noche.

Tres amigos: una wanka, un chuto y un espectador, personajes propios de la tunantada. Aunque ahora la wanka baila en una plaza infinito del cielo, porque una “traída de monte” le arrebató la vida mientras Jauja festejaba con alegría los carnavales; en ese momento, su partida ensombreció nuestras vidas por un tiempo. Aunque no esté presente este y cada 20 enero, pero mientras mi corazón palpita al ritmo de los acordes de los huaynos y al bailar de los tunanteros, en ese momento le recordaré con sentimiento y con lágrimas en mis ojos a esa wanka, a ese amigo que siempre estará conmigo en la plaza de Yauyos, como todos los demás tunanteros que tomaron la delantera y que ahora danzan con nosotros en una cuadrilla especial; la gran Institución Celestial de la Tunantada…
¡Pucacha, upiacushun, llushpipa llushpipa eterno amigo! (Pucacha, salud, cepillado cepillado eterno amigo).

Leer más...

10 de enero de 2014

Muy pronto Jauja – Yauyos se paralizará

Pronto los vientos se mezclaran con melodías melancólicas que llenaran el universo de Jauja - Yauyos, y esos tonos robaran muchas lágrimas mientras dibujamos con los pies nuestra costumbre heredada.

Emergerán diversidades de caretas, atuendos bordados de colores, movimientos elegantes y otros pícaros para representar la mofa a la clase social de la época colonial.

No solo es baile, es más que movimiento. Es expresión completa de danza y teatro andante, donde cada uno de sus actores convertidos en personajes por su careta dan rienda suelta a su arte y a la sátira. A través de sus gestos, a través de su lenguaje nativo y de sus sentimientos, porque detrás de sus caretas nadie les verá llorar, porque esta tradición es más que sentimiento, porque lloran de felicidad y también de pena; por ellos mismos y también en memoria de alguien.

Si esta vez me ves llorar; no, esta vez no es por un amor, sino porque estoy henchido de felicidad y sentimiento, porque mi corazón siente, porque mis pies danzan, porque mis manos se liberan y porque sé que muy pronto tendré que partir sin decirte adiós, porque es mejor así, porque sé que también regresare.


¡Bienvenida seas, su majestad!


Leer más...

7 de enero de 2014

Bajada de Reyes 2014 del equipo Sumate

Los padrinos de la Tradicional Bajada de Reyes invitan a participar de esta distinguida ceremonia a realizarse el 11 de enero de 2014, iniciándose con la sagrada Misa en honor al Niño Jesús en la parroquia Cristo Reconciliador ubicado en la calle El Carrizal Cdra. 2 Urb. Felicia, La Molina, a horas 6:00 p.m.

Luego, pasar a la reunión de confraternidad en el cual se desarrollará la ceremonia y ofrecimiento típico a las sagradas imágenes del Bienaventurado Pesebre; en la Av. Separadora Industrial No. 2079, Ate (altura de la cdra. 4 de la Av. La Molina).

Los padrinos agradecen su gentil asistencia.


Leer más...

2 de enero de 2014

La fiesta de la Huayligía en Paca - Jauja

La fiesta de Año Nuevo se realiza con la Huayligía en el distrito de Paca, del 1 al 5 de enero en honor al nacimiento del Niño Jesús, recordando así la venida de nuestro Salvador, para ello los devotos realizan a diario solemnes misas en la capilla de Paca. Muchos turistas arriban a esta gran fiesta y quedan encantados por el trato de su gente que por naturaleza es afable.

Las orquestas musicales de los diferentes barrios animan las danzas típicas como la tunantada y la huayligía, adornado por las picardías del famoso “chuto”, caracterizado por ser el personaje más pintoresco dentro del conjunto de bailantes.

El 3 de enero se baila la huayligía, fiesta clásica de adoración al Niño Jesús, en cada alborada se oye la melodía telúrica de las orquestas, lluvias y sonajas, mientras el pueblo y los turistas se vuelcan a la plaza para suspirar por la belleza de sus danzantes y la rosa encendida de sus mejillas. La Huayligía es una danza típica en que sólo bailan los solteros haciendo derroche de sus encantos, gracia y donaire, en cuyos ojos reflejan la devoción al niño Jesús. Para tal evento todos los barrios del distrito realizan una misa conmemorativa. Luego de la misa escogen a cuatro jóvenes para que puedan cargar el anda y llevarlo en procesión por todo el perímetro del parque acompañados de los demás huayligiantes entonando cánticos al compás de sus sonajas.

Después de la procesión, guardan el anda y comienza la danza de la huayligia haciendo figuras alrededor de la plaza principal. Quien lleva la delantera es una joven muy ágil que guía a todas las demás para desarrollar figuras como una serpiente, un aro y diferentes coreografías; para cuyo efecto sacan sus mantas o “ushcatas” para formar dichas figuras.

