.

.

.

Jauja, donde pagan a los hombres por dormir, fustigan a los hombres que insisten en trabajar, los árboles son de tocino y sus hojas de pan de fino. Las calles están adoquinadas con yemas de huevo y lonjas de tocino, asadas y fritas...

27 de septiembre de 2016

Llegada de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl a Jauja

¡Feliz aniversario familia vicentina!
Establecidas en el Cercado de Lima, las Hermanas son pronto requeridas por las Beneficencias de Provincias, para que se hagan cargo de sus hospitales y asilos. Las Hermanas los irán tomando en la medida en que llegan nuevas expediciones, iniciando la expansión de la Provincia. Las fundaciones se suceden: El Callao (1865), donde llegan a dirigir 3 hospitales y 1 escuela internado de mujeres. Arequipa (1871), con 1 hospital y 1 Casa de Huérfanos y Expósitos. Tacna (1874), con el Hospital Mixto San Román y una Escuela para niñas. Trujillo (1875), con el Hospital Mixto Belén y el Colegio Hermanos Blancos. Puno (1876), Cajamarca (1876). En sus Bodas de Plata (1883), se establecen en Bolivia: Hospicio San José, de La Paz, con secciones de Cuna, Puericulturio, Ancianos (as) y Escuela externa para niños. En Tarma y Jauja, a comienzos del 1900.

La labor pastoral y de apoyo social de la Compañía de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, en la ciudad de Jauja, se inicia en enero de 1902, con la llegada de cinco hermanas por la ruta de Tarma y a caballo, para hacerse cargo de la atención de enfermos y de los niños pobres en el Hospital Mixto de Lourdes; en 1921 se trasladaron al Sanatorio Olavegoya, con Sor Martha, Sor Luisa y otras distinguidas religiosas, quienes impusieron la disciplina, los buenos modales, la higiene, la caridad y el respeto a los pacientes y personas. En este Nosocomio sólo para enfermos tuberculosos, las hermanas trabajan hasta el 31 de diciembre de 1964.

En 1906 dieron inicio a la instrucción de las niñas en la Escuela San Vicente, abriendo sus puertas en un antiguo local de la calle Manco Cápac y Salaverry hasta 1915, fecha en la que se trasladan al nuevo local de la calle San Martín. En 1929 se crea la Escuela de Instrucción Primaria con Resolución Suprema.

Las hermanas incansables y preocupadas por la preparación de la juventud jaujina, fundan en 1954 la Academia de Corte de Confección con valor oficial y por el incremento de la población escolar femenina, el 03 de abril de 1960, se crea la sección secundaria con los tres primeros grados, que fueron autofinanciados. Por las gestiones de Padres de Familia, las Religiosas de entonces y el apoyo incondicional de los diputados por el departamento de Junín, quienes proponen a la consideración de la Cámara, un proyecto de Ley de Creación de un nuevo colegio de Educación Secundaria para mujeres, dando la siguientes Ley de Creación un nuevo Colegio Nacional de Educación Secundaria para Mujeres, el cual recibe el nombre de “Colegio Nacional San Vicente de Paúl”.

El 26 de julio de 196l con Ley Nro. 13685 se nacionaliza el Colegio, el que continuará funcionando sólo con el ciclo básico secundario y tendrá como anexo a la Escuela Primaria; incrementándose el cuarto grado y en 1962 el quinto grado de educación secundaria, siendo la Primera Directora Sor Rosa María Arce Franco (1960 – 1962).
Fuente:colegiosanvicentedepauljauja.wordpress.com

Leer más...

25 de septiembre de 2016

Santísima Virgen del Rosario

Santo Domingo de Guzmán afirmó que la Virgen María se le apareció en 1208 en una capilla del monasterio de Prouilhe (Francia) con un rosario en las manos, que le enseñó a rezarlo y que le dijo que lo predicara entre los hombres. Además, le ofreció diferentes promesas referidas al rosario. El santo se lo enseñó a los soldados liderados por su amigo Simón IV de Montfort antes de la Batalla de Muret, cuya victoria se atribuyó a la Virgen María. Por ello, Montfort erigió la primera capilla dedicada a esta advocación.

En el siglo XVI, San Pío V instauró su fecha el 7 de octubre, aniversario de la victoria en la Batalla de Lepanto, donde las fuerzas cristianas derrotaron a los turcos que invadían Europa (atribuida a la Virgen), denominándola Nuestra Señora de las Victorias; además, agregó a la letanía de la Virgen el título de Auxilio de los Cristianos. Su sucesor, Gregorio XIII, cambió el nombre de su festividad al de Nuestra Señora del Rosario. A causa de la victoria en la batalla de Temesvár en 1716, atribuida por Clemente XI a la imagen, el papa ordenó que su fiesta se celebrase por la Iglesia universal. León XIII, cuya devoción por esta advocación hizo que fuera apodado el Papa del Rosario, escribió unas encíclicas referentes al rosario, consagró el mes de octubre al rosario e incluyó el título de Reina de Santísimo Rosario en la letanía de la Virgen.

Ella es patrona de las batallas, así como de multitud de ciudades y localidades repartidas por todo el mundo.

La imagen más antigua del Perú
Según una constante tradición, la imagen de la Virgen del Rosario venerada en la Basílica de su nombre en Lima, vio surgir la ciudad fundada por Pizarro en el valle del río Rímac. Donada por el Emperador Carlos V, fue traída al Perú por los primeros conquistadores para que “los favoreciese en tan ardua empresa”. La imagen fue colocada inicialmente en la primitiva pila bautismal de Santo Domingo donde los “primeros creyentes idólatras fueron reducidos”.

Se trata de una estupenda talla en madera policromada de 170 cm., atribuida a Roque de Balduque. En su rostro parecen conjugarse la majestad de Reina y la dulzura de Madre. El Niño, a quien sostiene en el brazo izquierdo es también obra perfecta y así el manto, que desde la cabeza baja sobre sus hombros, como los pliegues de su túnica y la finura de sus manos, revelando la destreza del artista que la esculpió.

Leer más...

20 de septiembre de 2016

Sazones y Sabores de Jauja - Costumbres


Desde los dulces y panes, pasando por la pachamanca, el picante de cuy, terminamos navegando por la Laguna de Paca y disfrutando de un cebiche de trucha.

Para aprovechar las hierbas aromáticas degustamos un licor de muña y participamos de un recorrido simpático de los favores de estas plantas.

Sazones y sabores de Jauja, con el toque de una gelatina de patita y una buena chicha, este martes a las 10pm y el miércoles a las 4pm a través de Costumbres, el verdadero espíritu de los peruanos.

A doña Elsa Dionisio el cariño le sobra, así que su regalo cotidiano es un abrazo y una frase halagadora para cambiarte el día al instante. Esta mujer, dedicada por años, a los panes y dulces, es capaz de reseñarte cada creación que inunda su panadería todas las mañanas. Aquella es una aldabita y la más pequeña se llama aldabitita, ambos bocadillos se inspiran en las clásicas aldabas de portones y puertas de la siempre acogedora ciudad de Jauja, la primera capital del Perú, la entrada al Valle del Mantaro, el sueño exagerado y reinventado por los españoles, el país idílico.

En España cuando hay un momento de máxima felicidad se usa la frase: “esto es Jauja” o “vivir en Jauja”. Las virtudes de esta región se exageraron, se desvirtuó en el imaginario colectivo hasta hacerlo parecer un paraíso, donde todo era oro y por los ríos corría miel o leche. Un edén culinario.

Edén culinario que hemos recuperado gracias a las lagrimitas y alfajorcitos, a los panes de maíz y las roscas de yema, a los panes de huevo, a las técnicas artesanales y recetas heredadas de la tradición y la costumbre, la que no se pierde, la que descansa en la fiesta de la Virgen del Rosario, pues en honor a la patrona, se amasa el pan dulce que sabe a fruta, chancaca e hinojo, al cual se le conoce como mollete.

En esta historia: “sazones y sabores de Jauja” disfrutamos de una deliciosa pachamanca hecha con el talento del chuto y de la tunantada, de la milagrosa hualamaca: “una vez que ponemos la carne, las piedras, las papas, las humitas, la hualamaca se pone encima de todo esto para que le dé el aroma. Un aroma más que entra a la pachamanca.

