.

.

.

Jauja, donde pagan a los hombres por dormir, fustigan a los hombres que insisten en trabajar, los árboles son de tocino y sus hojas de pan de fino. Las calles están adoquinadas con yemas de huevo y lonjas de tocino, asadas y fritas...

13 de agosto de 2017

La herranza, expresión tradicional en Masma - Jauja

A partir del 25 de Julio, se lleva a cabo la “Fiesta del Santiago” llamado también la herranza. Los ganaderos masminos celebraban con solemnidad el día del ganado vacuno, que apacentan en diferentes campos de pastura pertenecientes a otros pueblos, por ejemplo, en Curimarca, los ganados de Juan Mejico, en Macón de la familia Maita y en Tambillo - Huayllamarca de la mayoría de masminos.

Este festejo dura cuatro días. El primer día a las 3 de la madrugada un grupo de mujeres adolescentes con unas antorchas en sus manos hacen el rito del chic-chic, es decir, para levantarlos de sus camas a las familias e invitarlos a participar en un suculento desayuno: el chupe verde. El segundo día acompañado de su orquestina: un violín, una soprano, cantando canciones alusivas a la fecha y al compás de su "tinya" y de rato en rato la “huajla”. En las primeras horas de la mañana llevan a sus animales al campo de pastos y luego van visitando a los familiares invitándolos a participar y servirse el almuerzo, la infaltable patasca y otros platos genuinos del pueblo.

El principal día de alegría y regocijo al lado de sus ganados es el tercer día, esta es la fecha de poner las marcas en los toros y las vaquillonas. En este festejo hay un espectáculo representado por una cuadrilla de jóvenes llamados “los latadores” que son los encargados de enfrentarse a las bestias. Previamente ellos, toman su trago de aguardiente de caña y en pleno campo los corretean, hasta agarrarlos y llevarlos junto a sus dueños para derribarlos al suelo sin causarles daño alguno.

Cuando el animal ya está tendido, se llevan a cabo ritos mágicos que reviven creencias antiguas, por ejemplo, en su barriga se tiende hojas de coca, flores y fumando un cigarro van cantando y bailando a cuyo compás se marca con un fierro ardiente, en la parte posterior del anca, con las iniciales del nombre o apellido del propietario. Se aprovecha de estos instantes para colocarles sus aretes de cinta de colores a las hembras y sus corbatas a los machos.

El festejo se eleva a su clímax y en medio de felicidad y alborozo se sigue bailando hasta las últimas consecuencias. El cuarto día se lleva a cabo el rito de “la tapada de las señales” que consiste en enterrar en un lugar secreto los restos de las señales arrancadas de las orejas de los ganados, mezclando con coca, cigarrillos, aguardiente de caña y otros objetos, todo esto colocado en una olla de barro. Durante el desarrollo de esta costumbre de la tapada, los presentes cantan y lloran al son de la música que continua de una manera incansable.
Fuente: El legendario pueblo de Masma – Dr. Guillermo Solís Benito
Foto: Jhonny Norabuena

Leer más...

8 de julio de 2017

Orquesta Kuyayky de Jauja en el “I Uyay Cultural en el Valle del Mantaro”

La Orquesta Sinfónica Infantil Kuyayky de Jauja estará presente en la clausura del “I Uyay Cultural en el Valle del Mantaro”, evento que se realizará el 08 de julio, en el auditorio del Instituto de la Juventud y Cultura de la Municipalidad Provincial de Huancayo, a partir de las 8.00 de la noche. El ingreso es libre.


Leer más...

27 de junio de 2017

Conferencia: Viviendas, producción e historia de los xauxas

Este evento se desarrollará en el Salón Consistorial de la Municipalidad Provincial de Jauja. El 29 de junio de 9:30 a.m. a 11:30 a.m. La conferencia estará a cargo de la Dra. Christine Hastorf.

Durante las décadas de 1970 y 1980 un equipo de científicos de primer nivel constituyó el “Proyecto de Investigaciones Arqueológicas Alto Mantaro” (UMARP), encabezado por Timothy Earle, entonces profesor de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). Dicho equipo, que tuvo como codirectores a Terence D’Altroy y Christine Hastorf, realizó distintas campañas de investigación arqueológica en el valle de Yanamarca, con la finalidad de estudiar la organización sociopolítica y económica de las sociedades que ocuparon dicho territorio durante una época conocida como periodo Intermedio Tardío (1000-1450 d.C.), en la que florecieron importantes asentamientos como Tunanmarca, Hatunmalca y Umpamalca. Asimismo, también se buscó conocer los cambios que estos grupos humanos –conocidos en las fuentes históricas tempranas como xauxas– habían experimentado a partir de su incorporación al Tahuantinsuyu.

La presente conferencia busca ofrecer al público asistente un resumen de las contribuciones más importantes que ha hecho el Proyecto UMARP al conocimiento de la historia prehispánica de Jauja, destacando la trascendencia que tiene su patrimonio arqueológico para la historia andina y mundial en general.

Leer más...

23 de junio de 2017

Las fogatas en la noche de San Juan

Era la víspera de San Juan y toda mi familia se había preparado para quemar nuestro muñeco de paja y demás ropas viejas que no servían. Era de noche y hacia frío, mucho frío, pero le combatíamos con los ajetreos de los preparativos. Porque era toda una tradición que las familias jaujinas hicieran sus fogatas en la calle, frente a sus casas.

Mi mamá me dijo que me abrigara, que hacía mucho frío, pero no le hice caso. En eso, mi papá aprovecho para decirme que este frío no era nada, que antes si hacía mucho frio, que caía helada y malograba todo el sembrío.
-      -¿Tú sabes porqué hacemos fuego esta noche? –me pregunto mi papá.
- No -le respondí.
- Es una tradición antigua –empezó a contarme- Una vez, San Juan había hecho una apuesta con el sol y le dijo: Si yo me despierto primero, te quemo; y San Juan le respondió: Si yo me despierto primero, te hielo. Dice que San Juan se había despertado primero y cuando el sol se despertó, ya San Juan le había helado todo los campos y el sol ya no pudo quemarlo. Por eso, cada que viene el 24 de junio todos queman en representación del sol, para que no hiele los sembríos, como el trigo, la cebada. Porque todavía recién están en leche y por madurar.

Yo me quedé en silencio y sorprendido por su relato, él me dio una palmada y volvió a decir:
-       - Ahora si abrígate, no vaya ser que San Juan también te hiele.

Dio media vuelta y se marchó dejándome parado y pensativo hasta que nuevamente los gritos de mamá me volvió en sí. Debíamos sacar el muñeco de paja a la calle y prender nuestra fogata.

