.

.

.

Jauja, donde pagan a los hombres por dormir, fustigan a los hombres que insisten en trabajar, los árboles son de tocino y sus hojas de pan de fino. Las calles están adoquinadas con yemas de huevo y lonjas de tocino, asadas y fritas...

14 de marzo de 2017

Cortamonte en honor al Santísimo “Tayta Huakllas El Castigador”

(…) Pero yo pienso que una Cruz no está puesto por gusto en ese lugar, entonces la gente, también la gente ya se olvidó, entonces ahí viene el castigo, yo pienso que para que las lluvias retornen toda la gente, todo el pueblo tiene que ir a orar a las cruces de espinas. Los del Barrio de Huacllas se habían comprometido en construir su capilla en ese lugar y por no cumplir, se vino esa desgracia ese año (…)

Padrinos del ancestral cortamonte del Barrio Mutualista Huakllas, tienen el placer de invitar a Ud. y familia a la fiesta de carnavales en honor al Santísimo “Tayta Huakllas El Castigador”, que se llevará a cabo los días jueves 16 y sábado 18 de marzo de acuerdo al programa adjunto.


Leer más...

1 de marzo de 2017

No solo de tunantada vive un jaujino, también de cortamonte

El carnaval jaujino se manifiesta a través de los cortamontes que se realizan en cada barrio y comprende la “traída” y el “tumbamonte”. Autentica y peculiar expresión cultural por medio de una danza, elaborada artísticamente con una demostración de garbo y elegancia que en cada paso realizan las parejas, y que no es fácil ejecutarla perfectamente.

Aún recuerdo, las primeras veces, cuando asistía a los cortamontes para ver a las parejas que se diferenciaban por su baile refinado. De noche, cuando los árboles habían caído, los nuevos padrinos dejaban la plazuela del barrio y encabezaban la pandilla hacia la plaza de armas, ingresando triunfalmente y “guapeando” por el jirón Junín o Grau, formando una inmensa pandilla de varias cuadras. Las parejas vestidas típicamente se mezclaban con las que vestían de civil.

El público en general que contagiados por el frenesí, dejaban de ser espectadores y se animaban a bailar. Era fiesta de carnaval y a esa hora estaba permitido que las parejas participen en la pandilla sin vestir el traje típico jaujino.

Los nuevos padrinos, junto a sus familiares y amigos, al llegar a la plaza de armas, se dirigían al “Casino de Jauja” para ser homenajeado por su antecesor y la fiesta seguía con algún grupo tropical.

Una noche, cuando observaba a los bailantes del Barrio de Huarancayo que se dirigían a la plaza de armas, una vecina, me propuso hacer “bollitos”, no sabía lo que me proponía, pero al explicarme, comprendí que era una invitación a bailar. La denominación de hacer “bollitos” era la costumbre de bailar sin disfraz, siguiendo a la pandilla hacia la plaza de armas.

Como muchos, practique mis primeros pasos con los “bollitos”, asimilando poco a poco hasta tener confianza y destreza. Después vendría la primera vez que bailaría con una hermosa jaujina. Fue en el barrio de La Libertad. Con temor ingresé al ruedo, sentía que todas las miradas de los espectadores eran para mí, no me quedo más que bailar cerca a los árboles y cubierto por las demás parejas que si mostraban con naturalidad su destreza dancística. La experiencia fue hermosa y me motivó a seguir bailando, la segunda vez fue con más seguridad y así de a poco a poco llegué a tener la confianza de los antiguos y expertos danzantes. Hasta llegar a dibujar con los pies y expresar con los movimientos del cuerpo, el garbo y la elegancia del carnaval jaujino. La posición de bailar al fondo, pasó a la parte exterior del ruedo, cercano a los espectadores. Sentí toda la emoción que produce nuestra tradición carnavalesca mediante la danza. En cada paso que daba me encantaba el arte de llevar a mi pareja e intercambiar miradas y sonrisas cómplices. Tantas historias vividas. Tantas historias por recordar y por contar.

A esa temprana edad no tenía terno y no quedaba otra que pedir prestado a mi padre. Yo era un poco más alto que él y tenía que bajar la basta del pantalón, Aunque no era mi talla pasaba desapercibido, mejor si bailaba en el barrio de Huarancayo, porque el poncho ayudaba a cubrir el terno. Hasta que un amigo, que en esos tiempos no bailaba muy seguido, me presto su terno que si era de mi medida, porque teníamos la misma estatura. Ese año bailé en casi todos los barrios de Jauja, como pronosticando mi despedida de varios años. Al devolver el terno, fue como dar la posta a mi amigo, como si el terno se hubiera convertido en un “terno bailarín”, le cambio su actitud de no bailar y ahora, hasta el día de hoy, sigue bailando los cortamontes.

Pasaron los años, baile en muchos barrios. Tuve la oportunidad de regresar varias veces y disfrutar de nuestra hermosa tradición. Algunos años no pude, como algunos jaujinos que no tienen la oportunidad de regresar por varios motivos. Esas veces que no regrese, solo quedo contentarme con los hermosos recuerdos que guardaba y que afloraban al ver una foto, un vídeo, alguna noticia o algún motivo relacionado al carnaval de nuestra tierra, nuestros cortamontes. Solo quedaba hacer la promesa de regresar nuevamente.

Hasta una próxima historia de Jauja…

Leer más...

19 de febrero de 2017

El Chuicash Majay, el juego ancestral del carnaval de Paca - Jauja

Es un juego ancestral que se realiza en los carnavales en Paca, es de origen español denominada “Chueca” y fue divulgada su práctica entre los indígenas del Perú. Fue implantado en Paca probablemente cuando llegaron al pueblo con motivo de la explotación de las minas de plata en la parte alta de Jayat. Los lugareños se ingeniaron para darle características propias al juego, inclusive dejaron de llamarla “Chuecash” y le pusieron “Chuicash”

El día viernes de carnaval, en la tarde, cuando la fiesta se encuentra en todo su esplendor, al son de las notas musicales de la Pachahuara y cuando están degustando la comida del Señor, el “Puchero”, es cuando se da inicio al juego en el perímetro de la plaza.