La joven huayligiante viste con elegancia un “centro” multicolor con cintas de terciopelo, monillo blanco, una manta, portando en la mano una sonaja y pañuelo de seda de color celeste, rojo y blanco. El atuendo de los “Chutos” es con una máscara, chaleco bordado, pantaloneta de color negro, medias de color fosforescente y ojotas o “shucuy”. Lo llamativo de su atuendo se encuentra en el sombrero o “tanra”, hecho con material de pergamino, con una terminación piramidal y pintada de colores.

Al mediodía son congratulados con un suculento y quien reemplaza este compromiso recibe “la truca”, plato típico acicalado con flores y las mejores bebidas. Para poder disfrutar de este plato sólo tiene que prometer que al próximo año recibirá a todos los socios en su casa con un almuerzo, costumbre que se viene cumpliendo desde muchos años atrás.

Cuando llega la tarde comienza el ritual del ofrecimiento al niño Jesús, se realiza en la puerta de la Iglesia con el acompañamiento de cinco orquestas, para las cuales se colocan mesas y sobre ella la corona del Señor de Animas de Paca.

La música empieza y todas las solteras salen a bailar acompañadas de los visitantes o turistas que ellas eligen y llevados a la mesa ceremonial, allí los bendicen con la corona de espinas de Tayta Paca, acto seguido le invitan la deliciosa chicha de jora para después ser devueltos al lugar donde se encontraban. Este rito se desarrolla durante toda la tarde.

El último día de la celebración al Niño Jesús se realiza con la pandillada, con mucha tristeza bailan incansablemente y al atardecer se realiza el cambio de la junta directiva cuya juramentación se lleva a cabo en la puerta de la iglesia.

El presidente cesante entrega el bando presidencial al electo por votación unánime, quien ante la multitud recibe alegremente el cargo, prometiendo cumplir y enfatizando que la costumbre como ley debe cumplirse, como se viene desarrollando desde sus ancestros. Con vivas aplausos y congratulaciones de todos los presentes bailan acompañados de los más melancólicos huaynos hasta las últimas consecuencias.

Leer más...

31 de diciembre de 2013

El corcovado

En tiempos de navidad y año nuevo en Jauja, hermosas damas vestidas elegantemente y con movimientos cadenciosos y ritmo ligero, y los varones cuya característica es dar saltos pequeños pero ágiles, acompañados de un canto de ¡cor! ¡cor! ¡cor!... y con melodías de una sola tonalidad, exceptuando durante la corrida de toros, que es un simulacro efectuados por los mismos personajes; los danzantes del Corcovado de diferentes distritos salen para festejar en homenaje al nacimiento del Niño Jesús y encandilan a los visitantes.

El corcovado o Uquish Cumo, danza neta de Jauja que se practica en algunos distritos del valle del Mantaro, es una tradición dejado por los españoles en la época de la conquista. Antiguamente, los participantes del Corcovado o Jorobado se ponían dos jorobas, una en el pecho y otra en la espalda pero fue cambiando este baile costumbrista dejando de lado la joroba.

Sobre su orígenes, una de las versiones es que en tiempos lejanos existieron unas aves llamados corcovados, en la cabeza llevaban una cresta grande en forma de penacho o peluca crecida de color rojo, se parecían a las gallinas pero encorvadas y que llegaban a las riberas del río Mantaro. Esta ave se extinguió hace milenios, tenían la característica de dar pequeños saltos cuando caminaban, acompañados de un ¡cor! ¡cor! ¡cor!, de donde provendría el Corcovado.

En Huertas, Julcan y Yauli llevan vestimenta formado por un pantalón de bayeta (tejido de lana) de color negro llamado Huatrila, una camisa de bayeta o chuleta de color blanco añil que se viste caído sobre el huatrila, un chaleco o pulóver de diferente color (verde, el puntero; amarrillo, el retaguardia; azul y rojo, los curcos a los costados), una máscara de badana de color blanco y cabello de lana de carnero, llama o alpaca de color natural, en el hombro llevan una alforja con pequeños animales disecados del lugar, unas medias de lana de color, zapatos de futbol (Chimpunes) y en la mano un bastón o látigo que se conoce como fuete o huacapincho, forman parte de una danza ancestral en nuestros tiempo.

Leer más...

30 de diciembre de 2013

Cierre de exposición de Edgardo Rivera Martínez

Hoy 30 de Diciembre a las 5.00 pm se clausura la Exposición "Edgardo Rivera Martínez: una literatura andina de amarus, unicornios y ángeles", que inauguraron la muestra en Jauja el 05 de Octubre. Han pasado 87 días en el transcurso del tiempo en que el nombre de Edgardo ha estado en lo más alto de la cultura, diversas entrevistas en revistas y periódicos prueban lo descrito, llegando a su máxima expresión cuando ganó el Premio Nacional de Cultura 2013, este premio y otras razones más hicieron que la muestra se prolongue hasta el día de hoy.