Afuera, ya había otras fogatas de los vecinos que los rodeaban para darse calor, algunos hasta con su propia música y unos “calientitos” para el frío. Prendimos la nuestra y empezamos a quemar el muñeco y las cosas viejas que ya no servía en casa y se podía quemar. Nos animamos a saltar la fogata y a escribir los deseos que nos solicitaban, Los deseos se escribían en una hoja pequeña de papel y se devolvía doblado para que no sea leído por nadie que no sea a quien se escribía el deseo. Luego tenía que leer sus deseos: “Te deseo que…”, y después arrojar el papelito al fuego para quede en secreto con la esperanza que se cumpla. Pero siempre los amigos preguntaban que te desearon.

Más tarde, nos encontrábamos con los amigos y recorríamos por todas las calles de Jauja, saltando las fogatas que encontrábamos y confraternizando con las amistades y haciendo un “caypincruz” en la fogata más alegre y concurrida. Saltábamos desafiando las llamas del fuego. Quien no tuvo algún percance al momento de saltar, un tropiezo o un mal salto, quedábamos en medio del fuego y salíamos corriendo algo chamuscado el cabello, las pestañas, hasta la ropa. También hacíamos bromas lanzando cohetecillos cuando alguien saltaba el fuego. Era de mucha alegría y derroche de energía la noche de San Juan.

Se podría decir que casi todas las calles de Jauja ardían, hasta parte de los cerros se encendían, combatiendo, como dijo mi papá, a la helada, producto del solsticio de invierno y así, Jauja amanecía.

Hermosa tradición de la fiesta de San Juan de nuestros antepasados, como siempre, sabios. Pero con el pasar del tiempo, muchas tradiciones se dejaron de practicar y ahora solo queda en el recuerdo y memoria de algunos de nosotros.

Leer más...

19 de junio de 2017

Conversatorio “Érase una vez un escritor”

Muchos tenemos historias que contar, pero no sabemos cómo iniciar o quizás como terminar. Es por ello que la organización “Xauxa Tiempo y Camino” presenta el conversatorio "Érase una vez un escritor" con Hernán Migoya.

Hernán ha escrito “Plagio”, primera novela gráfica europea situada en el Perú. También es autor del ensayo "50 peruanas de bandera", co-guionista del biocómic "Señorita Laura" (Premio Luces 2015), el 2016 publicó su primera novela juvenil “El Hombre que era re-joven” y acaba de lanzar su nueva novela "La flor de la limeña" (Planeta Perú).

Los esperamos este 24 de junio a las 4 p.m. en el Auditorio de la Municipalidad Provincial de Jauja. INGRESO LIBRE.


Leer más...

6 de junio de 2017

Gran celebración “Shawsha Kikillan”

En este evento "Shawsha Kikillan" que se traduce al español como “Identidad Shausha”, el Centro Cultural "Casa del Caminante" y la "Fundación Kuyayky" quieren revalorar el pasado cultural ancestral de los habitantes del Hatun Mayu de la época pre-hispánica. La celebración de este pasado milenario se llevará acabo el sábado 24 de junio y se convoca a todos los niños, jóvenes, adultos y ancianos que aman lo nuestro a participar en este acontecimiento.

ITINERARIO
8:30 am Concentración en la Plaza de Jauja.
9:00 am Peregrinación al Valle de Yanamarca.
10:00 am Ascenso al Ushnu.
11:00 am Qochi pakay (ofrenda a la tierra).
12:30 am Qalay (shaqteo).
1:00 pm Retorno a Jauja.
2:00 pm Shawsha Tinkunakuy (encuentro Shausha).
música, danza, watuchis, canto, cuentacuentos, historia.
4:30 pm Qalqapakuy (despedida con chicha).

Organizan: Fundación Kuyayky y Casa del Caminante
Inscripción: Gratis (saber contar, recitar, danzar)
Llevar: Refrigerio para compartir
Mayores Detalles: Llamar a 954 448 352 / 974136534 / 985457392

Leer más...

13 de mayo de 2017

¡Feliz día madre jaujina! ¡Feliz día mamá!

Jauja, ciudad pequeña pero grande en historia. Donde llegó en sus inicios una virgen y decidió quedarse para siempre, para ser la madre celestial de todos los jaujinos y que ahora, con tanto amor, cuida a sus hijos. Nosotros que le tenemos tanta devoción, le veneramos y con dulzura le llamamos: “Mamallanchic Rosario” o “Mamita Rosario”. Jauja, ciudad donde la princesa inca, Inés Huaylas Yupanqui, se hizo madre al alumbrar a la primera mestiza del Perú, a Francisca Pizarro Yupanqui, hija de Don Francisco Pizarro.

Ciudad que encierra muchas historias familiares desde antaño, cuantas historias se pueden contar de muchos hogares, de muchas casonas de adobe, que capaz ahora las vemos casi vieja, producto del tiempo y por estar desoladas, pero que años atrás cobijaba una familia completa y relucía sus ambientes y paredes como una “moza” hermosa llena de juventud, bien cuidada y pintada.

Quien no podrá recordar el amanecer jaujino, cuando los trinos de los pajaritos rompían la tranquilidad. Muchas veces amanecía frio y a veces mojadas por el aguacero invernal, pero eso a veces no importaba, porque teníamos el calor de mamá, de papá y de los hermanos. Los fines de semana, cuando no se iba a clases, se podía dormir más tiempo hasta que mamá nos llamaba para tomar el desayuno, llegabas a la cocina para ayudar en algo, aunque mamá lo hacía casi todo, siempre nos encomendaba alguna tarea. Sentarse todos alrededor de la mesa y compartir una taza con cocoa caliente, a veces leche fresca u otra bebida, acompañado con los bollos calientes o con el pan de huevo, muchas veces solo era pan con soledad, otras veces con queso o mantequilla o cancha tostada. No teníamos lujo, ¿pero pobreza? tampoco, solo éramos felices, nunca faltaba comida. Y así era el almuerzo, el lonche y la cena.

Más tarde, se aprovechaba del sol que ya relucía caluroso en el cielo despejado para lavar la ropa y nuestros uniformes. El lavado era a mano, ayudado con una escobilla y con el jabón “Bolívar” o “Patito”, ese jabón artesanal de color casi negro que se vendía en las ferias de los miércoles y domingos. Y para la blancura, su “azul” añil para darle el “toque azulito” a la ropa blanca. Es que la mamá era estricta hasta con la mugre.

Como no recordar las ferias dominicales que se realizaban en la plaza de armas y en los jirones Junín, Grau y calles aledañas de la plaza. Nos llevaba para cargar la bolsa con los alimentos que compraba y de paso aprovechábamos para pedirle que nos compre alguna golosina que nos gustaba.

Así crecimos, así nos enseñó y aprendimos a forjar nuestros valores y morales, porque cuando se trataba de corregirnos, bastaba un grito o una mirada para ponernos tranquilo. Pero también, a veces era cómplice de nuestras travesuras, abogaba y nos protegía cuando papá quería castigarnos. Y después a solas, nos llamaba la atención con ternura y nos hacía prometer que no volveríamos hacerlo.