Ese es el secreto”, refiere Pedro, cocinero nato, conocedor. Será por eso que me ha mandado a la Laguna de Paca a buscar un buen cebiche de trucha y me ha indicado el camino para que al volver disfrute de un exquisito picante de cuy.

En la feria de los miércoles yo he encontrado a doña Primitiva, a la buena moza y aparente mujer que heredó el talento de su madre y ahora es el emblema jaujino de la chicha de jora y de la gelatina de patita. Así que no se puede perder esta historia que está para chuparse los dedos.
Fuente: www.costumbresperu.pe

Leer más...

11 de septiembre de 2016

Capitán Alipio Ponce Vásquez, héroe nacional jaujino

En julio de 1941 las tensiones limítrofes con el vecino país de Ecuador se tornaron cada vez más violentas, el Teniente Alipio Ponce Vásquez es enviado a la frontera al destacamento de la guardia civil a órdenes del Capitán GC Conrado Ruiz Oliva. El 23 de julio de 1941, el Teniente Alipio Ponce al mando de 14 guardias civiles participa en la toma del puesto ecuatoriano de Quebrada Seca, controlando el cruce de la carretera a Quebrada Seca mientras que tropas de infantería se lanzaban a la toma de ese puesto, lográndose capturar. Los ecuatorianos se replegaron a su puesto de Carcabón, el Mayor EP Manuel Montoya ordena a Ponce y 30 hombres capturar el puesto de Carcabón, que se cumplió el 25 de julio de 1941 a las 10 pm, al día siguiente, 26 de julio de1941 otra vez el Mayor Montoya ordena a Ponce capturar el puesto ecuatoriano de Huabillos a 5 km. de Carcabón, lugar donde se replegaron los ecuatorianos de sus puestos de Quebrada Seca y Carcabón. Ponce y sus guardias civiles reforzados con zapadores y 04 morteros del BI 5 lanzaron un violento y contundente asalto al puesto de Huabillos que estaba reforzado con tropas de Quebrada Seca y Carcabón, los cuales se dispersaron en la selva abandonando el puesto, armas y la bandera ecuatoriana que fue llevada a Lima.

El Teniente GC Alipio Ponce Vásquez participo en la toma de los puestos: Quebrada Seca, Carcabón y, Huabillos.

En Septiembre de 1941, el Teniente GC Alipio Ponce de 35 años de edad se encontraba en la zona de Pasaje, Ecuador, donde llego noticias que tropas ecuatorianas sin respetar el alto al fuego estaban distribuyendo sus fuerzas por la zona de Porotillo. El pelotón de caballería nº 5 que estaba al mando del Capitán Alfredo Novoa Cava se le dio la orden de ir hasta la zona del puente de Ushcurrumi, en la zona de Porotillo, en misión de exploración y constatación de la presencia del enemigo por esa zona. El pelotón partió de madrugada previo desayuno - almuerzo con la adrenalina de internarse en territorio desconocido, el Teniente GC Alipio Ponce iba armado de un mosquetón y en el poblado de Huaycho, el Sargento 2º GC Emiliano Tapia Díaz se unió al pelotón como guía, en el poblado de Casacay dejaron los caballos a cargo de 6 soldados y pasaron luego por Pitahuiña, La Quera, Limón, La Unión. Soldados ecuatorianos vestidos de civil seguían los movimientos de nuestros soldados, al llegar a la zona de Porotillo el pelotón ingreso al lugar de la emboscada. El 11 de setiembre de 1941, la quietud de la tarde se rompió de un balazo y la selva vomito fuego, muerte y destrucción, el pelotón de 26 hombres fue diezmado cayendo uno a uno entre ellos el Teniente GC Alipio Ponce. El Sargento 2º GC Emiliano Tapia Díaz cogió el mosquetón de Ponce hasta quedarse sin balas y rodeado por el enemigo fue tomado único prisionero, el resto del pelotón (24 hombres) fueron muertos y repasados a bayoneta y posteriormente quemados, un Sargento 2º de caballería salvo de la masacre al lanzarse al rio Jubones.

Ponce escribió a una de sus 2 hijas, Celia Ponce Jáuregui: "Hija cuida de mi madre, ella es el tesoro más grande que tengo, respétala como a mí mismo, cuanto quisiera estar al lado de tu juventud y de mi madre, es un gozo que no puedo disfrutar porque antes hija, está mi deber con la patria. Las jornadas son muy difíciles, tal vez no haya para más, te quiero, tu padre. Alipio Ponce".

El 23 de setiembre de 1941 se le otorgo el ascenso póstumo a Capitán, en febrero de 1942 fue sepultado en el cementerio de Tumbes, en 1978 fue declarado Héroe y patrono de la Policía Nacional y en 1987 el Congreso de la República, en mérito a su heroica actuación durante dicho conflicto, lo declaró Héroe Nacional mediante Ley No-24658, disponiendo además que sus restos reposen en la Cripta de los Héroes.

Alipio Ponce Vásquez nació en el anexo de San Lorenzo, distrito de Apata, provincia de Jauja, el 15 de agosto de 1906, sus padres fueron Don Emilio Ponce y Tomasa Vásquez, su abuelo paterno don Andrés Ponce Palacios combatió a órdenes del General Cáceres durante la campaña de la Breña en la guerra con Chile, dirigiendo el batallón Cazadores de Apata Nº 8. A los 18 años viajó a Lima e ingresó en 1924 a la Escuela de Policía, egresando como guardia y posteriormente ascendió a Cabo, Sargento 2º, sargento 1º. El 3 de abril de 1935 ingresa a la Escuela de Oficiales de la Policía egresando en 1937 con el grado de Alférez, el 1 de marzo de 1941 asciende a Teniente de la Policía.
Fuente: Campaña Militar de Gaviria Panchano, www.pnp.gob.pe, Wikipedia.

Leer más...

7 de septiembre de 2016

La carreta blanca de los emolientes

Por: Osler G. Rafael Salinas
Durante más de seis décadas de interrumpido trabajo nocturno, los jaujinos han visto asentado en una de las esquinas de nuestra Plaza de Armas, la modesta e inconfundible carreta blanca de los emolientes, punto obligado de muchos parroquianos que acudían a ella en busca de un paliativo para sus diferentes males y, particularmente frecuentado por los noctámbulos que recalaban en este singular fontanar para disfrutar de un emoliente bien calientito con el cual reconfortar el cuerpo y contrarrestar el intenso frio de las noches jaujinas.

Fue el ciudadano sinqueño don Pedro Castillo Yupanqui, casado con doña María Laguna, natural de Huaraz, quien inicio la elaboración y venta de emolientes en nuestra ciudad a partir de 1930. Anteriormente, en 1927, había laborado para la colonia japonesa residente en Lima y, con la colaboración de esta agrupación oriental llego a constituir la primera Sociedad de Emolienteros que surgió en la capital cuyos integrantes salían, en las noches, a vender el bebedizo por diferentes lugares de la referida ciudad. Tuvo en aquella ocasión una ubicación privilegiada  ya que le toco expender en el jirón Miro Quesada, frente al edificio del diario “El Comercio”, siendo entre otros, los empleados y obreros de este prestigioso diario sus más asiduos clientes. Asumió la presidencia de la sociedad que había formado y durante su gestión los más de sesenta socios adquirieron la primera cocina a vapor, en la casa Matusita y con la cual pudieron atender la demanda del producto que noche a noche tenia mayor aceptación entre los limeños. Al término de su gestión fue distinguido con un diploma de honor como socio fundador de la sociedad.