Consiste en jugar con un palo curvado en uno de sus extremos y una bola de tronco macizo que pesa entre 10 a 14 kilos. Los jugadores son personas mayores y labriegos de Paca que tienen destreza y fuerza en los brazos, pues el juego es bastante rudo. La indumentaria que llevan son las que visten un labrador de campo o “chacarero”, se complementa con un sombrero de lana, generalmente ajado, luego calzan unos zapatos fuertes y resistentes para el trajín que habrán que desplegar.

Conforman dos equipos; los que pertenecen al barrio de arriba (los de “Tarma”) y los del barrio abajo (los de “Jauja”). Antes de iniciarse el partido, se congregan frente a la Iglesia, la pelota se pone al medio de ellos y un árbitro da la señal de partida. El juego consiste en arrastrar la pelota con sus palos curvados, tratando de hacer llegar la pelota a la bocacalle que da hacia su barrio, como la pelota no es una esfera uniforme, a veces avanza como también retrocede, haciendo laborioso trasladar la pelota y llegar a la meta. El equipo que logra hacer llegar a la bocacalle es el ganador.

Este juego tiene una simbología en el labrado de la tierra, por cuanto el esfuerzo que realizan significa que han dedicado sus esfuerzos en una “faena” a favor del Señor de Paca o sea han cultivado sus chacras sembradas de “culao”, de maíz y habas, pues coincidentemente es la época de cultivar los sembríos en Paca. Por lo que tiene un significado mágico-laborioso el juego denominado “Chuicash Majay” y que se realiza en la fiesta de la Mayordomía.

Hasta una próxima historia de Jauja…

Leer más...

18 de febrero de 2017

Mayordomía del Señor Ánimas de Paca - Jauja

Lunes 20 de febrero
- Lavado de mote en el río Mayupata (Alameda del distrito).

Martes 21 de febrero
- Partida a la ciudad de Jauja para la tradicional elaboración del pan “Jalay”.

Jueves 23 de febrero
- Recepción de los cabos velas para la tradicional labranza de la cera por los “competeros”
- Víspera de comadres.

Viernes 24 de febrero
- Tradicional primer día de traslado de las “pailas” de comida desde la casa del mayordomo hasta el atrio del templo.
- Primer día de degustación del riquísimo puchero, locro, patasca, el tradicional pan “Jalay” y la rica chicha de jora, en honor al Señor Ánimas de Paca, y con el público en general.
- Inicio del tradicional juego del “Chuicash”.
- Primera entrega de las ceras a las autoridades a cargo de los mayordomos.
- Gran Pandillada general con la tonada de la Pachahuara.

Sábado 25 de febrero
- Misa general en devoción al Señor de Paca con la presencia de los mayordomos.
- Tradicional segundo día de traslado de las “pailas” de comida desde la casa de los mayordomos hasta el atrio del templo.
- Segundo día de degustación del riquísimo puchero, locro, patasca, el tradicional pan “Jalay” y la rica chicha de jora, en honor al Señor Ánimas de Paca, y con el público en general.
- Segundo día de entrega de las ceras a las autoridades a cargo de los mayordomos.
- Sucesión del cargo de los mayordomos.

Hasta una próxima historia de Jauja…

Leer más...

15 de febrero de 2017

Calendario del carnaval jaujino 2017*

*Para mayor información y veracidad, confirmar con las tarjetas de invitación de cada Barrio.

Sábado, 25 de febrero
- Traída del Barrio La Salud

Domingo, 26 de febrero
- Tradicional Velay Cruz en Honor a la milagrosa cruz del Señor de Huarancayo

Lunes, 27 de febrero
- Primer día de Traída del Barrio Huarancayo
- Cortamonte del Barrio La Salud

Martes, 28 de febrero
- Primer día de Traída del Barrio La Libertad
- Segundo día de Traída del Barrio Huarancayo

Miércoles, 01 de marzo
- Primer día de Cortamonte del Barrio Huarancayo

Jueves, 02 de marzo
- Traída del Barrio La Samaritana
- Traída del Barrio Ricardo Palma
- Segundo día de Cortamonte del Barrio Huarancayo

Viernes, 03 de marzo
- Primer día de Cortamonte del Barrio La Libertad
- Monte Velay en Honor a la Santísima Cruz Señor de La Samaritana

Sábado, 04 de marzo
- Segundo día de Traída del Barrio La Libertad
- Cortamonte del Barrio La Samaritana
- Cortamonte del Barrio Ricardo Palma

Lunes, 06 de marzo
- Tradicional Monte Velay en Honor al Señor de la Cruz de La Libertad

Martes, 07 de marzo
- Segundo día del Cortamonte del Barrio La Libertad

Jueves, 09 de marzo
- Traída del Barrio San Antonio
- Traída del Barrio Cruz de Espinas
- Primer día de Traída del Barrio El Porvenir

Viernes, 10 de marzo
- Segundo día de Traída del Barrio El Porvenir

Sábado, 11 de marzo
- Primer día de Cortamonte del Barrio El Porvenir
- Cortamonte del Barrio San Antonio
- Cortamonte del Barrio Cruz de Espinas

Domingo, 12 de marzo
Segundo día de Cortamonte del Barrio El Porvenir

Jueves, 16 de marzo
- Traída del Barrio Huacllas

Sábado, 18 de marzo
- Traída del Barrio Moto Vivanco
- Cortamonte del Barrio Huacllas

Lunes, 20 de marzo
- Cortamonte del Barrio Motto Vivanco

Viernes, 24 de marzo
- Traída del Barrio San Lorenzo

Sábado, 25 de marzo
- Cortamonte del Barrio San Lorenzo

Leer más...

11 de febrero de 2017

Fiesta del agua en honor al Señor Animas de Mayupata 2017

¿Cruzar un río una y otra vez, a las cuatro de la madrugada y en época de invierno, que se encuentra en la sierra central, a unos 3,370 msnm? Muchos dirán que es una locura. Igual yo pensaba. Pero no es así, si vives esta experiencia ancestral, mágica y religioso que solo se da en Jauja.