Por más que pasaron los años, ella, nunca deja de ser madre y nosotros, sus hijos. Aún de grandes, siempre están pendientes y hasta nos llaman la atención. Claro, ya no con la rigidez de antes y tampoco nuestras travesuras no son las inmaduras de antes.

Y en este día especial del Día de la Madre, como no volver a nuestra querida “madre tierra” y en especial, a encontrarnos con nuestra “madre querida”. La primera, la tierra que nos vio nacer y nos dio la identidad de ser jaujinos. La segunda, la mujer que nos dio la vida y forjo la persona que ahora somos.

Mi gran reconocimiento a todas las madres jaujinas, que desde antaño y hasta estos tiempos siguen luchando y saliendo adelante. Muchas veces solas con sus hijos, haciendo a la vez de padre y madre. Otras, siendo el apoyo de sus esposos para progresar como familia. Pero siempre cumpliendo un rol muy importante en el progreso general de Jauja. ¡Feliz Día Madres jaujinas!

Vuelvo a ti madre querida, para sentir tu abrazo, capaz con menos fuerza, pero sentir tu calor. Para mirarte en silencio y tratar de contar los años en tus arrugas y pelos blancos. Para contar el tiempo, cada vez menos, que hará que cuando se vaya terminando, me preguntes cuando partiré. Sé que no te gustaría que me vaya, pero dejaras tu sufrimiento en tu corazón y me dirás que debo partir a seguir con lo mío.

Después de festejar tu día y disfrutarte, yo partiré, con tristeza, pero con la promesa de volver pronto. Como ahora que regreso.

Leer más...

3 de mayo de 2017

Porqué el mes de mayo es el mes de las cruces

Cuando llega el mes de las cosechas, mes de mayo, nuestros ancestrales celebraban el “inicio de un nuevo ciclo” que es instaurado por la constelación de la Cruz del Sur o Chakana. Su importancia es reverenciada por ser el guiador del hombre de los andes en las épocas agrícolas.

Una forma de agradecer a los ancestros era ir hasta los “centros astronómicos ceremoniales o huacas o ushnos, ubicados en la cima de las montañas, para ofrendar algún producto. Y es que las puntas de los cerros son chakanas, medio de transición entre el “aka pacha” (mundo real) y “hanan pacha” (mundo de arriba).

La devoción a la cruz católica se inicia con la llegada de los españoles en el año 1533, recordamos aún la primera cruz de la conquista que el dominico Vicente Valverde de Vallejeda llevo a Cajamarca en la captura del último inca. Esta cruz llego a Jauja y después de un alto en "Hatun sazwasqa Xauxa Tampu" fue llevado al Cuzco por Pedro de Candía, uno de los trece de la Isla del Gallo.

Los dominicos quedaron en el Valle del Mantaro con anuencia de Valverde y del Márquez Francisco Pizarro, después de la fundación española de Xauxa (Jauja) la Capital de la Nueva Gobernación de Castilla.

Tras la caída del imperio incaico, los misioneros optaron por utilizar esos espacios y ubicar un símbolo cristiano: la cruz. Ellos impusieron la creencia de que el 3 de mayo, fecha en que la constelación está en posición cenital, se festejaría el día en que se encontró la sagrada cruz de Cristo.

Esta labor se vio reflejada en la colocación masiva de cruces en la cima de los empinados cerros, pueblos y barrios, construyendo las capillas de "Tayta Cruz", "Tayta Cristo", etc.

Esta difusión ha quedado perennizada en la costumbre de los habitantes del Valle del Mantaro hasta hoy, en las fiestas de "Safa Casa", donde los padrinos colocan una cruz metálica en la parte más alta de la casa construida como testimonio de la evangelización. Así mismo en la entrada y salida de los pueblos se colocaron cruces para venerarla públicamente, o las populares "mesa de difuntos" que ofrendan alimento a los muertos, o las "mezadas" que ofrendan el pago a los Wamanis.

Es así que observar una cruz en la cima del cerro es sinónimo de la división de dos mundos. Ni bien llega mayo tiene que renovarse de energías; entonces, hay que llenarla de flores y más ofrendas para que pasee por los campos. Tiene que ser agasajada por todos, antes de retornar al cerro. Así el próximo año la cosecha será mejor.

Leer más...

24 de abril de 2017

Feliz 483 Aniversario de Jauja, Primera Capital Histórica del Perú


El gobernador y su séquito llegaron al valle del Mantaro aproximadamente un mes después de haber partido de la antigua capital de los incas. Fueron recibidos por el tesorero Riquelme a quien Pizarro había dejado a la cabeza de la guarnición mientras se dirigía a Cusco. Para este encuentro, Manco Inca Yupanqui hizo organizar una gigantesca cacería en la que participaron varios miles de ojeadores indios y que impresionó mucho a los participantes españoles por su importancia, su organización y sus resultados.

Sin embargo, no era objetivo del gobernador dedicarse a semejantes placeres. Además, al parecer, de que esto no iba con su carácter, la situación general distaba mucho de permitirlo. El objetivo era fundar en Jauja una ciudad llamada a desempeñar un papel particularmente importante dentro del dispositivo del nuevo Perú colonial. En ese entonces solo se contaba en el país con tres asentamientos españoles, San Miguel de Piura, Cajamarca y Cusco, sobre una extensión de dos mil kilómetros a través de los Andes. A grosso modo equidistante de Cajamarca y Cusco, Jauja era una etapa esencial de este camino, el único conocido y utilizado entonces por los españoles. Menos descentrada por el sur y menos adentrada en la cordillera que Cusco, ocupaba además un lugar excepcional en el centro de un rico y grande valle longitudinal que hacía de ella un lugar agradable, por su altitud moderada, y lleno de perspectivas económicas alentadoras, por la riqueza de su agricultura y el número de sus habitantes, garantía de jugosas encomiendas. Un detalle de vocabulario dará una idea de ella: en castellano, Jauja, es un país imaginario donde se supone reina la felicidad, la prosperidad y la abundancia, por eso se dice la tierra de Jauja.

Finalmente, aunque situada en la cordillera, los contactos de la nueva ciudad con la costa eran relativamente fáciles. Existían ya caminos bien mantenidos. Éste era un punto esencial para el futuro. Tumbes, a donde llegaron los españoles, y Paita, el puerto de Piura, eran las únicas puertas de ingreso al Perú. El desarrollo de la conquista hacia el sur las alejaba ahora del probable futuro centro de gravedad de la colonia. Este nuevo equilibrio hacía necesaria la instalación de un puerto más central. Todo concurría pues a hacer de Jauja la piedra angular del dispositivo que los españoles, con algunos titubeos, se empeñaban en implementar.