En 1935 decide establecerse definitivamente en Jauja para disfrutar del calor familiar y continuar con su actividad de emolientero. A partir de este año se le vio atendiendo solícitamente a los parroquianos jaujinos de esa época que, al mismo tiempo que se regalaban con el aromático bebedizo, intercambiando comentarios interesantes acerca de diversos temas relacionados con el acontecer  nacional o local. Así, entre los asiduos clientes, don Pedro tuvo la oportunidad de escuchar las instructivas explicaciones que solía hacer el doctor Luis Piana sobre cómo iba desarrollándose la Segunda Guerra Mundial o de hechos anecdóticos que acontecían en nuestra provincia; le oyó en una ocasión hablar acerca del “Jar Jar”, “Tac Tac” y de las “mulas que arrojaban fuego”, monstruos que aparecían en las oscuras noches de tormentas y que durante los inicios del presente siglo mantuvieron en zozobra a la población jaujina, la que optó entonces por recogerse muy temprano en sus casas a fin de evitar encuentros espeluznantes con esos temidos engendros del mal y de los que mucho hablaron nuestras abuelas. Otra noche, el mismo doctor comento que por haber difundido la teoría evolucionista de Darwin entre los alumnos josefinos, un sacerdote de aquella época, lo cuestiono e indispuso acremente ante la colectividad, acusándole de estar atentando contra la adecuada formación de la juventud local, por lo que se vio precisado a replicarle enérgicamente a través de un artículo periodístico que se publicó en el diario “El Porvenir” que por esos años se editaba en nuestra ciudad y en el cual defendió la necesidad de difundir los conocimientos científicos para salir del oscurantismo medieval. Al Dr. Max Cordero, otro de los clientes, le oyó referirse a la serie de dificultades que tuvo que superar como alcalde de la Provincia de Jauja para traer el agua potable a nuestra ciudad desde el manantial de Yuraj Cunya. Nuestro campeón gildemeisteriano don Teodoro Bullón Ríos fue otro de sus conspicuos parroquianos quien entre los circunstantes hacia comentarios en torno a las competencias de tiro con fusil que eran organizados por el Club de Tiro N° 113 de Jauja. Alguna vez, el doctor Alberto Hurtado Dianderas, normalista, farmacéutico, y notario público, mientras saboreaba su emoliente se puso a explicar a los demás clientes que se encontraba con él, las bondades farmacológicas que tenía cada una de las variedades de esta bebida y del porque era recomendado consumirlas. Asimismo, otros habitúes del emoliente fueron los trabajadores de la fábrica de fideos y galletas del súbdito japonés apellidado Ojashi, los obreros de la panadería Ikenaga, los de las fábricas de aguas gaseosas de don Juan Primo, Iseki y Onaka, que comentaban como se había hecho más eficiente la producción en sus respectivos centros de trabajo con la llegada de la maquinaria moderna y de los problemas laborales que estas adquisiciones les había generado. No faltaron las discusiones políticas acaloradas que se suscitaron en torno a esta carreta de los emolientes, entre recalcitrantes “compañeros”, “camaradas”, “anarquistas” e “independientes”. Las parejas de policía de la Guardia Civil que durante los años cuarenta y cincuenta hacían la ronda nocturna por las calles de nuestra ciudad para asegurar la tranquilidad de la población, se detenían en la intersección de los jirones Grau y Junín para reanimarse con un buen emoliente, que bien ganado se lo tenían, dejando al mismo tiempo sus comentarios acerca de las ocurrencias de carácter policial que habían tenido que solucionar durante la jornada. Hubo noches en que a esta carreta se allegaron grupos de jóvenes, guitarras en mano, que luego de haber ofrecido serenatas a las muchachas de sus sueños, vertían comentarios de sus aventuras y cuitas amorosas al calor de vaporosos vasos de emoliente. Al lento degustar de la cálida bebida, los cinéfilos que salían de las funciones de vermouth y noche, luego de ver las películas en blanco y negro que se proyectaron en el cine “Jauja” y posteriormente las cintas a color que comenzaron a proyectarse en los cinemas “Colonial” y “El Carmen”, fungían como críticos cinematográficos de los filmes que acababan de contemplar.

La clientela que desfilo frente a esta fuente de bebida caliente fue crecida y variada, disfruto siempre de los efectos revitalizadores de un emoliente bien servido y prolijamente elaborado, dejando mientras bebía, comentarios diversos acerca de sus vivencias diarias que, como las que se han descrito, pintan de modo magistral el ambiente social, económico y político que se vivió en Jauja durante esos años, convirtiendo de este modo a la carreta blanca de los emolientes en un verdadero centro de información de primera mano, digno de tomarse en consideración.

Los años transcurridos mermaron las energías de don Pedro, por lo que tuvo que transferir la conducción de su negocio a su hijo mayor Aurelio, más conocido como “Pocho”, quien estuvo al frente de la carreta durante diez años, caracterizándose por su trato jovial y el buen sentido del humor que compartió con su clientela. Posteriormente le sucedió su hermano menor Walter, apodado “Pochin”, quien hasta la fecha sigue atendiendo con esmero y calidez la actividad iniciada por su progenitor.

Walter Castillo Laguna, nació en Jauja el 8 de setiembre de 1940, realizo sus estudios primarios en la escuela estatal 501, luego en el Colegio Nacional “San José” curso hasta el cuarto año de secundaria. Es un constante lector del diario “El Comercio”, de la revista “Selecciones”, del periódico chileno “Lea” y otras publicaciones, además es aficionado a la crianza de palomas y gatos pero, su principal preocupación está orientada en mantener el prestigio que han adquirido sus emolientes, poniendo el mayor esmero en su preparación y en la selección de los insumos necesarios. Actualmente se le ve, tras su carreta, a partir de las siete de la noche, entre botellas que contiene concentrados de diferentes colores y que poseen propiedades paliativas o curativas específicas que él recomienda para cada caso, así el emoliente de achicoria con boldo para desinflamar el castigado hígado de los cultores de Baco, el de linaza con grama y el de goma arábiga para aquellos irritables que sufren de ardores estomacales, el de cola de caballo con cebada tostada como diurético para “lavar” los riñones y, el de tamarindo con linaza para los que tienen problemas de estreñimiento.

Durante la semana de carnavales y las festividades de la Virgen del Rosario se incrementa la demanda de sus bebedizos pues, en dichas fechas, llegan los jaujinos residentes en diferentes ciudades de nuestro país y del extranjero, deseosos de tomarse un emoliente que a la par de hacerles reaccionar el organismo, les reconforta el espíritu al actuar como detonante emotivo el afloramiento en la memoria de un sinnúmero de recuerdos vividos en mejores tiempos de la lejana juventud.

Walter, seguirá adelante del negocio, hasta que las fuerzas lo acompañen, tras de esa carreta blanca que como mudo testigo ha presenciado el discurrir nocturno en nuestra ciudad durante largos años, atendiendo con la amabilidad de siempre y protegiendo con sus mixturas la salud de sus numerosos clientes.
Fuente: Asalto – El Xauxalito
Boletín editado por el Centro Cultural Huarancayo
Año 2, Vol. I, N° 07, 2000

Nota: Este relato fue publicado en el año 2,000 y actualmente Walter Castillo se encuentra retirado del negocio de elaboración y venta de emoliente, y radica en la ciudad de Lima por motivos de salud, en compañía de su familia.

Leer más...

24 de agosto de 2016

Veneración al Señor Agonía de Limpias en el barrio de San Lorenzo - Jauja

La veneración al divino Señor Agonía de Limpias viene de los ancestros, aproximadamente al transcurrir la segunda década del siglo XIX, cuando campesinos y ganaderos marqueños, acostumbraban a trabajar de madrugadas y de otros que vivían en sus chozas o haciendas en el cerro “Cruz Punta”, para salvaguardar a sus ganados de la lluvia y lodos intensos, estas personas oían voces de un varón invisible que exclamaba: ¡Sáquenme de este lugar… o los castigaré…! El lugar era al quebrada del río Huashpi (entre el cerro Cruz Punta y Shinti) en el distrito de Marco, valle de Yanamarca, provincia de Jauja, región Junín.

Y así llegó un 15 de diciembre de 1927, cuando pobladores marqueños se encontraban labrando piedras en el lugar denominado “Huashpi” para construir el puente “Rey Pacatán” en Champatambo, donde los comuneros don Teófilo y Agapito Carhuancho encontraron una pulida piedra de 1 mt. por 1.5 mt. Inmediatamente acordaron partirla por la mitad, al voltearla con una barreta, advirtieron asombrados que en ella estaba grabada una cruz en bajo relieve, esto aconteció a las 12 del medio día; dieron aviso a los demás trabajadores, quienes después de una breve asamblea informal, acordaron su traslado provisional a la capilla de “Cumu Cruz”. Más tarde se notició a los comuneros del Primer Cuartel, quienes acudieron con flores y ceras, demostrando su devoción.