Edgardo tiene el interés vivo que su obra sea conocida en el mundo pero principalmente por sus paisanos jaujinos, es así que la Asociación Xauxa Tiempo y Camino se motiva para poner en venta con precios reducidos dos de sus libros: "País de Jauja" y "Cuentos del Ande y la neblina"; hoy pueden adquirirlos y además te obsequiaran un llavero artístico de un chuto, cortesía de la Asociación Xauxa Tiempo y Camino.

Esperamos a la población jaujina en el local de la Beneficencia Pública de Jauja y cerrar el homenaje a nuestro emblema cultural. Nos despedimos con la frase que Edgardo pronunció al final del homenaje: ¡Que Viva Jauja!

Leer más...

24 de diciembre de 2013

18 de diciembre de 2013

Jauja y el Cóndor Pasa…, a propósito de sus 100 años

El 19 de diciembre se cumplirá un siglo del estreno del tema peruano de mayor renombre, El cóndor pasa..., del cual se han hecho más de 4.000 versiones en todos los géneros y es considerada la composición que mejor representa la identidad nacional.

El cóndor pasa… es una zarzuela cuya música fue realizada por el compositor peruano Daniel Alomía Robles en 1913 y cuya letra es obra de Julio de La Paz (seudónimo del dramaturgo limeño Julio Baudouin y Paz). Fue registrada legalmente en 1933.

Se estrenó en el teatro Mazzi, ubicado en la Plaza Italia, en Lima. Dada la acogida de la pieza musical, fue retomada por grupos e intérpretes de música popular andina.
Esta zarzuela incluye la famosa canción homónima basada en la música tradicional andina del Perú, donde fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación en el año 2004.
La zarzuela transcurre en un asentamiento minero Yapaq de Cerro de Pasco y constituye una obra de denuncia social. Es la tragedia del enfrentamiento de dos razas: la sajona y la indígena. La explotación de Mr. King, dueño de la mina, llega hasta la venganza de Higinio, que lo asesina. Pero, sustituyéndolo, llega Mr. Cup y habrá que luchar nuevamente. El cóndor que vuela en las alturas, es el símbolo de la deseada libertad.

La melodía epónima aparece al final de la obra. Es una cachua (danza similar al huayno), y los primeros compases de la melodía se basan en la canción de amor tradicional Huk urpichatam uywakarkani, originaria de Jauja, y escrita en quechua.

"El cóndor pasa... tiene mestizajes, semitonos, que en la música tradicional no se utilizan", explica el musicólogo Luis Salazar Mejía. "Lo mismo sucede con El himno al Sol (melodía inca basada en versiones oídas a indígenas en Jauja, Junín, y Huamalíes, Huánuco) y Amanecer andino, sus otras obras más significativas. Pero el sueño del compositor siempre fue poner su ópera incaica, con música pentatónica, Illacori. La conquista de Quito por Huayna Cápac".

Fueron 20 años de su vida que Alomía Robles dedicó a recopilar la música tradicional. Le ayudó hablar quechua. Trabajó en Huacho, Jauja, Tarma, Cusco y en el distrito de Barranco.

En el 2004 El cóndor pasa... y todas las obras musicales de Alomía Robles fueron declarados Patrimonio Cultural de la Nación en Perú.

Leer más...

13 de diciembre de 2013

El Chaski inicio caminata de 260 kilómetros entre Jauja y Pachacámac

Felipe Varela Travesí, conocido como el Chaski, inició ayer una caminata de 260 kilómetros, desde el distrito de Sausa, provincia de Jauja, región Junín, hasta el distrito de Pachacámac, al sur de Lima. En su ruta atravesará varios pueblos de la zona andina y costa central del país.

En horas de la mañana, Felipe Varela y Pedro La Rosa, un guía de Jauja e investigador del Caminos Inca, partieron del distrito de Sausa para emprender una ruta que se realizará por primera vez.

Previo a su partida, el Chaski y su acompañante, fueron recibidos por las autoridades de este distrito y les entregaron algunas ofrendas que serán llevadas en peregrinación y entregadas en Pachacámac el día 21 de diciembre, después de diez días de larga caminata, coincidiendo con el solsticio de verano.

Varela Travesí informó que durante el recorrido atravesarán diversas zonas geográficas, subiendo hasta los 5,000 metros sobre el nivel del mar para luego descender a poblados de la costa.

“Vamos a tratar de revalorar los caminos pedestres del Perú, esa red caminera que sigue uniendo a los pueblos y sobre todo para celebrar nuestro Qhapac Raymi”, expresó.

Se espera que jóvenes jaujinos y de las poblaciones locales, que se estarán integrando a la peregrinación, se sumen al paso de los caminantes, toda vez que se realizó la convocatoria y se inscribieron montañistas de diferentes regiones del Perú.

Esta ruta ancestral, ideal para el desarrollo de caminatas y 'trekking' de montaña, se propone como un Corredor Ecoturistico–Comunitario que articule la sierra central del Perú con las provincias altoandinas de la región Lima.
Fuente: Agencia Andina

Leer más...