Pizarro decidió entonces establecer ahí la capital. Seguramente se le ocurrió esta idea cuando vino por primera vez, pero apurado como estaba por ingresar en Cusco y por terminar con aquello en el plano militar, que se presentaba todavía muy incierto, no había tenido tiempo de dedicarse a ello. Esta vez, el gobernador lo hizo muy oficialmente algunos días después de su llegada, el 25 de abril de 1534. Por cierto, fue la primera ciudad verdaderamente creada por Pizarro en el Perú. Es verdad que existían San Miguel, Cajamarca y Cusco, pero en la primera en donde solo estuvieron de paso, el gobernador y sus hombres no tuvieron tiempo de establecerse. En cuanto a las otras dos ciudades, en vista de la urgencia, los españoles se instalaron por decirlo así en casa de los incas.

Por el contrario, Jauja fue fundada con todo el ceremonial a la usanza en semejante caso. Primero se dibujó una plaza grande en cuyo centro se erigió una picota, símbolo de la justicia del Rey a la que todo debía estar subordinado. En los costados se destinaron terrenos para la iglesia, el concejo municipal y la residencia del representante de la autoridad real, lugares de los tres poderes de la Colonia. De las cuatro esquinas de la plaza, en ángulo recto, partían calles que dibujaban un damero dentro del cual se atribuyeron solares, a unos cincuenta soldados que habían solicitado constituir el núcleo fundador de la ciudad, los pobladores. Se comprometieron, bajo pena de perder todas sus ventajas, en no dejar la nueva ciudad y en comenzar en un plazo razonable la construcción de sus futuras viviendas. A continuación, y hasta fines del siglo XVIII, la misma operación debía repetirse en la misma forma centenares de veces, puesto que los españoles concibieron siempre su penetración, y sobre todo su instalación colonial, a partir de núcleos urbanos desde donde irradiaban su poder, su religión y sus modos de vida, en una palabra su cultura.
Fuente: Francisco Pizarro – Bernard Lavallé

Leer más...

12 de abril de 2017

ALLCA, el perro protector de Tayta Cáceres

Una tarde visité Paca, invitado por los comuneros que agasajaban a su diputado. Primeramente fui a la Iglesia a trabar conocimiento con el Crucificado milagroso, que salvara al entonces general Cáceres, cuando, prófugo, después de la derrota de Huamachuco, recorría los senderos ocultos de cabras y venados de la cordillera, cruzando a lo largo de ella por entre las guarniciones chilenas, que le buscaban con ahínco. Dirigíase a Ayacucho, en pos del regazo consolador de la ciudad materna.

Se tiene la idea en Paca de que el caminante que de pronto se ve seguido de un perro, tendrá feliz viaje y fácil arribo. Ya Cáceres, refiriéndome al feliz presagio que tuvo al acercarse a Jauja en aquellos días luctuosos. Hallábase extraviado entre las breñas, y de pronto le salió al paso un perrito blanco, haciéndole fiestas con la cola.

El héroe tuvo una corazonada: abandonó las riendas al caballo y éste marchó decididamente tras el perro. A menudo el amable animalillo volvía la cara como para ver si su protegido lo seguía.

Había momentos en que este animalito se adelantaba para husmear el camino y regresaba luego corriendo y alegre como para darle a entender que no había novedad, proporcionándole así este nuevo acompañante un gracioso entretenimiento durante toda la noche de su viaje.

Con el amanecer llegó a Jauja, en momentos que el “pongo” (sirviente) de la casa del cura Vianderas abría el portón de la calle; preguntó por él y le mandó a decir que ya estaba allí, esperándole.

Salió su amigo, muy sorprendido con su inesperada visita, y trató de inquirir la causa que le motivaba; le respondió que por el momento no podía suministrarle ningún dato, ni pormenores de ninguna clase; y que solamente deseaba le proporcionase una taza de té y una copa de coñac y cama, porque estaba rendido de sueño y cansancio, suplicándole que no le despertara hasta que le llamase, y que también atendiera a los jefes que le acompañaban, que luego llegarían.

Se acordó del canino compañero y encargó que lo buscaran; pero no lo encontraron, fueron infructuosas sus averiguaciones para obtener informes sobre su diminuto guía, que desapareció tan misteriosamente como habíase presentado.

Este episodio concuerda con la creencia Huanta, de que "ALLCA", el perro, es una divinidad bienhechora del hombre, vigilante y fiel por excelencia. Sin duda por eso hoy nunca falta uno de esos lanudos canes de los Andes en la choza del indio; y éste a menudo arriesga su vida para salvar la de su leal amigo.

¡El perrito blanco era “Allca”, protector del Héroe de las Breñas del Mantaro!

Fuente: gdp1879.blogspot.pe / Blog de Jonatán Saona

Leer más...

11 de abril de 2017

El Otongo: Fiambre de nuestra “Tropa de Cáceres”

Marco es un distrito de Jauja ubicado en el valle de Yanamarca, de allí proviene el “otongo”, un potaje cuyo origen nos remite al escenario de la guerra contra Chile.

Los marqueños son conocidos como “otongos”. Algunos quizás intentan mofarse, pero los marqueños se sienten orgullosos, cuando se les dice “otongos”, porque razones les sobra, ya que el "otongo" es un plato histórico para los lugareños.

El apelativo nos transporta al escenario de la guerra contra Chile en la sierra central, donde los marqueños apoyaron a las tropas de Andrés Avelino Cáceres.

Cuando los chilenos avanzaban hacia el Norte del Valle del Mantaro, los marqueños salieron al frente a apoyar a las tropas caceristas, formando batallones improvisados al compás de las notas marciales de la Banda de Guerra, ejecutados por los mismos soldados en pie de guerra, y detrás de los soldados iban las mujeres "Rabonas" llevando en su “quipe” el fiambre o “rancho” para aplacar el hambre en determinado momento. Este rancho era el "otongo", la cancha y el queso.

¿Pero qué es el Otongo? Son bolas de harina de trigo del lugar, su peso es exactamente la cantidad de una masa que sirve al panadero para hacer un pan, preparado sin levadura en su mayoría, con poca agua y en olla de barro, en el intermedio o dentro de las bolitas de harina se coloca queso fresco, algunas veces miel, en otras ocasiones algarrobina, chancaca o también azúcar, se puede servir acompañado de chicharrones.

De lo dicho se desprende que es un plato histórico y típico de este lugar, que fue un aporte de los pobladores marqueños a la defensa de nuestra patria.

Leer más...

10 de abril de 2017

La gran gesta del asalto de "Malpaso" en Parco – Jauja

El Combate de Llocllapampa o Combate del “Malpaso” fue un enfrentamiento entre el regimiento Lautaro y las montoneras peruanas, junto al escuadrón Flanqueadores de Junín, sucedido el 10 de abril de 1882.