(…) Aprovechando de la fe popular, y en la imagen que se observaron en la cruz de piedra, de Jesús Crucificado, la Virgen y un Ángel, se resuelve pedir a Barcelona (España) una efigie del Señor de Limpia, la que hoy se venera con el nombre de “Señor de Agonía de Marco”. (Baudelio Artica Hidalgo)

(…) Los hombres creyentes de nuestra religión, le atribuyen la hermandad de la trilogía de personajes milagrosos: “El Señor de Muruhuay” en Tarma, “El Señor de Ánimas de Paca” dentro de la misma ciudad de Jauja y el “Señor Agonía de Marco”, se ha formado la conciencia religiosa y cristiana por las grandes virtudes y la fe de los creyentes, y en los meses de abril, mayo, junio, julio, es continuamente visitado por grupos organizados de peregrinos que al final concluyen con días de fiestas como homenaje al Señor de Agonía. (Baudelio Artica Hidalgo)

Actualmente, los pobladores del barrio San Lorenzo veneran y tienen como su patrón al Señor Agonía de Limpias y del 21 al 26 de agosto realizan la festividad en su honor con la participación de cuadrillas tunanteras.

Leer más...

23 de agosto de 2016

Trekking hacia la inflorescencia de Puyas de Raimondi del cañón de Pichiluli - Jauja

La Puya Raimondi es la planta más bellas e impresionada del planeta, calificada como “fósil vivo” o reliquia vegetal. Su tiempo de vida está calculado en 100 años y ver sus flores es un privilegio. Por ello, cuando ocurre, se considera LA INFLORESCENCIA MÁS GRANDE DEL PLANETA; UN ESPECTÁCULO MARAVILLOSO, ÚNICO E INOLVIDABLE. Asombra, cuando está en flor puede medir hasta 12 metros, tiene entre 8 a 10 mil hermosas y blancas flores de tamaño mediano y produce varios millones de semillas. Cuando florecen, tienden a hacerlo en grupos. Es polinizada por el picaflor gigante andino; en esta etapa la Puya va extrayendo de su interior toda la energía acumulada durante un siglo hasta quedar carbonizada en forma auto combustión. Su florecimiento es su última manifestación de energía.

La vida siempre da la oportunidad de ver cosas nuevas y únicas en la vida, este espectáculo de la naturaleza ESTÁ CONFIRMADO que veremos ya que desde hace unos días han iniciado los primeros brotes. Para ello iremos al Cañoncito de Pichilulí, este lugarcito con formaciones rocosas con formas muy variadas, se pueden ver formas de aves, torres, etc. El camino es por un valle con algunas elevaciones con mucha vegetación llegando a tener una vista espectacular del valle del Mantaro a su vez llegar a la laguna de Paca, donde terminaremos el segundo día.

Espectáculos así no se ven comúnmente. Haz que quede grabado en tu memoria y en tu corazón.

¡Únete a esta aventura!

Lugar: Quebrada Pichilulí, Manchiche, Jauja, Junín.
Fechas: sábado 27/08 y domingo 28/08.
Cierre de inscripciones: viernes 26/08.

Itinerario general:
- Viernes 19/08: partida a Jauja en la noche.
- Sábado 20/08: llegada a Jauja y traslado al cañoncito de Pichilulí. Recorrido guiado por el bosque de puyas. Pernocte.
- Domingo 21/08: caminata hacia la laguna de Paca. Almuerzo y tarde libre. Retorno a Lima.

Nivel de dificultad: (ver referencias de niveles en nuestra Web)
- Nivel 1.

Punto de Encuentro: viernes 26/08 a las 10.00 pm en terminal de Yerbateros.
Salida de retorno a Lima: dependerá de cada participante salir el mismo domingo en la tarde o en la noche.

Contribución:
– Afiliados: s/50.00 (afíliate para más beneficios)
– Público en general: s/60.00

Leer más...

21 de agosto de 2016

Concurso de Cometas Suyay Wayra en Jauja

El sábado 03 de setiembre a partir de las 2:00 pm. se realizara el segundo concurso de cometas SUYAY WAYRA en la hermosa pampa de San Juan, ubicado en el anexo de Huancas, Yauyos, Jauja. Organizado por Suyay Xauxa.

"Que el mismo viento que eleva las cometas, eleve nuestras esperanzas y sueños".

CATEGORÍAS:
- Categoría Infante: 01 año a 07 años (con apoyo de sus padres).
- Categoría Niños: 08 años a 15 años
- Categoría Jóvenes: 16 años a más.

PUNTO DE CONCENTRACIÓN:
- Jauja: Terminal Terrestre.
- Huancas: Plaza del Barrio San Juan.

INSCRIPCIONES:
- Fecha: Mismo día del Evento
- Costo: Gratuito


Leer más...

18 de agosto de 2016

Rosmery Quispe y su arte burbujeante

Desde niña las burbujas eran su obsesión, sus tamaños, su forma, los colores que se reflejaban en ellas y su limitada vida antes de su inminente explosión, hacían que Rosmery Quispe Anchirayco (38) las tenga como su principal pasatiempo, quizá por ello las cabezas de los personajes que crea tienen forma de burbuja y quizá por ello ahora es conocida como ‘Burbuja’.

ARTE. A Rosmery siempre le gustó dibujar, quería ser una artista, pero la vida la llevó por un camino distinto, sus padres preocupados por su educación la inculcaron a seguir una carrera universitaria, sin embargo, fue el destino quien se encargó de encaminarla, “viajé a España porque tenía una relación amorosa, pero una vez ahí estudié artes plásticas y diseño publicitario, con los días me di cuenta que el arte era lo mío”, recuerda. Y fue así, comenzó a combinar las técnicas de creación artística con su gusto por las burbujas y sus ‘burbujitos’ (tiernos personajes con la cabeza grande y llenos de detalles), vieron la luz. El estilo de arte que había adoptado gustó tanto que la bautizaron como ‘Burbuja’.

Rosmery Quispe, más conocida como ‘Burbuja’ ya tenía el estilo, tenía la técnica (acuarela) pero algo le faltaba a sus personajes para llenarlos de vida, buscó en todas partes, se empeñó en los detalles, pero nada, hasta que el destino la volvió a llevar a su natal Jauja, ahí, al ver a los danzantes de tunantada supo era identidad, lo que necesitaban sus ‘burbujitos’ para tener vida.

Con todas las herramientas y la escénica cultural en su trabajo, logró culminar su primera muestra, un total de 11 personajes revaloraban la tunantada. Así comenzó a crear ‘burbujitos’ con identidad, pintó una también una muestra llamada ‘Entre tejados y balcones’ que revalora las fachadas más emblemáticas de Jauja y luego incorporó a las danzas de la región (huaylarsh, huaconada, santiago, majtada, abelinos y shapish) en su colección de trabajos.

‘Burbuja’ ahora es feliz, sabe que está cumpliendo su sueño, está dando los primeros pasos para vivir del arte, ha convertido sus trabajos en diversos tipos de souvenirs, tiene agendas, cuadernos de notas, postales, llaveros, pines, separadores de libros y hasta vasos, todos los productos revestidos con su hermoso arte.

Rosmery también es docente en un conocido instituto y en sus tiempos libres sigue pintando, su meta es tener una colección de ‘burbujitos’ culturales de la costa, sierra y selva, ella da rienda suelta a su creatividad en su taller ubicado en Jr. Motovivanco 1055, a media cuadra de la plaza La libertad (Jauja), ahí expone y vende sus productos.
Fuente: Diario Correo Huancayo

Leer más...

10 de agosto de 2016

Gran Marcha “Ni Una Menos” en Jauja

Nos unimos al Colectivo Ni Una Menos Jauja que están convocando A LA MARCHA NI UNA MENOS - JAUJA este viernes 12 Agosto a horas 3:00 p.m. La concentración será en la plaza Santa Isabel para luego recorrer las principales calles de Jauja y culminar con un programa especial en la Plaza Principal de nuestra provincia.

Porque todos tenemos a una mujer que amamos… ¡Tocan a una, tocan a todas!


Leer más...