Te dejarás envolver por la magia de un nuevo amanecer, escuchando las melodías de las bandas de músicos, la alegría de los pobladores y el sonido de las corrientes del río. Bailando, cruzando una y otra vez, jugando con el agua; hará que no sientas frío para nada, solo éxtasis. Es una experiencia que no se puede explicar al detalle las emociones que se siente, y solo comprenderás, cuando lo vives en carne propia.

Este viernes 24 de febrero, en la plaza, al lado de la capilla, que data de 1786 y construido con adobe de tierra rojiza, techo de teja roja a dos aguas, de estilo colonial, con una sola torre donde se encuentra el campanario y a ambos lados de la puerta se muestran dos cruces de madera, se reunirán los pobladores del anexo de Huasquicha, distrito de Pancan, turistas locales y feligreses para participar de las festividades en honor al Señor de Ánimas de Mayupata, patrón de Huasquicha. Los pobladores se congregan y bailan a ritmo de la Pachahuara, bebiendo los “calientitos” para contrarrestar el frío. Del mismo modo, en el distrito de Huertas se reunirán en el barrio de Santa Ana, ambos pueblos, para participar en el tradicional “encuentro” en el río, que se realizará en la madrugada.

El sábado en la madrugada, se inicia el tradicional encuentro (tinkunakuy) en las orillas del Yacumayu (río Yacus); los comuneros, pobladores e invitados de Huasquicha (Pancan), y Santa Ana (Huertas) se dirigen bailando a las orillas del río Yacus con sus respectivas bandas de músicos, y se encuentran frente a frente, divididos por el río. Al promediar a las cuatro de la madrugada, bailan y compiten en armonía cruzando el río una y otra vez hasta el amanecer, desafiando las corrientes y baja temperatura de las aguas del río. Con mucha algarabía se da inicio a la fiesta del carnaval, a la fiesta del agua, y al compás de la “Pachahuara” (el amanecer de la tierra), que es una danza que se remonta a la época de la esclavitud y que consta de dos partes; la primera es la “Pasión”, de tonada sentimental y compás muy lento que bien puede interpretarse como sufrimiento del negro y la segunda, el “Pasacalle” de tono más alegre y más rápido que se puede entender como la liberación de la esclavitud. Las dos bandas de músicos de cada pueblo tocan sin parar frente a frente en la ribera del rio hasta el amanecer, la banda de músicos que deja de tocar por cansancio, pierde y la otra banda de músicos le toca la marcha fúnebre sellando su triunfo y dando por finalizado en encuentro en el río Yacus.

El Tinkunakuy, cumple una función social de armonía, es el tradicional encuentro entre dos pueblos coyunturalmente antagónicos. Es un rito ancestral, mágico y religioso que rinde culto al agua y la fe al Señor de Animas de Mayupata y que se realiza a los pies de la cola del Amaru, en el lugar llamado Paucar – Pariaj (Huasquicha y Huertas).

El Tinkunakuy en Jauja, una tradición que da inicio a los carnavales en la provincia de Jauja y que debemos preservar, participar y difundir.


Hasta una próxima historia de Jauja…

Leer más...

Carlos Camino, chef jaujino que ostenta una estrella Michelin

Nació, creció en Jauja, se especializó en Francia y en el 2013 abrió en Lyon el restaurante franco-peruano “Miraflores”, incluido en la nueva edición de la guía turística.

Una vez más, el Perú se enorgullece por una de sus mayores cosechas: nuestra gastronomía. Luego de casi cuatro años, otro compatriota ostenta una valiosa “estrella Michelin”, la cual designa que “un restaurante es muy bueno en su categoría” tras ser evaluado por la calidad, creatividad y el esmero de sus platos.

El autor del nuevo reconocimiento es Carlos Camino y “Miraflores”, su restaurante franco-peruano ubicado en Lyon (Francia).

Bajo el lema “Mi cocina es como yo, apasionado a la libertad y sin concesión”, el chef que se acerca a la cuarta década, logró que su local sea una de las 70 inclusiones de restaurantes con estrellas de la Guía Michelin Francia 2017, de un total de 616.

Al enterarse de la mención, Carlos –perfil bajo como se mantiene en el mundo culinario–, solo publicó en sus redes sociales una foto de la ceremonia, y las felicitaciones no tardaron en llegar.

El espacio franco-peruano
En agosto del 2013, en la angosta calle Garibaldi ubicada en Lyon, Camino abrió las puertas de “Miraflores” con un único propósito: cautivar a sus comensales.

“Mi universo se compone de productos de mi infancia y tradiciones de mi país, y me gusta sorprender a la gente con nuevos sabores, salir de los códigos establecidos”, declaró al portal “Los sombreros blancos del mundo”.

La peculiaridad de sus platos y fusiones rápidamente capturaron la atención de los críticos culinarios de Michelin.

Por ello, este año hicieron esta referencia sobre él: “El joven chef lleva a sus comensales a un viaje encantador culinario franco-peruano con productos orgánicos, como el camu camu o el huacatay”. Los críticos aclararon que si el cliente no conoce los productos, puede encontrar un glosario con todos los términos al final de la carta.

Delicias nacionales
Hoy, entre sus especialidades destaca el infaltable cebiche, el risotto de quinua y la codorniz con cerveza malta, además de cuatro menús de degustación a los que llama Cusco, Nazca, Lima y Temporada de otoño, que incluyen alimentos peruanos y orgánicos.

Los precios varían entre los US$ 51 y US$ 96. Y por unos US$ 37 adicionales se puede acceder a una degustación de copas de vinos.

Chef con raíces peruanas
Carlos Camino pasó su infancia entre Lima y Jauja. Y, a diferencia de otros chefs, no aprendió a cocinar por pasión, sino por necesidad.

“Cuando era joven, no teníamos mucho dinero. Y cuando mi mamá y mi hermana iban a trabajar, yo tenía que cocinar, así que seguía las instrucciones de mi madre. Empecé a hacerlo entre los 4 y 6 años”.

Al terminar el colegio, Carlos estudió Hotelería en Lima, pero tenía hambre de más. Y tras seis años de intenso trabajo en la capital, en el 2003 viajó a Francia y al poco tiempo empezó a especializarse en una escuela de Lyon.