A inicios de 1882, Lynch comanda en persona una expedición hacia Canta, mientras que otra división al mando de Pedro Gana fue enviada hacia Chosica, buscando envolver a Cáceres, movimiento que falló debido a que el general peruano retrocedió hacia Tarma, evitando ser rodeado. Las tropas de Cáceres estaban conformadas por los batallones Zepita, Tarapacá, América, Huancayo, 90 artilleros y 40 jinetes de caballería.

Lynch y Pedro Gana vuelven a Lima, pero el Presidente de Chile, Domingo Santa María ordena continuar con la expedición, debido a lo cual, Lynch envía a Gana hacia el Departamento de Junín al mando de 2.300 efectivos, compuesta por tropas de las unidades "Tacna" 2° de Línea, Lautaro, "Chacabuco" 6° de Línea, 1 escuadrón del Carabineros de Yungay y 1 brigada del Regimiento de Artillería Nº1.

Los vecinos de Parco, sabedores que se dirigían los chilenos a Llocllapampa, comunicándose con la rapidez posible con los pueblos de Matagrande, Matachico y Llocllapampa, a fin de atacarlos en un sitio estratégico, denominado “Malpaso”, distante a 4 Km. de la población de Parco, y tuvo lugar el 10 de abril de 1882.

Los ciudadanos de los tres pueblos esperaron parapetados y listos para echarles galgas que tenían preparadas en la cumbre de Lirio-huajlas, a esta magnífica hazaña no sólo concurrieron los hombres, sino también mujeres, ancianos y niños quedando por esta razón los pueblos en completo silencio.

Después de algunas horas de espera llegaron los chilenos intentando pasa el Quichco (pongo) ósea un cañón estrecho de la quebrada; de lo que aprovecharon los defensores para atacar con las galgas estratégicamente preparados. Al verse en esta situación peligrosa el jefe chileno desesperado interrogó a Estanislao Cóndor que era espía, quienes y cuántos eran los guerrilleros destacados en Llocllapampa, este, no habiendo dado respuesta fue acribillado a balazos. Al cual un cabo dijo: "Pucha cholo, tú me has traído sabedor del ataque".

Casi la totalidad de los incursores sucumbieron destrozados por las galgas y sus cadáveres fueron arrastrados por el caudaloso y torrentoso río. Un solo chileno tuvo suerte de pasar la zona peligrosa, burlando las galgas, llega a Chunamanta, quien enloquecido toca con su corneta "ataque" y al comprobar que todos sus camaradas habían sucumbido, incontinente se arrojó al río, muriendo ahogado igual que sus compatriotas.

Los pocos que habían logrado retroceder emprendieron una retirada precipitada sin comprobar la cantidad exigua de los atacantes que los perseguían de cerca. Al pasar por Parco, los chilenos tomaron las alturas pasando por Huaripampa. En el punto Shipitayocc, murió Rufino Casachagua, que había esperado con varios compañeros en un promontorio simulando atacar con fusiles, ya que eran bordones que portaban en el brazo.

Los de Iple, sintiendo la retirada desastrosa de los chilenos concurrieron a la persecución de los enemigos, no tardando en aparecer los de Canchapunco e Iple o Paccha, que atacaban con dinamitas, cohetes, palos u hondas; así perseguidos pasaron por Ullusca y en Canchahuanca nuevamente fueron atacados por galgas, dejando algunos muertos y siguieron hasta llegar a la casa del puente de Muquiyauyo, donde se refugiaron en número reducido. En la noche el ejército chileno llevó a sus compañeros maltrechos en la grupa de sus caballos.

Al siguiente día, 15 hombres chilenos se presentaron al puente Turumanya, el que felizmente estaba cortado; para castigar al pueblo de Parco, por el desastre infligido el día anterior. Como ataque hicieron una descarga de fusilería. Los pobladores se reunieron a toque de campanas para repeler, los hombres poseídos por el entusiasmo de la Victoria y alentados por el triunfo del día anterior, hicieron gala de coraje y valor, capeaban las balas, con sus sacos, ponchos, sombreros; despreciando la muerte y la bala enemiga, falleciendo el valiente Norberto Mucha, retirándose los chilenos a Jauja.

Después de lo ocurrido, sobrevivieron: Valentín Rodriguez, Celedonio Casachagua, Toribio Ramos, Bonifacio Chumbe, Luciano Huatuco, Segundino Hinostroza, quien relataba los pormenores de las batallas y orgullosos decían: "Este pecho mide 4 cuartas, sobrevivió a cinco batallas y recibió seis balazos (mostrando sus cicatrices) arengaba a sus hijos". También perduraron a las batallas: Pedro Reyes, Manuel Vilca, Florentino Soto y muchos otros valientes que lucharon bajo las órdenes del coronel Bedoya.

Póstumo homenaje a estos héroes caídos en dicha gesta.
Fuente:
Transcripción parcial de la Monografía del Distrito de Parco – Franklin Sovero Hinostroza.
www.parcoperu.info

Leer más...

9 de abril de 2017

Porque se celebra Semana Patria en Semana Santa en el valle de Yanamarca – Jauja

Todos los años, mientras en el valle del Mantaro se festeja con júbilo y devoción las actividades religiosas por la pasión, muerte y resurrección de nuestro señor Jesucristo; los jueves de Semana Santa se escenifica en el valle de Yanamarca (distritos de Acolla, Marco, Tunanmarca, Pomacancha, Janjaillo), la alegoría de “La Maqtada” o la “Tropa de Cáceres” ante una multitud de turistas locales, nacionales e internacionales que llegan hasta el valle de Yanamarca para apreciar esta interesante danza. Este baile es una remembranza de la llamada “Campaña de la Breña”, que se desarrolló durante la guerra con Chile en la sierra peruana bajo el liderazgo del mariscal Andrés Avelino Cáceres.

Fue un 15 de abril de 1881, que cayó un Viernes Santo, cuando los pueblos del valle de Yanamarca, participaban con fervor religioso en las actividades de Semana Santa, don Andrés A. Cáceres, soportando el frio en las altas punas y sorteando las asperezas de la quebradura agreste, hace su paso por este valle con dirección a la ciudad de Jauja, para organizar y reiniciar la campaña de resistencia al ejército chileno.

Y ante el llamado, una gran cantidad de hombres humildes del valle del Mantaro, unidos por el amor supremo a nuestra patria, escogieron el camino del honor nacional; enrolándose con valentía en los huestes del gran Andrés A. Cáceres. Por ello, en Jauja se formó el batallón de su mismo nombre. Igualmente, en otros distritos se formaron muchos batallones, como el batallón "Libres de Marco y Concho", el batallón "Libres de Paccha", la "Guardia Nacional de Huaripampa", la columna de "Cazadores de Muquiyauyo", los "Flanqueadores de Llocllapampa", entre otros.