13 de julio de 2016

Instalación de la Cofradía de Nuestra Señora del Carmen en Jauja

Todas las cofradías, desde el inicio de su existencia, se instalan en la iglesia Matriz de Hatun Jauja. A principios del siglo XVIII se veneraba en esta iglesia un lienzo con la imagen de la Virgen del Carmen, que había sido donado por el devoto Bonifacio Vázquez, vecino español instalado en Jauja desde 1702. La devoción a esta imagen y el rezo del santo escapulario fueron fomentados por este vecino y el culto a las limosnas a la Virgen fueron aumentando poco a poco. En 1707, Bonifacio Vázquez propicio la creación de la Cofradía de la Virgen Carmelo con 15 cofrades, nombrándose como primer mayordomo al donante del lienzo, y el pueblo, atraído por la devoción a una nueva María, vistió el Santo Escapulario. El Gobernador y curaca de Hatun Jauja, don Blas Astucuri, en 1710 donó, por escritura simple, un sitio y solar llamado “Apocancha” para que se levantase en él “una capilla a la Reina de los Angeles” y se formase junto a ella un beaterio para el retiro de personas pobres y piadosas. El solar estaba en el lado norte de la Plaza Mayor de la villa de Jauja y era el mismo que recibiera el curaca Apo Francisco Cusichaca de la saya de Hatun Jauja, cuando el capitán Juan Larreinaga Salazar en 1565 procedió al trazo del terreno a sus habitantes. En el perímetro y cerca del solar del Apo, los integrantes de la nobleza de la localidad también recibieron pequeños lotes. Toda esta zona fue la que más tarde se convertiría en propiedad de la cofradía de la Virgen del Carmen.

Inmediatamente después de la donación, Bonifacio Vázquez hizo levantar una capilla y fue auxiliado con las erogaciones del pueblo y con el trabajo de los indios y de algunos mestizos. Como ejemplo citamos a “los carpinteros maestro y oficial Juan Pérez y Mateo Remuzgo, que hicieron las puertas y rejas de la capilla de la cofradía”. Luego trasladó la imagen en lienzo que se veneraba en la Iglesia Matriz y compro para la nueva capilla el bulto de la Virgen del Carmen y su Niño, el Patriarca San Joaquín con la Virgen Niña y otra de Santa Ana. Mientras tanto, el segundo mayordomo, Francisco Monje, mando hacer en Tarma una imagen en bulto grande de la Virgen, la que fue traída en procesión acompañado por los indios de Yanamarca. A su llegada a Jauja, este mayordomo pretendió colocarla en el altar principal, por lo que se produjo un conflicto entre los dos mayordomos, entre cofrades y el pueblo de Jauja. El problema fue llevado a una asamblea general del pueblo en la que participaron las autoridades políticas y eclesiásticas, los mayordomos, los hermanos de la cofradía, y ante todos ellos se presentaron dos imágenes en bulto de la Virgen con el Niño, una con y otra sin corona. La presentación origino un escándalo entre los españoles, pero en el “gentío causo mucha armonía” y este “gentío” grito que la “imagen en bulto de Francisco Monje la necesita el altar mayor de la Iglesia y en dicho retablo podrá acompañar y aumentar las cofradías del Santísimo así de españoles como de naturales y muchos particulares con sus limosnas y que se dividan las funciones religiosas para ambas imágenes…”. Esta solución, también aprobada por el arzobispo de Lima, Antonio Gutiérrez de Zevallos, nos recuerda una costumbre andina señalada por los cronistas, la de las Illas o dioses antiguos que eran presentadas por una estatua mayor llamada la grande e inamovible porque se quedaba siempre en las huacas o lugares sagrados, y una menor llamada la pequeña, que era transportable de un lugar a otro.

Con el correr de los años, la cofradía fue recibiendo donaciones y alhajas, ornamentos y bienes rentables, y por ello y con el fin dar la seguridad de propiedad de la cofradía, el mayordomo principal Bonifacio Vázquez, en 1743, pidió al Comisionado del Rey “una escritura de visita, medida, venta y composición de tierras sobre la capilla, el solar de Apocancha, de dos solares donados por devoción y los títulos de las tierras y chacras pertenecientes a la Cofradía de Nuestra Señora del Carmen de este pueblo de Jauja”.

Bonifacio Vázquez, quien en 1748, “sintiéndose gravemente enfermo, hizo testamento, dejando todos sus bienes a la cofradía del Carmen, con la obligación de que se celebren 4 misas cantadas para la fiesta del Carmen, el 14 de julio, aparte de la misa cantada de todos los miércoles”.

¡Feliz aniversario Carmelinas!

Bibliografía
Olinda Celestino – Albert Meyers:
La dinámica socio-económica del patrimonio cofradial en el Perú colonial: Jauja en el siglo XVII

Leer más...

5 de julio de 2016

Homenaje al maestro con cariño

No olviden la poesía y los ejercicios de matemáticas para mañana. Así terminaba las clases del profesor Oscar Peña cuando nos enseñaba en la escuelita 315512, ex 500. Al día siguiente, después de haber formado y pasado revisión de higiene, que consistía en tener pañuelo limpio, zapatos brillantes y cabello corto, ingresábamos al salón y nos parábamos en nuestras respectivas carpetas. El profesor Peña, ingresaba y se ubicaba en su pupitre y con un ademán nos decía pueden sentarse. Después de una reseña de la fecha que conmemorábamos, elegía a cada uno de nosotros al azahar para salir al frente y recitar, quién declamaba, retornaba a su carpeta, quien no, “al rincón quita calzón”. Cuando terminaba con todos, tocaba el castigo para los que no cumplieron con la tarea, que era de tres azotes en la mano con un látigo de jebe de llanta de carro, no había campana que nos salve porque era al inicio de las clases. Era un profesor con una metodología a la antigua y a veces aplicaba la premisa de “la letra con sangre entra”. Nos dejaba abundante tareas, especialmente de matemáticas y teníamos que cumplir porque ya sabíamos el castigo que nos esperaba al día siguiente sino cumplíamos. En esos momentos no entendíamos su proceder, a veces renegaba porque no tenía mucho tiempo para salir a jugar a la calle con los amigos, pero en cada alumno construyo una base sólida de responsabilidad y de principios morales que nos sirvió para seguir los estudios en el Glorioso San José y más tarde, en la universidad. Ahora la gran mayoría somos profesionales y en cada lugar del mundo que nos encontremos, le agradecemos y le recordamos como un gran profesor. Qué tiempos aquellos que los recuerdo con nostalgia.


Antes en Jauja sólo existían tres colegios nacionales, el Carmen, El San Vicente y el San José, no había los particulares. Cuando estudiamos en el glorioso San José encontramos buenos profesores que también siguieron forjando nuestro porvenir. Profesores que no solo se dedicaron a dictar sus clases, sino a ser nuestros guías académicos, tutores, asesores y amigos durante los cinco años de permanencia. Porque aparte de enseñarnos diversos cursos, nos enseñaron a tener identidad, a aprender a amar, así sea lo poco que pudimos tener en nuestros hogares, las pocas oportunidades que nos brindó nuestra tierra, pero eso fue lo de menos, porque aprendimos a querer y a valorar lo que teníamos, A muchos nos tocó salir de Jauja, otros se quedaron, pero eso se refleja ahora en el amor a nuestro colegio y a nuestra tierra. Salimos de Jauja pero nuestro corazón se quedó en ella, más si dejábamos a nuestra madre.

Igual experiencia vivieron las jaujinas que estudiaron en el Colegio Nuestra Señora del Carmen y en el Colegio San Vicente de Paúl. Ahora son mujeres luchadoras y de éxitos.

Los profesores, profesionales abnegados que eligieron esta carrera para educar a nuestro país sin importar la comodidad o distancia. Recuerdo cuando viajé por motivos de trabajo al distrito de Buldibuyo, departamento de La Libertad, un viaje de tres días continuos por una carretera pésima y un ómnibus sin comodidades, ya no sabía cómo sentarme y cuanto anhelaba llegar de una vez a mi destino. Al otro lado de los asientos iba una señorita que cuando bajé del ómnibus ella siguió viajando hasta Huaylillas, era profesora y me admiro su voluntad de viajar a un lugar tan lejano a cumplir su vocación. Yo estaba tranquilo porque sabía que en dos días regresaba a Lima, en cambio la profesora se quedaría a trabajar en un pueblito donde no había luz eléctrica ni agua potable. Así como esa profesora, hay miles de docentes que se encuentran trabajando en el anonimato y cumpliendo su deber en lugares quechua hablantes donde es más difícil enseñar y tienen que ser maestros bilingües intercultural enfrentando una educación centralista, donde el estado emite normas de educación pensando solo en los colegios de Lima o de las principales capitales de provincias. Pero estos centros educativos no solo son el Perú, sino también las escuelas y colegios de muchas comunidades rurales.