“Tenía el objetivo de profundizar el conocimiento de la lengua francesa y dominar los engranajes de las instituciones, teniendo en la mira la apertura de un propio establecimiento”, comenta en la web de “Miraflores”.

Tras la obtención de un diploma, hace casi cuatro años, Camino cumplió el sueño del restaurante propio.

Desde entonces prometió: “intentar modificar la mirada que los clientes tienen sobre mi país de origen y de la gastronomía francesa. Una cocina puede ser condimentada o delicada, llevar la impronta de la tradición y de la modernidad, puede ser de influencia extranjera y ser distinguida”. Hoy lo está cumpliendo.
Fuente: Diario Gestión

Hasta una próxima historia de Jauja…

Leer más...

19 de enero de 2017

Chuto nuevo, huatrila nuevo. El bautizo

El bautizo del joven chuto se realizaba en la casa de su abuelo, hogar de un viejo tunantero que había colgado su huatrila, dejando para la posteridad paginas inigualables del arte “chuteril”, de las que tendrían que beber los nuevos chutos, sobre todo su nieto, pues era heredero directo da tan connotado personaje. “Chuto nuevo, huatrila nuevo”, reza la costumbre. Por ello el bautizo.

La orquesta descansaba en el patio solariego y una multitud colorida de disfrazados departía y, entre ellos, unos jugosos chutos de quitarse el sombrero: Alejandro “Huayhuar” Artica, el gran maestro del quechua Xauxa y Lorenzo “Llullito” Mucha López, doctores en la creación de músicas y letras maravillosas; Alberto “Beto” Suárez Marticorena, el chuto que jamás dejó de lado su alegría; José “Pepe” Martínez Martínez, el hombre de la elegancia francesa; Juan “Laberinto” Suárez, dueño de una personalidad envidiable; Rodolfo “Achcar” Cordero Martínez, el maravilloso encandilador de historias; Amadeo “Pupo” Abregú, rey del palo trino; Pepe “Loco” Mandujano, narrador de un qechua fascinante; Óscar “Ocacho” Bravo Solís, un chuto titiritero como no habrá otro; Edilberto “Ebico” Balvín Povis, eximio bailarín y otros inolvidables caballeros del reino de los chutos.

En la espaciosa sala se encontraba el abuelo, enseñándole al nieto las picardías, pues la parte dancística ya la llevaba en la sangre. “Cachalunqui”, nombre de fiesta adoptado por el nieto, se había calzado las botas trabajadas en Julcán, el pantalón de su huatrila de la más fina y escogida bayeta; la blanca camisa, almidonada; el chaleco bien bordado; pañuelos de fina seda: blanco para la espalda y de colores para la cabeza; las mangas de elegante lana de vicuña; uishcata con los colores del arco iris; careta y tongo “inglés” con cintas de colores; el cacho para llevar vino; el foete, el hualqui, el charango y otras minuciosidades que el chuto debe llevar consigo para la admiración de la gente; la pipa, la singular manguerita para la rubia cerveza; la onda, y por último, el huacapincho con cabezal de plata.

Emocionado, el joven chuto realizó algunos requiebros para la aprobación o desaprobación del abuelo y, ni bien terminó la exhibición, se acercó al venerable y lo abrazó fuerte en medio de lágrimas, y le entregó un almanaque de bolsillo con la figura de una mujer exuberante para la parte frontal de su tongo y le dijo: “Hasta aquí todo está huajaypa, Cachalunquito. Cuida tu careta, tongo, charango, y huacapincho, que es lo más apetecido por los amigos de lo ajeno. No olvides que tienes que regresar y descansar, son cinco días de fiesta; bebe con límites y, si te mareas, danza con el corazón para que botes el alcohol. Al final de la fiesta, tu dedo pulgar y el índice deben de guardar el sabor de la cerveza bebida; tus dedos, índice y medio, el olor penetrante del cigarro; tus dedos, meñique y anular, el sabor del cuero de tu huacapincho”.

El nieto Cachalunqui, una vez que había tomado nota de los consejos, reparó que el abuelo había dejado de nombrar dos dedos, pues todo tenían una función en la danza, y le pregunto solícito, mostrándole los dedos pulgar y medio: “¿Y estos, abuelos?”.

El espacio retumbó en notas musicales, el violín hizo el primer llamado para la danza; el arpa contestó con su bordoneo del alma; clarinetes y saxofones, al unísono, dieron paso a la cadencia del corazón y, entonces, el abuelo, con los brazos extendidos, le dijo: “¡Medio y pulgar, hijo mío, deben volver llenos de ese aroma a retamas de una wanka hermosa, de ojos negros, como el pecado mortal!”.
Fuente: El valor del Chuto en la danza la Tunantada de Jauja, Yauyos 2014
Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle

Leer más...

16 de enero de 2017

El padre de la Tunantada: Tiburcio Mallaupoma

El padre de la tunantada, ese es mi papa. Aunque murió hace 36 años, su presencia se ha hecho eterna. Más aún hoy, cuando jauja danza y la gente es feliz por toda la herencia histórica, construida por mujeres y hombres enamorados de su tierra; prolíficos artistas, sensibles y maravillosos como Tiburcio Mallaupoma Cuyubamba, mi padre.

De la unión de Hermenegildo Mallaupoma y Ana Cuyubamba, nació mi padre, el 11 de agosto de 1907, en el anexo de Iple, Parco. Pasaron solo 5 años para que mi abuelo lo dejara huérfano y en total pobreza junto a Obispo, su hermano mayor. Este adquirió un violín que desde un inicio llamo la atención de mi padre. Tenía apenas 6 años cuando quedó fascinado por el instrumento. Un día el tío Obispo lo pilló jugando con el violín. Otro día, cuando el tío iba a viajar, decidió colgar el violín en lo más alto de la casa, pero todo fue en vano: mi padre desplegó una frazada atada a cuatro estacas e hizo caer el instrumento, pero el hermano lo sorprendió una vez más.

- Ya puedo tocar este violín – dijo Tiburcio, temeroso.
- A ver – desafió Obispo.

El violín desapareció a los pocos días y Tiburcio no lo volvió a ver nunca más. Mi padre habría adquirido entonces el deseo de tener su propio violín.