Actualmente, dentro de su religiosidad y su fe, los pobladores de valle de Yanamarca reviven en esta estampa folklórica su alegría triunfal en el desalojo de los chilenos del centro del Perú, su orgullo de haber sido soldado de Cáceres.

Una semana Santa y semana Patria en la provincia de Jauja, único en el Perú.

Leer más...

7 de abril de 2017

Semana Santa, semana patria en el Valle de Yanamarca - Jauja

Todos los años, mientras en el valle del Mantaro se festeja con júbilo y devoción las actividades religiosas por la pasión, muerte y resurrección de nuestro señor Jesucristo; los jueves de Semana Santa se escenifica en el Valle de Yanamarca, la alegoría de “La Maqtada” o la “Tropa de Cáceres” ante una multitud de turistas locales, nacionales e internacionales que llegan hasta el valle de Yanamarca para apreciar esta interesante danza. Este baile es una remembranza de la llamada “Campaña de la Breña”, que se desarrolló durante la guerra con Chile en la sierra peruana bajo el liderazgo del mariscal Andrés Avelino Cáceres.

En la escenificación se puede apreciar a diferentes personajes como El Mariscal Cáceres, músicos compuestos de tambor y cornetas de guerra, escolta, oficiales, majtas, pashñas y las rabonas. También, los rancheros o carambiash y los chilenos que son vencidos y capturados.

Es una danza histórica que no ha perdido la caracterización de esa época por lo que el Instituto Nacional de Cultura - Junín, mediante Resolución Directoral No. 009-2008-DRC-J declaró a “La Maqtada o Tropa de Taita Cáceres de Acolla y Pueblos del Valle de Yanamarca, Patrimonio Cultural de la Nación”.

El Mariscal Cáceres, encabeza a su “Tropa” con marcialidad y “estilo militar”, le acompañan los músicos, la escolta, los oficiales, los majtas (jóvenes cholos) y las rabonas que bailan con movimientos rítmicos y perfectamente al compás del tambor y la corneta de guerra dando dos pasos adelante, uno atrás, y otros saltos en zigzag, que para ello se requiere de mucha habilidad, destreza, y gracia sin parar.

Para las órdenes marciales, en vista que no hablaban el mismo idioma, se cocía en el hombro izquierdo de los soldados un pedazo de pellejo con lana blanca (yuraj), y otro, en el hombro derecho, con lana negra (yana), esto facilitaba la uniformidad para girar o voltear a todo la tropa. Entonces, cuando Cáceres decía “yana jaracha ticrari”, significaba que debían girar a la derecha, y cuando decía “yuraq jaracha ticrari”, significaba que tenían que girar a la izquierda, porque a ese lado estaba el pellejo blanco.

Encabeza el desfile el “Brujo de Los Andes” y su estado mayor, correctamente uniformados, montados sobre los mejores alazanes del valle de Yanamarca, seguido por el batallón desfilan las “rabonas” con sus “quipes” de alimentos, utensilios y trastos de cocina, destacando las pailas y los gigantescos cucharones de madera que blanden las sufridas mujeres compañeras de los guerrilleros.

Ocupando el centro de la formación nunca falta el “chileno” capturado por la tropa, quien es conducido con una soga o cadena que terminan enlazados en los pies y manos del enemigo derrotado.

Seguidamente van marcando el paso los batallones de Infantería Nº 3 Sector Norte y de Artillería Sector Sur, todos ataviados con vestimenta militar. Últimamente, también desfilan soldados del Ejército Peruano, además que se matizan con diversas escenificaciones del acontecer histórico nacional e internacional.

Dentro de su religiosidad y su fe, los pobladores de Acolla reviven en esta estampa folklórica su alegría triunfal en el desalojo de los chilenos del centro del Perú. Una semana Santa y Semana Patria único en el Perú.

video

Leer más...

6 de abril de 2017

Un día como hoy, Jauja es elevado de Villa al rango de Ciudad


MINISTERIO DE ESTADO

El gobernador, cura y principales habitantes de la villa de Santa-Fé de Jauja han dirigido una representación al Gobierno Supremo, exponiendo los títulos que tienen para pretender se eleve aquella villa al rango de ciudad. Este pueblo que desde el tiempo del emperador Pacha-Cutec obtuvo notables privilegios, como lo indica su antigua denominación de Hatun-Sausa, tanto por sus servicios como sus ventajosa localidad, no ha llamado ménos la atención sobre sí en los tiempos modernos, por el patriotismo que siempre ha demostrado y la firmeza con que ha sostenido sus derechos á la vista del fuego y del fierro de los enemigos. Desde el 20 de Noviembre de 1820 en que la división del general Arenales puso á Jauja en libertad de pronunciar sus sentimientos, no ha cesado de hacer sacrificios gratos á la Patria, prodigando su sangre y sus recursos para cooperar á las miras del ejercito libertador. Estos motivos han autorizado los decretos anteriores, en que se han concedido exenciones y distintivos á que solo tiene derecho el mérito. Mas conociendo el Gobierno que también son acreedores á que se defiera á la solicitud que han entablado sus vecinos, ha resuelto lo que sigue:

EL SUPREMO DELEGADO

He acordado y decreto:
Art. 1. La villa de Santa-Fé de Jauja por los señalados servicios que ha hecho á la patria desde el 20 de Noviembre de 1820, tendrá en lo sucesivo el nombre y privilegio de Ciudad.

Art. 2. Los naturales de Jauja serán considerados cuando se establezca el plan general de contribución, disminuyendo la cuota que les corresponda sin notable perjuicio del Erario Nacional. El presente decreto se someterá a la sanción del Poder Legislativo por el ministro de Estado con la exposicion de los principios de justicia en que se funda.

Dado en el palacio del Supremo Gobierno, en Lima, á 6 de Abril de 1882. - 3.°
Firmado: TORRE-TAGLE
Por órden de S.E. - B. Monteagudo.

Leer más...

4 de abril de 2017

Abril: Mes de tayta Cáceres y de Jauja

Este mes, los jaujinos conmemoramos la llegada del mariscal Cáceres en plena Semana Santa a Jauja, que después de caer herido en la batalla de Miraflores en Lima, logra escapar a la sierra y después de un descanso prudencial, organiza la resistencia con los pobladores del valle del Mantaro, quienes se enrolan con valentía en las huestes de Andrés A. Cáceres.

Así mismo, en el mes de abril, después del regreso de los españoles del Cusco, Francisco Pizarro decide continuar la fundación de Jauja el 25 de abril de 1534, cuando 53 españoles con el Gobernador a la cabeza, expresan su voluntad de residir en ella y hacerla capital de la Gobernación.

En las próximas publicaciones estaremos tratando con más detalle ambos temas.


Leer más...