Por esta razón y de manera especial, en este día del maestro, recordamos y rendimos honores a todos los profesores que trasmitieron sus enseñanzas y valores; a quienes nos enseñaron a ponerle música a las letras, es decir, a leer; a quienes nos enseñaron llenando con letras y números la pizarra, desgastando la tiza blanca en conocimiento. Ahora muchos de ellos ya tienen cabellos blancos, canas de sabiduría.

¡Feliz día del maestro!

Leer más...

23 de junio de 2016

Gran Chaccu de vicuñas en Lomo Largo – Jauja

La Municipalidad distrital de Acolla invita al público en general a participar del Chaccu de Vicuñas, revalorando una tradición ancestral de los antiguos habitantes de estas tierras, que consistía en una ceremonia religiosa en la que se hacía pagos a la tierra y finalmente ejecutaban el arreo de vicuñas con el objetivo de mantenerlas unas horas en cautiverio para poder esquilarlas, evitando al máximo los daños al animal. Así se aprovecha la fibra de vicuña sin alterar su población, comportamiento y capacidad de reproducción. Antiguamente estos animales eran sagrados y las prendas confeccionadas de su fibra solamente las usaban el Inca y su corte.

El chaccu (captura) de vicuñas se desarrollará el día 24 de junio desde las 9:00 horas en las pampas de Lomo Largo, Tingo Paccha. Habrá almuerzo para todo el público presente.



Leer más...

13 de junio de 2016

Intentan cercenar casi 400 kilómetros al departamento de Junín

El martes 14 se debatirá en el Congreso el Proyecto de creación del nuevo distrito Tambo del Ene que pertenecería al departamento del Cusco pero que se llevaría unos 400 kilómetros del departamento de Junín. Este proyecto cuenta con el aval del presidente Ollanta Humala y del jefe de la Dirección Nacional Técnica de Demarcación Territorial de la PCM, Alfredo Pezo.

El interés de la creación de este distrito seria por la existencia del lote 108 donde habría un importante yacimiento de gas natural.

Ante esto, se ha coordinado acciones de lucha con diferentes colectivos de la sociedad civil juninense con el bloqueo de la carretera central en La Oroya y movilización de protesta que se convocó para el día de mañana y cuya concentración será en el Terminal de Yerbateros.

Todo los juninenses, hoy más que nunca debemos estar unidos las nueve provincias para defender nuestro territorio y exigir que este proyecto regrese a la comisión de descentralización donde pueda debatirse nuevamente, pero considerando y respetando los interés de la región Junín que se vería afectada con el recorte de su territorio.


Leer más...

8 de junio de 2016

Carretera Jauja – La Merced ya es una realidad

En momentos en que desde hace varios años se discute la necesidad imperiosa de construir nuevas carreteras alternas de Huancayo hacia Lima, debido al colapsamiento de la Carretera Central; llegan buenas noticias de otras zonas de la región Junín, como es la cristalización de una carretera alterna hacia la Selva Central, que partiendo desde Jauja y pasando por Ataura, Masma, Julcán, Molinos, Curimarca, Paltay, Uchubamba, Ocoroyoc, Ayna, Chacaybamba, Chimay, Marancocha, Monobamba, Vitoc y San Ramón llega a La Merced. Esta vía ya es una realidad.

Al respecto, el alcalde del distrito de Molinos (Jauja), Angel Huamán Mucha, señala que la importancia de esta carretera es triple. Por un lado, cuando en la época lluviosa caen huaycos y se interrumpe la vía Tarma – La Merced, se puede llegar a la selva central por la mencionada vía, que está completamente acabada. Segundo, permite acortar la distancia y el tiempo de viaje en la ruta Jauja – La Merced y tercero, beneficia a más de 45 mil agricultores que por este corredor económico y turístico Sierra – Selva ya pueden sacar sus productos a los principales mercados de la región y de Lima. La zona de selva jaujina produce 900 hectáreas de granadilla y 180 hectáreas de café. También se dedican al cultivo de rocoto, frejoles, yuca, caña de azúcar, plátanos, cayhua, palta y diversas variedades de hortalizas. Vale decir que es una zona prodiga de alimentos.

En lo que concierne a su potencial turístico, el burgomaestre molinense refiere posee baños termales medicinales de Uchubamba, así como la iglesia colonial, los históricos destiladores de aguardientes ubicados en Chacaybamba y Rondayacu, zonas de gran producción de caña de azúcar. Igualmente la represa artificial de Chimay con aguas del rio Tulumayo y que sirven para mover la hidroeléctrica de Chimay.
Fuente: Diario Correo - Huancayo

Leer más...

2 de junio de 2016

Presentación del libro “Historias del poder entorno al Huacapincho”

El Ministerio de Cultura – DDC Junín tiene el agrado de invitar a la presentación del libro “Historias del poder entorno al Huacapincho” del autor Hamilton Raymundo Rivera, el día viernes 03 de junio a partir de las 7:00 p.m., en el Jr. Lima No. 501 - Huancayo.

El libro trata sobre las crónicas, venturas, desventuras y endechas de los subprefectos, gobernadores y tenientes gobernadores desde los años 30 particularmente en los distritos de nuestra serranía jaujina.

Leer más...

28 de mayo de 2016

Jauja de luto por el fallecimiento de José Kato

Comunicamos el sensible fallecimiento del señor José Kato Tangui, ocurrido en la madrugada del día sábado 28 del presente mes.

Nació en Jauja el 03 de agosto de 1946, sus padres fueron Hiroshi Kato Susuqui y Chiyo Tangui de Kato, tuvo dos hijas, Pamella Harumi y Vivian Naomi. Sus estudios lo realizo en la escuela Ex 500 y en el Colegio San José de Jauja.

José Kato estuvo muchos años al servicio de la comunidad jaujina a través de sus trabajos, como cuando estuvo frente a la Benemérita Compañía de Bomberos Voluntarios 48 de Jauja. A él debemos muchas gestiones como la construcción de un mausoleo por los 80 ° aniversario de la emigración de ciudadanos japoneses, sepulcro para guardar los restos de los 365 inmigrantes que habían fallecidos en esta ciudad. Esta acción comunitaria fue realizada con el señor Juan Higuchi y a pedido del señor Hiroshi Kato. Actualmente pertenecía a la Hermandad de la Archicofradía de la Virgen del Rosario.

En 1921, se celebró en todo el país con grandes fiestas patrióticas el centenario de nuestra independencia nacional. En Jauja, la colonia japonesa hizo entrega de muchas farolas de metal (estilo japonés) que engalanaron la avenida Ricardo Palma.

En 1945 aproximado, en los terrenos del antiguo club Social Los Andes, se quiso hacer un Centro Recreativo, pero no se cristalizó. Entre los años 1963 y 1964 se recuperaron estos terrenos que estaban al cuidado del señor Iseki, con el fin de construir un Parque Infantil, que luego tomaría el nombre popular del “Parque Chino”. En 1990, a iniciativa del señor Kato Tangi, se realiza en convenio con el alcalde de Jauja, Dr. Luis Balvin Martínez y se entregan esos terrenos para la construcción del Instituto Pedagógico “Pedro Monge Córdova”, obra que hoy es una realidad.

En 1959, nace en el Club Nisei de Jauja, la Compañía de Bomberos Voluntarios 48 – Jauja, que a la fecha sigue brindando su servicio a la comunidad jaujina en la prevención y extinción de incendios, atención de accidentes vehiculares y salvatajes de vidas expuestas a peligro.

Cabe mencionar que la ciudad de Jauja, con la hospitalidad que le caracteriza, dio acogida a muchos inmigrantes japoneses; ellos trabajaban como agricultores en Lima y otros lugares del Perú y cuando se enfermaban, el lugar para recobrar su salud era Jauja, y aquí venían, unos sanaban y se quedaban a labrar con su trabajo el progreso de Jauja, otros salieron a diferentes lugares.