A los 7 u 8 años, en enero, mi padre partió a Jauja, a pie, para vender huevos en su quipecito. Al llegar a Yauyos fue sorprendido por una orquesta de músicos. Ahí estaba el violinista Villarruel de Huaripampa. Al verlo humilde y desalineado, los músicos se burlaron y lo empujaron, provocando que los huevos se rompieran.

Visitando a su abuelo Aurelio, en Paccha, encontró un violín abandonado en la casa y sin cuerdas. Mi padre tendría unos 10 años y vio en aquella visita la posibilidad de armar su propio violín. Su abuelo le pidió cinco soles, un monto elevado para mi padre, pero ahí estaba la oportunidad. Su madre aceptó otorgándole 2 soles y 50 centavos. Apareció entonces Virgilio, el otro hermano, mi tío, que trabajaba en la mina. Mi tío Virgilio colaboró con la restante y el violín, por fin, yacía en las manos de quien más adelante llegaría a ser el padre de la tunantada.

Él mismo contaba que se pasó la noche instalando sus dos primeras cuerdas que provenían de una guitarra. Las otras dos cuerdas graves fueron adaptadas con tripas de carnero. El arco se construyó con un palo de "milo". Quince días después, don Germán de la Cruz, natural de Pachascucho, se convierte en su primer maestro. Le enseña a afinar y le vende un arco usadito.


A los 3 meses nomás, Tiburcio ya tocaba de oído algunas canciones conocidas en La menor. Sorprendentemente es solicitado para una herranza en Ipas en temporada de carnavales. Muy alegres, los asistentes exigen al joven músico tocar el huaino llamado Verde monillo. Pero Tiburcio tenía pocos temas en el reportorio. Por poquito y lo botan. Felizmente recibió el pago prometido: un cordero negro con cachos. Y así poco a poco lo pidieron en zafacasas, matrimonios, cumpleaños, bautizos.

Tenía 13 años cuando recurre al maestro Felipe León, en Yauyos; luego al profesor Roberto Caro, director de la banda del colegio San José. Por fin conoce la verdadera posición con la que se toca el violín, las notas musicales, las escalas, tonalidades, compases. Con la teoría encima y 16 años a cuestas, el maestro Sabino Blancas lo contrata para tocar en Orcotuna, en la fiesta de la Virgen de Cocharcas. Mi padre cae muy bien y recibe el aprecio de los aficionados. Poco a poco va conociendo otros lugares como Cerro de Pasco, donde bailan chonguinada; y va conociendo a músicos famosos como Ascario, Pastor Díaz y Juan Quiroz. También fue viajando para tocar primero en Marco, luego a Chocón, también Xauxa Tambo, después Muquiyauyo, Huaripampa, Tarma, Junín y varios lugares de Huancavelica. En 1930, cuando mi padre tenía 22 años, forma el conjunto Centro Musical Jauja, organizado por el doctor Víctor Manuel Vásquez. Fue una orquesta que no tuvo rival. En 1932 funda su orquesta, denominada Los Líricos de Jauja, junto a Virgilio Mallaupoma, José Canchari, Miguel Rojas, Teodoro Rojas, Sabino Hinostroza, Eusebio Arenales, Hilario Torres, Canchaya y Chuto Terrazos (quenistas), y Pablo moreno (arpista). En 1938, la orquesta se afianza pero ya con el nombre de Lira Jaujina, esta vez con León Mallma, Esteban y Tomás Palacios, Emilio Beltrán, Oswaldo Misari, Sergio y Anasto Mayta, Teodoro Rojas, Oswaldo Vílchez, Domingo Canchari. Al poco tiempo realizan su primer viaje a Lima, contratados por Ponciano Iporre, para amenizar una fiesta deportiva organizada por los residentes de Masma. Para el evento, anunciaron su presentación en emisoras radiales, tocando temas de autoría de mi padre: Perdón y olvido; Bajo el monte; Basta, corazón, no llores; Mala hierba; el Caminito de Huancayo; Ladrón de amores, también los yaravíes con sus respectivas cachuas.

La orquesta típica Lira Jaujina fue invitada, en 1950, al Ministerio de Educación en Lima por José María Arguedas, para grabar discos gratuitamente. Al año siguiente, participó en el gran concurso de Amancaes. Aquella vez, ganaron y recibieron mil soles de oro pero no fue la única ocasión. Al año siguiente, el Concejo de Rímac también los premió con la misma suma y radio Excelsior de Lima les otorgó una medalla de oro y pergaminos en reconocimiento a su excelente trabajo musical. Desde entonces, no pararon los éxitos en coliseos y plazas. La consagración de la Lira Jaujina se consolidó frente a orquestas de Huancayo, Tarma y Cerro de Pasco. Los reconocimientos sumaron alrededor de 300 trofeos, 500 pergaminos y más de 1000 temas propios. Mi padre declaró, ante Apdayc, más de 300 composiciones.

La Lira Jaujina fue reconocida en 1963 por la Casa de la Cultura del Perú; a la vez, Tiburcio Mallaupoma fue nombrado "Recopilador de la música folclórica del centro". Su producción fue grabada en varias disqueras: MAG, Virrey, Philco, Iempsa, Sono Radio. En algunas, recibió réditos, en otras no. Su amor por la música trascendía los beneficios económicos. Pero no solo ello, mi papá también compuso vals y paso doble. Cuando dejó la Lira Jaujina, esta iba por la cuarta y quinta generación. La mejor de todas las generaciones que tuvo la orquesta de mi papá, fue en la década de los 70, donde se define el Trío de Oro, pues conformaban la orquesta don Julio Rosales, Teodoro Blancas y Juan López. Fue todo un récord de ventas para la disquera Virrey con los LP Sin rival y Serenata jaujina. Mi papá también dejó discípulos legítimos como Silvestre Limaylla, Cresencio Marcos, Jesús Palacios, quienes por coincidencia, llegaban juntos a Iple. Todos terminaban cultivando maíz y estaban muy bien preparados para ganar concursos de orquestas en el Coliseo Nacional en Lima.