31 de marzo de 2017

Grupo Metáfora de Jauja nominado para Premios AIBAL 2017

En el marco del día mundial del teatro, durante una cálida ceremonia celebrada a mediodía del miércoles 29 de marzo, se anunciaron los artistas, obras y colectivos nominados a “PREMIOS AIBAL A LAS ARTES ESCÉNICAS 2017”, que destaca los trabajos escénicos del 2016 en la ciudad de Lima, aunque también señala iniciativas importantes del interior del país.

Las palabras de introducción a cargo del director del evento, Percy Encinas, sirvieron para contextualizar el evento. Se indicó que en medio de los desastres y sufrimiento que buena parte del país está atravesando, el teatro debe preguntarse qué le toca hacer. Añadió también que el reconocimiento público de Premios AIBAL a nuestros artistas escénicos es una forma de respetarlos y agradecerles a quienes casi siempre trabajan a contracorriente y de modo autogestionario, sorteando obstáculos e indiferencias a punta de trabajo, pasión y talento. Sirva también como una ocasión de reunirnos para reafirmar nuestro compromiso con nuestro arte y, a través de este, con la sociedad que nos alberga.

Después de ese mensaje, subieron al escenario los presentadores Daniela Nunes y Cristhian Palomino (ambos, jóvenes actores) y, en medio de la expectativa, fueron leyendo los nombres en 22 categorías.

Luego de la lectura, se entregaron certificados de nominación a quienes estuvieron en el recinto y se anunció que la ceremonia de premiación será el 31 de mayo a las 8:00 p.m. en el Teatro del Centro de la amistad peruano china.

Listado de nominados en Teatro Regional:
  • Grupo Metáfora de Jauja (Junín)
  • Cuatro Gatos de Trujillo
  • Teatrando de Arequipa
  • Artescénica de Arequipa
  • Simbiontes de Cuzco
  • Grupo de Comediantes de Trujillo
  • Julio Cesar Martin – Grupo Muñecos de Madera (Chancay)
  • Algovipasar de Cajamarca
Fuente:infovoro.com

Leer más...

28 de marzo de 2017

Aeropuerto de Jauja: Comunicado de CORPAC

CORPAC S.A., cumple con informar a la opinión pública que el avión B737-300, matrícula OB-2036P, de la Compañía Peruvian Airlines, procedente de Lima, aterrizó en el Aeropuerto de Jauja a las 04:28 pm, y de acuerdo a la información que maneja nuestra empresa, aparentemente se produjo una falla técnica en la aeronave, lo que originó que se despiste de la pista de aterrizaje hacia el lado derecho, provocando que el ala de la aeronave choque con el cerco perimétrico del Aeropuerto y se produzca el incendio inicial en el ala derecha.

El Centro de Operaciones de Emergencia (COE) del Aeropuerto de Jauja activó de inmediato el Plan de Emergencia y los vehículos de rescate de CORPAC S.A procedieron a brindar el apoyo a la aeronave de forma inmediata, permitiendo la evacuación de los pasajeros y tripulantes en su totalidad, habiéndose reportado tres personas con contusiones menores, como consecuencia del accidente.

La aeronave terminó su despiste a los 1760 metros, lado derecho de la Pista de Aterrizaje, por lo que se procedió a su cierre emitiéndose el NOTAM respectivo, hasta que la Comisión de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (CIAAC) del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, realice la respectiva investigación.

CORPAC S.A., reitera que ante esta situación de emergencia presentada en el Aeropuerto de Jauja, activó los protocolos de seguridad, que han permitido garantizar la evacuación de todos los pasajeros y el personal de la aerolínea, en estos momentos nos encontramos a la espera del pronunciamiento de la CIAAC, para reanudar las operaciones aéreas en el Aeropuerto de Jauja.

Callao, 28 de marzo de 2017

Oficina de Imagen Institucional
Fuente: corpac.gob.pe

Leer más...

24 de marzo de 2017

El sanguinario Calcuchimac en Jauja

Calcuchimac fue un militar cuzqueño, nieto del Inca Wiracocha por línea materna, sirvió a órdenes de Huayna Cápac durante la conquista del Guayas. Al iniciar Atahualpa la guerra por el poder contra su hermano Huáscar, contó con el apoyo de este experimentado general -junto a Quizquiz y Rumiñahui-, quien lo acompañó a lo largo de la campaña del norte.

Tras la victoria a Huáscar el camino al Cuzco estaba abierto y Calcuchimac, ingresó triunfalmente, realizando una despiadada represión contra la nobleza cuzqueña. Tiempo después tuvo conocimiento de la captura de Atahualpa en Cajamarca y partió presuroso a rescatar por la fuerza a su rey. A regañadientes tuvo que detenerse en Jauja por órdenes precisas de Atahualpa.

Ocurrió entonces una rebelión que se extendió rápidamente por el valle del Mantaro: los huancas eran decididos partidarios del Cuzco y se levantaron contra el ejército de ocupación de Calcuchimac. Pero las armas quiteñas terminaron por imponerse y la rebelión fue sofocada a sangre y fuego.

A los pocos días llegaba a Jauja Hernando Pizarro, procedente de Pachacamac, llevando parte del tesoro que Atahualpa había ofrecido por su libertad; al ingresar a la plaza de Jauja vio un escenario pavoroso: un bosque de lanzas clavadas verticalmente en cuyo extremo superior había cabezas, lenguas o manos “que era cosa de espanto ver las crueldades que tenía hechas”. Calcuchimac fue encarado por un noble cuzqueño, Antamareca Mayta, quien le reclamó por las matanzas que había cometido diciéndole: “Hasta cuándo, Chalco Chima, han de tener fin tus crueldades. Cuándo será el día que tú y aquella bestia fiera de tu capitán Quizquiz os habéis hartos de humana sangre. Dime, rabioso tigre”. Calcuchimac respondió atacando al orejón cuzqueño pero fueron separados.

Junto a Hernando Pizarro venían nobles quiteños, uno de ellos hermano de Atahualpa, con la orden de que Calcuchimac se trasladara a Cajamarca. Ante este mandato categórico no le quedó más remedio que entregarse a los castellanos y ser llevado a Cajamarca.
Fuente: historiaperuana.pe

Leer más...

14 de marzo de 2017

Cortamonte en honor al Santísimo “Tayta Huakllas El Castigador”

(…) Pero yo pienso que una Cruz no está puesto por gusto en ese lugar, entonces la gente, también la gente ya se olvidó, entonces ahí viene el castigo, yo pienso que para que las lluvias retornen toda la gente, todo el pueblo tiene que ir a orar a las cruces de espinas. Los del Barrio de Huacllas se habían comprometido en construir su capilla en ese lugar y por no cumplir, se vino esa desgracia ese año (…)

Padrinos del ancestral cortamonte del Barrio Mutualista Huakllas, tienen el placer de invitar a Ud. y familia a la fiesta de carnavales en honor al Santísimo “Tayta Huakllas El Castigador”, que se llevará a cabo los días jueves 16 y sábado 18 de marzo de acuerdo al programa adjunto.