Cuantos inmigrantes japoneses agradecidos a Jauja se quedaron e instalaron sus negocios (algunos llegaron sanos), como José Ogasi, quien puso la primera fábrica de fideos y galletas; los hermanos Genaro y Juan Higuchi Imamura, instalaron la fábrica de gaseosas de la marca “Inka Kola”, además de los “Panetones Higuchi”, y Juan Higuchi llegó a ser alcalde de Jauja (1970); Juan Nakayama con su bazar de pasamanería entre los jirones de Grau y Junín; José Ogaka, Máximo Umemoto, José Fukushima, uno de los fundadores del Centro Musical “Felipe Pinglo Alva”, sobresalió por su dotes para el canto, amante del futbol, saltador de garrocha, y en el billar era un máximo exponente, además de atender con esmero su relojería; Fernando Nakasone, asiduo participante de los cortamontes jaujinos, y que estando ya en Lima, no podía contener su emoción al escuchar “Huarancayo de mis penas”; Víctor Hiroshi Kanashiro; Antonio Iseki, padre de José Iseki Koitabashi, alcalde de Jauja (1987); Pedro Onaka Hirata, que fue alcalde de Jauja (1979) y tuvo la fábrica de gaseosa “Inti Kola”; Alejandro Makino que tenía su peluquería frente a la farmacia Villanes; Joaquín Kanashiro, padre de la doctora Rosa Kanashiro; y así, hay muchos más de los inmigrantes japonés que llegaron y nacieron en Jauja.

El señor José Kato Tangui, atendió personalmente hasta el último momento de su vida a todos los que concurrían a su tienda de pasamanería “Bazar Kato”; cuando no había clientes, siempre se le veía sentado en la entrada de su tienda contemplando la plaza; callado, quien sabe en qué pensaba, tantos años vividos, supongo que tenía muchos recuerdos que se le cruzaba por la mente. Pero si vivió agradecido a Jauja por la hospitalidad que esta ciudad le brindo, al igual que a sus hermanos de raza. Y es por eso que los inmigrantes japonés que llegaron a Jauja, fueron y son agradecidos, pues, algunos se fueron, otros ya no están con nosotros, como el señor José Kato, pero que en su momento trabajaron por el progreso de nuestra Jauja.
¡Descansa en Paz, José Kato Tangui!

Bibliografía: Hijos de Xatun Xauxa

Leer más...

20 de mayo de 2016

Granadillas de Jauja arribarán por primera vez a Holanda

Unas 120 toneladas de granadillas producidas en Junín serán exportadas por primera vez a Holanda en el transcurso del año, tras cerrarse un acuerdo entre 25 productores de la Asociación de Productores Agropecuarios Cuenca del Tulumayo y la comercializadora Nature's Pride, ubicada en Países Bajos.

El pasado fin de semana se envió un primer despacho de 400 kilos de granadilla desde el centro poblado de Chacaybamba, ubicado en el distrito de Monobamba, en Jauja, apuntó Alfonso Velásquez, presidente ejecutivo de Sierra Exportadora, ente que ayudó en la articulación del trato.

“Este primer envío abre una oportunidad comercial de envergadura para los pequeños productores de granadilla en Jauja, quienes se puede posicionar gradualmente en el mercado europeo. Este trabajo también se puede replicar en otras asociaciones de Junín, así como en Oxapampa (Pasco) y Querocoto (Cajamarca) y otras zonas productoras de granadilla”, resaltó.

El primer despacho será gestionado a través de la articuladora Indigo Food's y Nature's Pride, proveedor de más de 500 diferentes tipos de frutas exóticas frescas y hortalizas, procedentes de más de 70 países.

En tanto, Sierra Exportadora resaltó que la asociación de productores cuenta con la certificación Global GAP, que garantiza la calidad e inocuidad de sus productos y es muy valorada en los mercados europeos.

EXPORTACIÓN DE GRANADILLAS
Durante el 2015, el Perú despachó granadillas por un valor de US$98.442, un 1,5% más respecto al 2014. El principal destino de los envíos fue Holanda, con el 45% de las exportaciones, y le siguió Italia, Alemania, Canadá, Tailandia, Estados Unidos y España.
Fuente: Diario El Comercio

Leer más...

19 de mayo de 2016

XIV Aniversario del Centro Cultural Folklórico Xauxa Marka - Jauja

La Junta Directiva, socios e integrantes del Centro Cultural Folklórico XAUXA MARKA JAUJA, tienen el agrado de invitar cordialmente a las autoridades, devotos, amigos y público en general a compartir momentos gratos de diversión con motivo de celebrar el XIV aniversario y las festividades en honor a la santísima Cruz de Mayo, del 19 al 21 de mayo; acontecimiento oportuno que servirá para profundizar nuestros vínculos de amistad, familiaridad y solidaridad.





Leer más...

8 de mayo de 2016

Feliz día de la Madre, Feliz día mamá Julia

Cada segundo domingo de mayo es un día muy especial, en cada hogar, en cada familia, cerca de Jauja o desde un lugar lejano, siempre festejamos el día de la madre. Algunos lo hacen con un recuerdo guardado en el corazón y a veces acompañado de una ofrenda floral porque se encuentra en el cielo. Otros, que tenemos la dicha de tenerla presente, aunque a veces lejos, nos comunicamos telefónicamente para saludarla o viajamos para estar a su lado y rendirle homenaje como se merecen, porque ellas si son capaces de dar todo por nosotros.

Nuestras madres son ángeles enviados por Dios que nos cuidan desde que nos cobijan en su vientre hasta que se van a la gloria. Después se convierten en madres celestiales junto a Mamallanchic para protegernos desde el cielo.

En la historia de Jauja existen muchas mujeres que hacen digno de este ser, especialmente cuando llegan a ser madres; como Mamá Julia, Mamá Panchita, Mamá María, Mamá Ichaco, Mamá Shanto, Mamá Cata, Mama Pompa, Mamá Cuty, Mamá Tomasa, Mamá Goya, Mamá Asunta, Mamá Berna, Mamá Dolores, Mamá Nieves, Mamá Clavelina, Mamá Augusta, Mamá Florentina, Mamá Cleodomina, Mamá Clementina, Mamá Gertrudis, Mamá Divina, Mamá Rosaura, Mamá…sería muy extenso la lista para nombrar a todas, mil disculpas. Madres que siempre hicieron historia al lado de sus esposos, o solas, sacando adelante a su familia, muchas veces en silencio y mitigando el dolor para no quebrarse delante de sus hijos.

De pequeño siempre me preparaba para este día, ahorraba mis propinas para comprarle un regalo. El domingo, después del desayuno salía a la feria que antes se realizaba en la Plaza de Armas y en las calles de los jirones Junín y Grau a buscar su regalo. Casi siempre después de dar muchas vueltas llegaba a las tiendas que se ubican en la entrada del mercado municipal. Habían regalos como una jarra de vidrio con vasos envueltos con papel celofán y demás utensilios del hogar, en la sección de florería se preparaban hermosos ramos de rosas rojas alusivos al día de la madre.

Con mi regalo en mano, regresaba a casa e ingresaba sigilosamente para no ser visto por mi mamá. Ordenaba la sala ubicando mi regalo a la vista de ella para que cuando ingresara pudiera verla. La esperaba aprovechando en mejorar cualquier detalle que obviaba. Cada vez me ponía más nervioso y trataba de no olvidar las palabras de saludo y agradecimiento que me había aprendido. Cuando llegaba mi mamá y se encontraba con mi sorpresa, podía notar su emoción; frente a frente nos mirábamos, había un momento de silencio y al no poder pronunciar ninguna palabra corría a su lado para abrazarla con fuerza y solo atinaba a llorar embargado por la emoción. Sentía un nudo en la garganta que me imposibilitaba pronunciar mi pequeño discurso, a veces ni siquiera podía decir un ¡TE QUIERO!; mi mamá comprendía mi emoción y mi llanto que me consolaba dulcemente agradeciéndome por el regalo.

Nunca pude superar ese defecto, siempre se me hizo difícil decirle en palabras lo mucho que la amo y lo orgulloso que estoy de ella. Hasta ahora, con los años venidos, siempre hago el esfuerzo de pronunciar unas palabras y termino rápido cuando siento que mis ojos se ponen cristalinos al punto de derramar una lágrima. Por eso, prefiero más a los hechos que a las palabras.