Uno de los principales méritos de mis padres es haber puesto la "tercera" del huaino en la tunantada, pues antes se tocaba la primera y segunda, luego se volvía a la primera dos veces y fin. Pero es él quien pone la tercera parte al huaino, que se considera la "principal", incluso para poder zapatear en la octava. Esta es una de las razones por las que mi padre es considerado, con justo derecho, Padre de la tunantada.

Don Tiburcio, mi padre, también es el primero en incorporar un saxofón a la orquesta. "Tú tienes la culpa, ahora hay más de quince, puro chimeneas es la orquesta", le decía don Leoncio Mallma a mi papá. La Lira Jaujina es la primera en incluir a un vocalista, preclaro cultor de mulizas y huainos: Juan Bolívar Crespo. Luego tocaron junto a Picaflor de los Andes y Flor Pucarina. Nunca Hubo problemas en compartir temas con los más grandes intérpretes de la región. Mi padre era tan generoso que regalaba alguna de sus composiciones: Lágrimas de madre, a don Esteban Palacios; Caminito de Huancayo, al doctor Virgilio Reyes, quien escribió la letra; Sombrerito jaujino, a Fredy Centy (Pacharaco); Llorando en Pachamalca, a Fortunato Quintana; Jara Arteaga, a Juan bolívar; y varios temas a Picaflor de los Andes.

Cuán grande sería la consideración y el respeto a mi padre por su gran espíritu benevolente, cuando prestaba dinero, compartía alimentos, que plantaron chaguales en los cerros previniendo su protección. Tiburcio Mallaupoma Cuyubamba, mi padre, el Padre de la tunantada, falleció el 2 de enero de 1978, en La Oroya, debido a una insuficiencia renal. De su primer compromiso con Fortunata Ninahuanca nacieron 3 hijos: Ligoria, Hever y Enma Mallaupoma Ninahuanca. Cuando enviudó contrajo un segundo compromiso con Ricardina Nonalaya, y con ella tuvo seis hijos: Ida, Sofía, Tiburcio, Edith, Ana y yo, Jaime, que he decidido seguir sus pasos y mantener vigente a la orquesta Lira Jaujina.

Actualmente los restos de mi padre descansan en su tierra natal, Iple. Allí llegarán los músicos y amantes de la tunantada, quienes reconocen el valor de mi padre. Sin embargo, aún hay un sabor amargo pues ninguna autoridad le otorga el homenaje debido. Mi padre partió hace 36 años pero su presencia imperecedera vie en el rinconcito de cada corazón jaujino con una muliza, un huaino o un canto eterno impregnado en el pedacito de cielo.
Fuente: Tesis “El valor del Chuto en la danza la Tunantada de Jauja, Yauyos 2014”
Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle

Leer más...

13 de enero de 2017

Prohíben la caza de venados en Jauja

La caza de especies silvestres, por ciudadanos, es una de las mayores amenazas para los animales. Durante estos días se ha registrado que en la provincia de Jauja (Junín), se está realizando caza furtiva de venado, incluso con armas que no están permitidas.

En ese sentido, la Federación de Comunidades Campesinas de la provincia de Jauja (FEDECC-J) en coordinación con la Autoridad Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) decidieron prohibir la caza de venado, debido a que en esta época estos animales están en reproducción. Por lo que, en las 89 comunidades campesinas de la provincia de Jauja y en las 300 comunidades campesinas y nativas de la región Junín esta prohibido la caza del venado en territorios comunales.

Ya se cuenta con información que existen cazadores ilegales que vienen depredando este recurso con fines comerciales, haciendo esta actividad ilícita en horas de la noche el cual esta completamente prohibido según el Estatuto de la Comunidades Campesinas y el reglamento de caza legal que regula Serfor. Además, se cuenta con un calendario de caza, que de manera global, considera categorías.
Fuente: Diario Correo - Huancayo

Leer más...

11 de enero de 2017

Con cariño, para esos “opinólogos” y “tunantólogos”

Su mirada desorbitada llevaba gran admiración, pues era la primera vez que el turista gringo, Mr. Douglas, asistía a ese ritual de vestirse de chuto o cullucara. Precisamente ahí se encontraba Killincho, mostrando a sabios y profanos la galanura y elegancia que poseen los que han heredado el arte de la chutería, porque, a decir verdad, aquel que no tiene prosapia, así se vista con el traje más elegante; así hable cinco idiomas, jamás será un buen cullucara de chispazos hilarantes, de jocundias improvisadas; que invente versos pendencieros o sentencias filudas; que componga canciones llenas de alegría y ternura; para que, entre juego y juego, pueda escarbar las conciencias sucias, o premiar con un fuerte abrazo al que se lo merece.

En esas circunstancias, Mr. Douglas, interesado por este personaje tan especial, preguntó acucioso a Killincho, quien se alistaba a ponerse la vestimenta:

- ¿Es ciertou mi cullucarra chourrupaquitou que durante the coulouniaje ya se bailaba este tunantada?

- Manan, Mr. Douglaschay, manancancho- respondió el superabundante Killincho-. ¡No! Eso lo han inventado los estudiosos que solo conocen por terceras manos, que nunca han indagado entre los ancianos y ni siquiera bailado, para hacerse famosos a costa de los ignorantes. Que no te den ha cachcar. Esto catedráticos vienen aquí a la plaza solo cinco minutos para ver la fiesta y luego se reciben de doctores en chuterías.

- Perou, estos calificadous mentes afirman que los choutitous decentes representan a los gamounales y los otros al yanacounaje, ¿es cierto, don killinchitou?-, seguía preguntando Mr. Douglas.

- Esos piratas académicos aprovechan de sus alumnos universitarios; ellos, los estudiantes, son los que recogen los datos de tal o cual danza y después los sesudos catedráticos dicen que han investigado. ¡Abusan porque son doctores! En los pueblos de los xauxas rajatablas,- continuó el pintiparado chuto- jamás ha existido haciendas ni grandes latifundios. Aquí hasta el menos favorecido por la suerte ha tenido, y tiene, su pequeña parcela donde sembrar papita y cosechar lágrimas, taytay.

- Perou, tu mascara tiene the eyes de color celeste, chutiou pendejitou- le volvió a preguntar el gringo Douglas; y este respondió: Eso es porque teníamos que burlarnos de los Jatchra Misters que llegaron a principio del siglo, picados por la tuberculosis, Misters.