Leer más...

1 de marzo de 2017

No solo de tunantada vive un jaujino, también de cortamonte

El carnaval jaujino se manifiesta a través de los cortamontes que se realizan en cada barrio y comprende la “traída” y el “tumbamonte”. Autentica y peculiar expresión cultural por medio de una danza, elaborada artísticamente con una demostración de garbo y elegancia que en cada paso realizan las parejas, y que no es fácil ejecutarla perfectamente.

Aún recuerdo, las primeras veces, cuando asistía a los cortamontes para ver a las parejas que se diferenciaban por su baile refinado. De noche, cuando los árboles habían caído, los nuevos padrinos dejaban la plazuela del barrio y encabezaban la pandilla hacia la plaza de armas, ingresando triunfalmente y “guapeando” por el jirón Junín o Grau, formando una inmensa pandilla de varias cuadras. Las parejas vestidas típicamente se mezclaban con las que vestían de civil.

El público en general que contagiados por el frenesí, dejaban de ser espectadores y se animaban a bailar. Era fiesta de carnaval y a esa hora estaba permitido que las parejas participen en la pandilla sin vestir el traje típico jaujino.

Los nuevos padrinos, junto a sus familiares y amigos, al llegar a la plaza de armas, se dirigían al “Casino de Jauja” para ser homenajeado por su antecesor y la fiesta seguía con algún grupo tropical.

Una noche, cuando observaba a los bailantes del Barrio de Huarancayo que se dirigían a la plaza de armas, una vecina, me propuso hacer “bollitos”, no sabía lo que me proponía, pero al explicarme, comprendí que era una invitación a bailar. La denominación de hacer “bollitos” era la costumbre de bailar sin disfraz, siguiendo a la pandilla hacia la plaza de armas.

Como muchos, practique mis primeros pasos con los “bollitos”, asimilando poco a poco hasta tener confianza y destreza. Después vendría la primera vez que bailaría con una hermosa jaujina. Fue en el barrio de La Libertad. Con temor ingresé al ruedo, sentía que todas las miradas de los espectadores eran para mí, no me quedo más que bailar cerca a los árboles y cubierto por las demás parejas que si mostraban con naturalidad su destreza dancística. La experiencia fue hermosa y me motivó a seguir bailando, la segunda vez fue con más seguridad y así de a poco a poco llegué a tener la confianza de los antiguos y expertos danzantes. Hasta llegar a dibujar con los pies y expresar con los movimientos del cuerpo, el garbo y la elegancia del carnaval jaujino. La posición de bailar al fondo, pasó a la parte exterior del ruedo, cercano a los espectadores. Sentí toda la emoción que produce nuestra tradición carnavalesca mediante la danza. En cada paso que daba me encantaba el arte de llevar a mi pareja e intercambiar miradas y sonrisas cómplices. Tantas historias vividas. Tantas historias por recordar y por contar.

A esa temprana edad no tenía terno y no quedaba otra que pedir prestado a mi padre. Yo era un poco más alto que él y tenía que bajar la basta del pantalón, Aunque no era mi talla pasaba desapercibido, mejor si bailaba en el barrio de Huarancayo, porque el poncho ayudaba a cubrir el terno. Hasta que un amigo, que en esos tiempos no bailaba muy seguido, me presto su terno que si era de mi medida, porque teníamos la misma estatura. Ese año bailé en casi todos los barrios de Jauja, como pronosticando mi despedida de varios años. Al devolver el terno, fue como dar la posta a mi amigo, como si el terno se hubiera convertido en un “terno bailarín”, le cambio su actitud de no bailar y ahora, hasta el día de hoy, sigue bailando los cortamontes.

Pasaron los años, baile en muchos barrios. Tuve la oportunidad de regresar varias veces y disfrutar de nuestra hermosa tradición. Algunos años no pude, como algunos jaujinos que no tienen la oportunidad de regresar por varios motivos. Esas veces que no regrese, solo quedo contentarme con los hermosos recuerdos que guardaba y que afloraban al ver una foto, un vídeo, alguna noticia o algún motivo relacionado al carnaval de nuestra tierra, nuestros cortamontes. Solo quedaba hacer la promesa de regresar nuevamente.

Hasta una próxima historia de Jauja…

Leer más...

19 de febrero de 2017

El Chuicash Majay, el juego ancestral del carnaval de Paca - Jauja

Es un juego ancestral que se realiza en los carnavales en Paca, es de origen español denominada “Chueca” y fue divulgada su práctica entre los indígenas del Perú. Fue implantado en Paca probablemente cuando llegaron al pueblo con motivo de la explotación de las minas de plata en la parte alta de Jayat. Los lugareños se ingeniaron para darle características propias al juego, inclusive dejaron de llamarla “Chuecash” y le pusieron “Chuicash”

El día viernes de carnaval, en la tarde, cuando la fiesta se encuentra en todo su esplendor, al son de las notas musicales de la Pachahuara y cuando están degustando la comida del Señor, el “Puchero”, es cuando se da inicio al juego en el perímetro de la plaza.

Consiste en jugar con un palo curvado en uno de sus extremos y una bola de tronco macizo que pesa entre 10 a 14 kilos. Los jugadores son personas mayores y labriegos de Paca que tienen destreza y fuerza en los brazos, pues el juego es bastante rudo. La indumentaria que llevan son las que visten un labrador de campo o “chacarero”, se complementa con un sombrero de lana, generalmente ajado, luego calzan unos zapatos fuertes y resistentes para el trajín que habrán que desplegar.

Conforman dos equipos; los que pertenecen al barrio de arriba (los de “Tarma”) y los del barrio abajo (los de “Jauja”). Antes de iniciarse el partido, se congregan frente a la Iglesia, la pelota se pone al medio de ellos y un árbitro da la señal de partida. El juego consiste en arrastrar la pelota con sus palos curvados, tratando de hacer llegar la pelota a la bocacalle que da hacia su barrio, como la pelota no es una esfera uniforme, a veces avanza como también retrocede, haciendo laborioso trasladar la pelota y llegar a la meta. El equipo que logra hacer llegar a la bocacalle es el ganador.

Este juego tiene una simbología en el labrado de la tierra, por cuanto el esfuerzo que realizan significa que han dedicado sus esfuerzos en una “faena” a favor del Señor de Paca o sea han cultivado sus chacras sembradas de “culao”, de maíz y habas, pues coincidentemente es la época de cultivar los sembríos en Paca. Por lo que tiene un significado mágico-laborioso el juego denominado “Chuicash Majay” y que se realiza en la fiesta de la Mayordomía.

Hasta una próxima historia de Jauja…

Leer más...