Recuerdo el momento cuando aprendí a valorar más aún a mi mamá. Un día, despojándose del cariño que me tiene, aceptó con dolor mi decisión de partir a Lima en busca de mejores oportunidades que lamentablemente Jauja no me brindaba y me ayudó a realizar mi cometido. Había terminado el colegio y como la mayoría, tenía que emigrar, aunque Lima no me recibía con las manos abiertas, sino llena de incertidumbre porque no sabía a donde llegaría a vivir con exactitud, pero eso no importaba y tenía que partir. La noche de mi partida no fue cualquier noche en mi vida, salí de casa llevando poco equipaje, solo algunas prendas para mi muda, pero si llevaba un cargamento de muchos sueños y metas por cumplir. Cada paso que daba me separaba más de mi casa y cada vez mi avanzar era más lento tratando de no alejarme, pero era inevitable. No fue fácil dejar a mi familia que hasta ese momento era mi mundo y significaba todo para mí; a los amigos con quienes compartimos momentos de estudios en el colegio, muchas aventuras y noches de tertulias; los juegos de Basket en la liga de Jauja con nuestro equipo “Club Deportivo Power”, el "Power Campeón ‘84"; las travesuras que hicimos y a los primeros amores vividos, que ahora guardo en mis recuerdos.

Solo mi madre me acompañó hasta la agencia el "Sudamericano", antes de subir al ómnibus me dio su bendición, una caricia y el primer abrazo de despedida, era la primera vez que viajaba a Lima y sin saber cuándo regresaría, era la primera vez que dejaba mi hogar y sin saberlo, era para siempre. A los dos nos invadía la pena, pero ella se mostraba serena porque sabía que no le defraudaría, tuvo ese instinto de confianza que mi padre no supo tener en ese momento, al menos eso me demostró mi padre cuando no estuvo de acuerdo con mi decisión de viajar a Lima. Tampoco estuvo en mi despedida, tuve la esperanza que llegara antes que partiera el ómnibus, pero nunca llegó. Entiendo que a veces y en los momentos más cruciales, las madres son más heroínas que los padres. Mi padre me quería, pero no tuvo el valor de verme partir, capaz por ser el hijo mayor, no lo sé; pero por más pena que yo sentía esa noche tuve que viajar. Ya en camino, de rato en rato, miraba por la ventana como dejaba atrás muchos lugares que conocía, con lágrimas y en silencio recordaba muchas cosas vividas que se perdían en la oscuridad de la noche. Fue una noche larga que no pude dormir y fue esa noche que mi madre me dio el mejor de sus regalos: ¡Mi Libertad!

En Lima pasé muchas peripecias y sufrimientos, sentí la ausencia de mi madre cuando vivía solo, mudándome de un lado a otro sin tener el cariño ni el cuidado que ella me daba. A veces, cuando me faltaba un plato de comida, recordaba su exquisita sazón y abundante comida que me tenía acostumbrado. Un estofado o un guiso de carne que siempre preparaba con grandes presas de carne y papas cortados por la mitad, no en rodajas y poca carne como acostumbran a servir en los restaurantes de Lima. También las sopas y caldos las prepara con abundantes carnes, fideos, verduras y casi enteras sacándole provecho a la abundancia que nos brinda nuestro paraíso jaujino. La extrañaba demasiado, pero no podía regresar porque aún tenía mucho camino que recorrer y recién empezaba.

Ahora con el pasar de los años, no es la primera, tampoco la última vez que viajo a Jauja para estar a su lado. Más aún si es un día especial, no me importa si el pasaje esta elevado o el trajinar de llegar y regresar el mismo día mella mi físico. Quiero aprovechar que está viva para darle muchos abrazos y sentir su cálido cariño y no tener ese encuentro frío al pie de su tumba.

Cuando regreso a casa siempre recibo su especial atención porque sabe que mi estadía es por unos días. En la madrugada siempre está atenta a mi arribo sin poder dormir, cuando escucha que golpeo la puerta se levanta presurosa tratando de ganarle al tiempo con su agilidad pérdida por los años que pasan. La espero en pleno frío y con los cantos de los pajarillos; mientras observo el patio principal y alrededores de la casa, que a esa hora se encuentra llena de soledad y a mi mente vienen los recuerdos gratos vividos, también algunos desagradables, aunque pocos, pero no los puedo evitar. El sonido de sus pasos cada vez más fuerte rompe mis recuerdos y al abrir la puerta nos entregamos al cariño que nos tenemos con un intenso abrazo, en ese momento cierro los ojos y en ese instante siento que aún sigo siendo un niño y que ella es la madre de siempre. Un beso en la mejilla y como es de costumbre, siempre pregunta cómo me encuentro, si el viaje fue tranquilo y porqué demoré, me invita a pasar y abrigarme con una manta que me tiene esperando en el sofá. Nos sentamos y puedo contar sus años en sus arrugas, en sus canas, pero su amor nunca envejece. Conversamos un momento y luego se interna en la cocina a preparar el desayuno; si no tiene listo una Patasca que cocinó la noche anterior, se pone a preparar un “Yacuchupe”, apura a mi padre para que compre pan de huevo y bollo para matizar la mesa. Lo mismo sucede a la hora del almuerzo, pregunta que deseo comer y se esmera en preparar. A veces salimos toda la familia a un restaurante campestre y siempre está pendiente de la comida que nos sirven, reclamando sino está bien preparado, porque es muy especial con su sazón, porque es una madre muy exclusiva.

Cuando es un día especial como el Día de la Madre preferimos ir a la casa de Paca a preparar una pachamanca, mi papá siempre nos espera con el horno listo para encender las leñas. Me encanta demasiado esa idea, porque es pasar un “día jaujino” al natural y rodeado de la familia. Mi padre con su conociendo se encarga de hacer los preparativos para la pachamanca, nosotros le ayudamos y aprendemos porque ya estamos próximo a tomar la posta. Cuando el fuego del horno esta candente me doy tiempo para arreglar el jardín y recorrer los diferentes ambientes de la casa. Tiene una pequeña cocina donde hay una bicharra y ollas de barro, el complemento necesario para preparar una deliciosa comida con sabor especial cuando se cocina con leña. Sigo caminando y mirando plácidamente las paredes de adobe, el tejado envejecido por el tiempo y por la soledad porque nadie la habita, subo al segundo piso por la escalera de madera fabricado por mi padre, es un ambiente grande de una sola pieza con piso de madera, por las ventanas se puede observar los árboles de eucaliptos que adornan el hermoso paisaje del pueblo y que llega hasta las orillas de la laguna. También se puede apreciar parte de la casa, como el pino que ha crecido imponente y que sobresale del techo de la sala, ahora es como un guardián y protector de la casa; los techos de teja con doble caída, las vigas de maderas, las paredes de adobe, los pisos de tierra, el patio con pasto natural y las puertas de madera que le dan un aspecto rústico a la casa. Está lleno de encanto porque en su mayoría fueron fabricados y labrados artesanalmente con las manos de mi padre.

Regreso donde mi padre porque las piedras del horno ya están calientes, ayudo a separar las piedras candentes, después con mi madre y demás hermanas colocamos las papas, las variedades de carnes, las humitas y por último las habas. Cubrimos totalmente el horno con hierbas y tierra de Paca, hago una cruz con dos maderos y la coloco en la cima del horno. Luego nos sentamos en el medio del patio para hacer un brindis por mi madre con unas cervezas y conversar sobre nosotros, como nos encontramos y haciendo planes futuros hasta que llegue la hora de servir y comer con deleite la pachamanca.

De regreso a Jauja sé que mi estadía se termina, es inevitable, porque llega la hora de la despedida, complacidos por ese maravilloso día que pasamos y que ahora quedará en el recuerdo de cada uno de nosotros. Siempre al partir me voy con la mirada triste de mi madre, pero orgullosa a la vez; espera la hora de mi partida y me da un abrazo con sus bendiciones. Sabe por ahora que mi lugar está en Lima y aunque estamos separados por la distancia, ya aprendimos a superar ese obstáculo, porque nos llenamos de esperanzas y promesas que muy pronto nos volveremos a ver.

Yo vuelvo a repetir la misma escena de mi partida, prefiero caminar hasta el terminal para abordar el bus, a veces despidiéndome de las cosas que dejo en cada paso de mi camino, a veces pensando en lo vivido que ahora serán recuerdos, a veces mirando un lugar que guardara un recuerdo. Así me alejo físicamente cada vez más, pero siempre me quedo sentimentalmente con mi familia, hasta el día que tenga que regresar y prometo que será muy pronto... ¡Mamá Julia!, gracias por ser la madre que eres y TE AMO mucho, viejita linda.

Leer más...