- Volteando el tortilla, chutitou, los que usan botas son los decentes, y los que no tienen ¿son hijos de tayta ccouras?

- Otra gran invención gringocuna, entonces, ¿los que usan shucuis, son chutos indecentes? No, Douglitas. ¡No! El que usa shucui es un chuto más decente todavía. Cuando se conversa con ellos hay que sacarse el tongo por respeto. Es una sorpresa de finura. Cuando baila, el viento danza con él, casi sin pisar el suelo. Hay académicos que le han encontrado un paso especial, y eso no existe, porque el chuto es libre de bailar como le dé la gana, por eso es rajatabla.- Explicaba emocionado el Killincho.

- ¿Y este tripita para que sirve, choutitou?, - volvió a preguntar Mr. Douglas-. <<Esta tripita es nuestro mejor aliado para que nadie nos descubra. Permanecer incognito, ese es el asunto que debe quedar en el misterio, Mister Douglas>>.

- Dicen también que los coullucarras que llevan en las manos un courroutitou, ou uno guagua, son marricuetous?,- preguntó Mr. Douglas, como un verdadero agente de la CIA.

- Manan canchuta, gringocuna. Nosotros llevaremos esas guaguas como si fueran nuestros hijos, para enseñarles a los más lutipucos la esencia de nuestra fiesta, el espíritu de nuestras tradiciones. Por esto, los cuucaras reciben el calor del pueblo, la ternura, la familiaridad, el sentimiento con que estamos unidos.

De pronto, ante la catedra de Killincho, la conversación se detuvo y toda la gente de casa desapareció, pues salieron a la calle a buscar un shucui número 52, para Mister Douglas.
Fuente: Tesis “El valor del Chuto en la danza la Tunantada de Jauja, Yauyos 2014”
Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle

Leer más...

20 de diciembre de 2016

Huayligía y navidad 2016 en Jauja

Recuperando esta hermosa costumbre de la Huayligía que antaño se festejaba en Jauja con mucha devoción la llegada de la navidad y el nacimiento del niño Jesús, se invita a todos los jaujinos a participar bailando la Huayligía al son de los pincullos y al compás de las sonajas, o acompañando al conjunto de danzantes en el recorrido por las principales calles de la ciudad, para luego ingresar a la Iglesia Matriz de Jauja.

Día: 24 de diciembre

VESTIMENTA:
VARONES:
-Terno Negro
-Manta jaujina
-Sombrero típico jaujino
-Sonaja

MUJERES
-Faldellín Negro
-Monillo Blanco
-Manta jaujina (en vez de lliclla)
-Sombrero típico de jaujina
-Pañuelo de seda
-Sonaja

RECORRIDO:
-Primera Recepción Capilla Huacllas (4:00pm - 5:30pm)
-Segunda Recepción Capilla Huarancayo (6:30pm - 7:30pm)
-Ingreso a Iglesia Matriz de Jauja (10:10pm)

Leer más...

8 de diciembre de 2016

Diciembre, mes de la navidad y de la Huayligía

La Huayligía es la representación teatral artística de danza, canto y música de las vivencias de los pastores andinos que tiene un origen preincaico y que nos envuelve hasta la actualidad, y que evoca y escenifica a las comparsas o sequitos o tropas (waquis - huaquis) de pastores y pastoras que asistían desde sus moradas en las alturas andinas, a la festividad del mes de diciembre (Cápac inti raymi), determinado por el calendario andino; y la obligación de participar en la festividad y tributar ante los representantes del poder de su época en la cual vivían. Esta actividad festiva andina era la más grande del imperio incaico ya que se rendía culto a su Dios principal, es decir al sol (inti). Los invasores occidentales trabajando en su lucha o guerra en contra las idolatrías andinas impusieron el cambio de deidad o Dios para las fiestas de diciembre y obligaron a ofrecer pleitesía y adoración a Jesús de Nazaret, en las reducciones por intermedio de las cofradías festivas. En la actualidad la huayligía solo es arte de la música, del canto y del baile evocando este origen y es una manifestación cultural artística que nos une y nos identifica.

SOBRE SU ORIGEN: Es creación y desarrollo del mundo andino preincaico e incaico y que incluso en la actualidad continúa adaptándose a los nuevos tiempos y condiciones.

En sus inicios era la superestructura cultural artística adaptado al engranaje económico que imperaba, lo practicaban las pastoras y pastores de auquénidos, quienes también organizaban el CHACO que consistía en formas de organización grupal que les permita atrapar a los animales dañinos a la ganadería como los zorros, los pumas, los cóndores, etc. de los cuales obtenían sus huesos, sus plumas, sus pieles, etc. para construir utensilios de diverso uso, por este mismo sistema atrapaban a las vicuñas que son auquénidos que no están completamente domesticados para trasquilarle su lana para elaborar vestimentas de alta finura y en conjunto constituían una entidad económica y como formaban parte de señoríos, y nacionalidades, obedecían a un sistema de gobierno y por consiguiente para permitir la funcionabilidad organizativa estaban obligados a tributar con sus productos y a la vez realizar trueques con la poblaciones de otras latitudes para obtener productos que ellos no producían pero que lo necesitaban y como en el mundo andino todo se realizaba animados por la festividad de música, canto y baile fueron creando en un largo proceso de desarrollo “LA HUAYLIGÍA” como entidad artística que acompañaba a la actividad económica de pastoras y pastores y así organizados lo encontramos ya en el incario con el nombre de huaylía o huaylliq que significa canto de triunfo y alegría. Se tiene noticias que eran escenificados en la presencia de la corte imperial incaica por las ñustas y pallas que llevaban azucenas de plata (teas, antorchas, que tenían similitud con árboles pequeños primorosamente adornados). Al inicio eran de ichu; actualmente lo construyen de madera y lo adornan con papeles coloridos de seda y otros materiales…

SU MÚSICA: Lo esencial de su música lo ejecuta un conjunto de músicos que tocan de dos a cuatro flautas denominados, pincullos, construidos de carrizo o caña hueca, huesos y metales, con tres huecos superiores y uno inferior.

Estos músicos ordenaban los sonidos recogidos de la naturaleza; así, como aquellos que produce el choque de los vientos andinos con las montañas, con las rocas, con el ichu y, también los sonidos que hace el agua de los arroyuelos y las cataratas y complementado con el ambiente de las estepas y laderas en donde practican su ganadería, su pastoreo, y en donde viven. El ritmo lo llevaba un tamborcito llamado tinya. La soledad de estos parajes y sus noches estrelladas les permitían ordenar las notas musicales y dar nacimiento a la música de la huayligía. En la actualidad el arpa ha reemplazado a la tinya para llevar el ritmo y han introducido instrumental musical occidental; como el violín, los clarinetes y los saxofones, todos los bailantes llevan una sonaja metálica en las manos que también marca el ritmo del baile, pero no han podido remplazar a los pincullos ya que ellos exponen la esencia y la sistematización de la música autentica de la huayligía.

LUGARES DE SU PRESENTACIÓN: En todo el Perú con el nombre de huaylía, pero como huayligía lo encontramos en los pueblos del valle del Mantaro, el valle de Yanamarca, la provincia de Tarma, etc. En algunos pueblos se les denomina también las pastoras.

SU VESTIMENTA: Los varones usan la vestimenta del vasallo español del siglo XV impuesta por el virreinato del Perú con algunos cambios; como por ejemplo algunos usan sombreros de lana, otros birretes o chullos. El uso de la camisa, el chaleco y el calzón son muestras de estas vestimentas de modelo español. La vestimenta de las damas también refleja esta influencia y estas épocas. En sus inicios debieron usar sus propias vestimentas andinas de todos los días. Las mujeres llevan las azucenas que son incinerados al final de la fiesta como símbolo purificador del fuego y la despedida. Los varones llevaban algunos auquénidos pequeños construidos de pieles de animales como adornos o como depósitos de alimentos también usaban la arcilla con los mismos fines. Sus máscaras son de madera o badana de cuero mostrando el rostro del pastor andino. Las pastoras son mujeres jóvenes solteras, no tienen máscaras pero si la mamacuna el personaje femenino de la huayligía.

LOS PERSONAJES:
1.-EL HUAQUI – WAQUI: Personaje masculino del pastor andino en algunos lugares con caretas de madera en donde se puede ver las zonas de su rostro irritadas por el intenso sol andino. (Huaqui en runa simi significa: tropa; probablemente porque venían en grupos).
2.-LA MAMACUNA: Esposa y compañera del huaqui con vestimenta andina de pastora y careta o máscara de mujer que muestra irritabilidad del rostro causado por la irradiación solar.
3.-LAS PASTORAS: Personaje que representa a las mujeres pastoras solteras se presentan sin máscaras, sus vestimentas son más lujosos con bordados y adornos en los sombreros. Ellas llevan las azucenas o teas…
Fuente: Temática Andina Variada – Víctor Dionisio Garma

Leer más...

1 de diciembre de 2016

Qhapap Raqmi: peregrinación desde los Andes hasta el mar

Desde el centro administrativo y religioso de Hatun Xauxa (Jauja, Junín) hacia el Oráculo de Pachacamac (Lima). Desde los Andes hasta el mar. Ese será el objetivo de la Peregrinación Qhapaq Raqmi 2016 y V Caminata Chaski. Una ruta integradora de 242 kilómetros que, en cada paso, hará un llamado a la paz mundial.

Del 10 al 21 de diciembre se escuchará el pututo en una ruta ancestral. Su voz telúrica será el llamado para crear una alternativa de desarrollo sostenible en los pueblos que circundan los caminos pedestres. Esa es la consigna de Felipe Varela, el Chaski y Pedro La Rosa, guía de turismo de Jauja.

Ambos son los responsables de la peregrinación ecoturística que comenzará el sábado 10 de diciembre con una ofrenda en el ushnu (altar) del complejo arqueológico Xatun Xauxa (Jauja, Junín).

A lo largo de su travesía los expedicionarios cruzarán diversos pasos de altura, como Llocllapampa (4180 m.s.n.m.), Paraje de Ninabamba (4450 m.s.n.m.) y Portachuelo (4870), el punto de mayor altitud e la ruta.

A la llegada a Pachacamac se realizará una ceremonia de agradecimiento y una fiesta al fuego. También se ha programado un abrazo fraternal por la paz mundial y una ofrenda al mar (Mamacocha). La caminata culminará con un baño espiritual.

Los datos
El peregrinaje es considerado un evento de trascendencia nacional que contará con la presencia de los Consejeros regionales de Junín y Lima, periodistas y turistas de diferentes parte del Perú.

El anhelo de los organizadores es consolidar una ruta de peregrinación y ofrenda a través de la revalorización y reconocimiento del potencial ecoturístico para mantener un turismo sostenible y lograr una óptima conservación de toda la ruta sagrada en mención.

Más información en www.facebook.com/chaskixauxaruna
Fuente: Diario La República

Leer más...

22 de noviembre de 2016

Jauja esta de FESTTA

Este 23 de noviembre se inicia el “XXIII FESTTA NACIONAL”, el Festival de Teatro Escolar Túpac Amaru (FESTTA) que tiene ya 44 años de existencia y una cobertura nacional que involucra a centenares de centros educativos del país, que le hace en el certamen artístico escolar de mayor importancia del Perú. Es el resultado de un gran esfuerzo de docentes, alumnos y autoridades de centros educativos que se preparan para competir por el máximo galardón: el gallardete del primer premio al mejor montaje del año.

Jauja será sede del FESTTA nacional, para elegir al ganador general de este certamen. Para la presente edición, el Colegio San Agustín de Jauja y el grupo de Metáfora Teatro han asumido la responsabilidad de organizar el XXIII FESTTA nacional, en el que participarán elencos de distintos centros educativos del país, del 23 al 27 de noviembre en el auditorio del hospital “Domingo Olavegoya”.

Además, el colegio San Agustín y Metáfora Teatro han organizado simultáneamente la IV Muestra Nacional de Teatro en las que participaran elencos y directores de teatro de diferentes partes del país. Definitivamente, Jauja estará de FESTTA.



Leer más...